Una ruta de la Matarraña a Javalambre

5

Que ver en Matarraña, Maestrazgo y Javalambre.

Pueblos medievales, castillos, palacios, murallas y muchas huellas del pasado.

  En el vértice de las provincias de Zaragoza, Tarragona, Teruel y Castellón se encuentra la comarca de la Matarraña, con sus campos de olivos y laderas de encinas.

 Poniendo rumbo hacia al suroeste en paralelo al mar, no solo iremos bordeando la frontera entre Aragón  y Valencia, sino que pasaremos por el Maestrazgo, ejemplo típico de montaña mediterránea que poco a poco se va tornando más abrupta mientras nos conduce a las sierras de Javalambre y Gúdar.

  Todo este espacio está salpicado por pueblos templarios, hospitalarios, góticos, renacentistas, con murallas, castillos-palacios, plazas con soportales, casas nobiliarias. Un puñados de pueblos que guardan los mejores conjuntos rurales de tipo monumental en Aragón y sin duda de los mejores de España.

El placer de las carreteras secundarias.

Matarraña. El placer de las carreteras secundarias.

 Sigamos el trazado y conozcamos algunos de estos pueblos de esta zona de la península que aún conserva cierto aire a lejanía, a escapada, ese aire que dan las carreteras secundarias.

Calaceite.

 Mas razones que Caspe tendría Calaceite para ser sede del Compromiso, pues esta localidad de Aragón está a tiro de piedra de Cataluña, y de ballesta de Valencia.

Matarraña. Torre de la Iglesia de Calaceite

Matarraña. Torre de la Iglesia de Calaceite

 Matarraña escenario bélico.

 La localidad fue conquistada por caballeros catalanes en tiempos de Ramón Berenguer IV, pero los árabes la recuperaron y fue Alfonso II quien la incorporo definitivamente con ayuda de la Orden de Calatrava.

 De 1452 a 1836 fue señorío dependiente del Obispado de Tortosa. Durante la Guerra dels Segadors la localidad permaneció fiel a Felipe IV al igual que Tortosa y fue saqueada por los franceses.

 Con la guerra de Sucesión española tomo parte por el archiduque Carlos, y en esta ocasión fueron los borbones quienes saquearon la villa.

 Las guerras carlistas tuvieron muchas refriegas en estos campos y la guerra civil fue aquí especialmente intensa. Esta accidentada historia es compartida por la mayoría de las localidades de la Matarraña y el Maestrazgo.

 Su magnifica plaza mayor cuenta con una casa consistorial sobre arcadas. Esta modalidad arquitectonica es tipicamente aragonesa y de la zona. El omnipresente piso superior con ventanales y alero, y las arcadas inferiores que cumplian la labor de lonja de la ciudad. Desde allí nacen bellísimas calles en piedra.

 Calaceite cuenta con una magnifica iglesia de tres naves con una monumental portada de columnas salomónicas. Es una construcción de principios del siglo XVIII sobre un antecedente del XIV. Su torre a pesar de la magnificencia esta inacabada.

Matarraña: Calle medieval de Calaceite

Matarraña: Calle medieval de Calaceite

  Además del indudable atractivo del pueblo, que está incluido en la red de los pueblos más bonitos de España posee un museo dedicado al arqueólogo y vecino de Calaceite, Joan Cabré descubridor de las pinturas de arte rupestre de Albarracín. El museo alberga la colección privada de Joan Cabré

 Tomando la carretera T-333 y A-231 durante 19 kilómetros llegamos a Valderrobles la más monumental de las localidades y cabeza de la comarca de la Matarraña.

Valderrobles

 Si Calaceite cayó en manos del obispado de Tortosa, Valderrobles lo hizo en las de Zaragoza. Lo primero que nos llama la atención de este bonito pueblo (También en la lista de los Pueblos más bonitos de España) es su puente medieval de cuatro arcadas sobre el río Matarrraña. El puente da acceso al recinto por el llamado portal de San Roque, una torre almenada y con un matacán que es lo que queda de la muralla medieval.

Matarraña: Entrada a Valderrobles por el Portal de San Roque

Matarraña: Entrada a Valderrobles por el Portal de San Roque

 Nada más traspasar la puerta nos encontramos en la pequeña plaza mayor con su magnífico ayuntamiento del siglo XVI que se sostiene sobre las arcadas que servían de lonja. En esta localidad Ramon Cabrera conoció el fusilamiento de su madre en Tortosa a manos de los liberales, y lanzo una proclama absolutista, al tiempo que mataba a tres rehenes en represalia.

 De la plaza mayor parten las angostas calles medievales que ascienden hacia el Castillo Palacio de Valderrobles, muy rehabilitado en los años ochenta del siglo pasado.

 Ligado al arzobispado de Zaragoza fue transformado de fortaleza defensiva a palacio episcopal por el arzobispo García Fernández de Heredia a finales del siglo XIV y continuado por sus sucesores en el siglo XV. Es uno de los mejores ejemplos del gótico civil aragonés.

   Actualmente el castillo se puede visitar y recorrer la sala de las Caballerizas, la sala Capitular, el salón de las Chimeneas, la cocina, la sala de los Leones y la Cámara Dorada. Salas de un gótico sobrio con arcos apuntados y abundante heráldica perteneciente a los arzobispos de Zaragoza. Aquí se celebraron Cortes de Aragón en 1429.

 Junto al Castillo la Iglesia de Santa María La Mayor, forma un conjunto inseparable. La iglesia es de planta de salón con un solo ábside, otro rasgo característico del reino de Aragón, al igual que su magnífico rosetón.

 La monumentalidad de Valderrobles procede de su auge económico entre el siglo XIV y XVI, posteriormente como sus localidades vecinas padeció intensamente los efectos de las guerras carlistas y la guerra civil.

Matarraña: Empinadas y estrechas calles en Valderrobles

Matarraña: Empinadas y estrechas calles en Valderrobles

 Hoy Valderrobles acusa la influencia del turismo y dispones de varios restaurantes y casa rurales, siendo la oferta más completa de la comarca de Matarraña.

 A 7,5 kilómetros de Valderrobles esta Beceite uno de los más recónditos pueblos de la Matarraña, allí se encuentra el Parrizal de Beceite, una serie de piscinas naturales formadas por un tramo del río Matarraña encañonado. En la localidad dan comienzo algunas rutas de senderismo en torno al río, la mayoría de baja dificultad.

 La Fresneda.

Matarraña: Plaza Mayor de La Fresneda

Matarraña: Plaza Mayor de La Fresneda

 Otra opción desde Valderrobles es tomar la A-231 durante 12 kilómetros dirección a La Fresneda. Esta localidad tiene una de las mejores y más atractivas plazas mayores de la Matarraña, con un espléndido ayuntamiento de 1576 y una amplia lonja.

 Abundan las arquerías a lo largo de todo el pueblo, y subiendo la colina donde se asienta, se llega primero a la iglesia de Santa María La Mayor, y ya en lo alto, a las ruinas del castillo de la orden de Calatrava desde las cuales se aprecian unas magníficas vistas de la Matarraña.

Esta localidad fue escenario de la película de Vicente Aranda, Libertarias, rodada en 1996. Hoy acoge un centro de interpretación de la posguerra.

Rafales

 Desde La Fresneda tomando la TE-V-3006 durante 7 kilómetros hacia el sur llegaremos a la TE-V-3005 que procede de Valderrobles y alejándonos de Valderrobles durante 10 kilómetros nos toparemos con una de las más bonitas y acogedoras localidades de la comarca de la Matarraña. Rafales.

Matarraña: Vista de Rafales

Matarraña: Vista de Rafales

  Esta localidad era dominio de la orden de Calatrava y es Conjunto Histórico Artístico gracias a sus casas de piedra porticadas y con arquerías, además de conservar algunas de color añil. Su ayuntamiento cuenta con una vieja cárcel rehabilitada que forma parte de la ruta de las cárceles de Matarraña.

 Otra atracción es El Molí de l´Hereu un magnífico molino de aceite restaurado que acoge un museo y un excelente hotel rural.

 Hablando de turismo rural, el que esto escribe, decidió cenar y pernoctar en tan sugerente localidad, para lo cual eligió un esplendido hotel rural La Alqueria de Rafales alli disfrute de la exquisita hospitalidad de los dueños, pero sobretodo, de una fabulosa cocina, por lo que si no te alojas en el hotel, bien vale la pena comer en el mismo.

 Rafales es una visita altamente recomendable en todos los sentidos. Y desde aquí abandonamos Matarraña para entrar en el Alto Maestrazgo por la N-232 que nos conducirá a Morella, a 41 kilómetros de Rafales.

Morella.

 Esta es la única localidad de las mencionadas en esta ruta que no pertenece a Aragón sino a la Comunidad Valenciana, pero es sin duda la más monumental, prueba de ello es su aspiración a convertirse en Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

 Ya antes de llegar a la misma sorprende su recia estampa de fortaleza inexpugnable.

Una historia muy ajetreada.

 Aquí libro dos batallas Rodrigo Díaz de Vivar al servicio del rey moro de Zaragoza. En 1231 fue conquistada por el noble aragonés Blasco de Alagón, lo que provoco que Jaime I el Conquistador suspendiera su campaña en las Baleares, y en consecuencia la isla de Menorca permaneció musulmana 57 años más que Mallorca e Ibiza.

 La razón es el temor del rey (muy bien fundado) a que los nobles aragoneses convirtieran el Reino de Valencia en una finca particular de los mismos. Jaime I impuso a los aragoneses que Morella sería plaza real de la Corona de Aragón. En 1270 pasó a pertenecer al Reino de Valencia donde protocolariamente es Primera Villa del Reino tras Valencia y Xativa.

Maestrazgo: Imponente aspecto de Morella

Maestrazgo: Imponente aspecto de Morella

 Su importancia militar favoreció la prosperidad de la ciudad que conto con importantes gremios y relaciones comerciales con Italia, Grecia y el Norte de África. Morellano fue uno de los compromisarios de 1412 en Caspe, Don Domingo Ram.

 Aquí se reunieron Fernando I el de Antequera y Vicente Ferrer con el Papa Luna y decidieron abandonar la obediencia a Benedicto XIII que se retiró a Peñiscola donde “siguió en sus trece” .

 Durante la guerra de Sucesión las autoridades tomaron parte por los felipistas en contra del pueblo, por lo que la localidad sufrió agresiones austriacistas primero, y borbónicas después.

El Carlismo

 Pero los más conocidos sucesos históricos son sin duda los acaecidos durante la primera guerra carlista. Este fue el bastión del tortosino Don Ramón Cabrera conocido como El Tigre del Maestrazgo.

 Y es que la guerra carlista (fundamentalmente la primera) impregna la historia de la mayoría de las localidades del Maestrazgo y la Matarraña. En estas comarcas los carlistas lucharon con uñas y dientes para que España continuara siendo un país analfabeto, retrasado, intolerante, gobernado desde los pulpitos de las iglesias, y refractario a cualquier viento de progreso. Por mucho que cierta historiografía ultraconservadora presente a este atajo de bandoleros meapilas, como quijotescos y nobles soldados defendiendo una sagrada causa.

 Morella se pronunció a favor del pretendiente en los inicios del conflicto (1833) pero pronto fue ocupada por los liberales, hasta que en Enero de 1838 Ramón Cabrera tomara la plaza en un audaz golpe de mano y soportara un duro intento de reconquista liberal que no tuvo éxito. Será Espartero quien una vez finalizada la guerra en el País Vasco tomara la plaza el 30 de mayo de 1839. Hasta ese día, esta fue la pequeña corte de El Tigre del Maestrazgo.

 Los carlistas perdieron la guerra, pero dado el devenir de la historia de España hasta 1978, no estoy muy seguro de que realmente la perdieran.

La ciudad.

 La ciudad guarda tras sus dos kilómetros de murallas un excelente casco medieval donde encontraremos, restaurantes, alojamientos rurales,  tiendas de artesanía, y numerosos locales de productos gastronómicos donde destacan sus quesos, longanizas morellanas, la preciada trufa negra y los flaons, unas pastas de requesón y almendras que abunda en las pastelerías.

Maestrazgo: La Iglesia gótica de Morella con sus dos portadas

Maestrazgo: La Iglesia gótica de Morella con sus dos portadas

 A menudo todo ello en magnificas casas solariegas y palacetes nobiliarios. Destacan en la arquitectura civil su soberbio ayuntamiento que alberga la Lonja, la sala gótica del Consell y la Corte de justicia.

 Si ascendemos hacia el castillo llegaremos a La Iglesia Arciprestal de Santa María la Mayor de Morella uno de los mejores ejemplos del Gótico en la Comunidad valenciana. Cuenta con dos puertas. La Puerta de los Apóstoles y  la de las Vírgenes. En su interior sorprende especialmente una bella escalera de caracol que sube al coro. También destacan sus rosetones con vidrieras originales y el órgano de Francisco Torull (importante maestro organero de la villa de Cretas) sus 4000 tubos pueden oírse en el Festival Internacional de Música de Órgano que se celebra en  Morella todos los meses de Agosto.

 El castillo de Morella o de la Mola.

 Además de ser visitable, es un perfecto otero para observar la comarca de Els ports, su origen es musulmán, aunque este imponente macizo ha dado muestras de ocupación muy anterior, en tiempos pre romanos.

 Antes de acceder a el castillo está el convento de San Francisco con su planta de una sola nave y ábside con crucería.

 Una visita a todas las dependencias del convento y el castillo puede llevarnos una mañana o una tarde. Muchas de las dependencias están musealizadas como centro de interpretación.

 Morella es otro de los municipios pertenecientes a la red de “Los pueblos más bonitos de España”

 Visitas al castillo de Morella:

HORARIOS:

De Octubre a Mayo, todos los dias de 11h-17h
De Mayo a Octubre, todos los dias de 11h-19h

PRECIOS:

Tarifa individual general: 3€
Tarifa individual reducida: 2€
(Menores de 16 años, jubilados y carnet joven)
Tarifa grupos general: 1,50€
Tarifa grupos reducida: 1,30€
(Escolares y jubilados)

Menores de 10 años acompañados entran gratis.

Mirambel

 Abandonamos el Alto Maestrazgo en Castellón para regresar a tierras turolenses del Maestrazgo aragonés, 28 kilómetros nos separan de Mirambel en dirección al oeste por la CV-14 y la CV-120.

Maestrazgo: Un rincón de Mirambel

Maestrazgo: Un rincón de Mirambel

 Mirambel es una preciosa villa conquistada por Alfonso II en el 1169 y controlada por la orden del Temple hasta su disolución, que paso a manos de los caballeros de San Juan de Jerusalén. Formaba por aquellos tiempos parte de la encomienda de Cantavieja.

 La ciudad mantiene un excelente estado de conservación siendo uno de los mejores ejemplos de conjuntos rurales medievales, lo que la hizo merecedora del premio Europa Nostra a la defensa del patrimonio cultural europeo en 1982. Primera localidad de toda España en obtener dicho reconocimiento.

 La población íntegramente amurallada contiene casonas, torres, conventos, palacetes, portales e iglesias. Todo ello forma un trazado circular de corte medieval que cualquier habitante del siglo XIII reconocería hoy en día tal como lo vio hace 700 años.

 Destaca el Portal de las Monjas único acceso para vehículos de todo el pueblo, se trata de una puerta de la muralla adosada al convento de las Agustinas. Tiene una galería de tres pisos cerrada por unas celosías de barro y yeso.

Maestrazgo: Calles de Mirambel y el Portal de las Monjas

Maestrazgo: Calles de Mirambel y el Portal de las Monjas

 Esta riqueza arquitectónica a hecho que Mirambel sea la sede del Centro de Interpretación de la Arquitectura del Maestrazgo.

Centro de Interpretación de la Arquitectura del Maestrazgo.

Apertura al publico:
HORARIO FINES DE SEMANA:
De 11 a 14 y de 16 a 18

Dirección: AYUNTAMIENTO DE MIRAMBEL
Plaza de la Iglesia 1
44141  Mirambel (TERUEL)
Telf. 964 17 82 86   964 17 82 12

 En este recorrido es difícil determinar qué localidad es más atractiva, Calaceite, Valderrobles, Rafales, Mirambel, y ahora Cantavieja.  Decidir qué pueblo es más bonito no es tarea fácil y yo no me arriesgaría a dar una opinión. Cantavieja además pertenece a la ya nombrada cuatro veces asociación de los pueblos más bonitos de España.

Cantavieja.

  A 17 kilómetros al sur de Mirambel por la A-226 se llega a Cantavieja, la capital del Maestrazgo Turolense, otro pueblo encaramado a una colina. Quizás por ello fue cuartel general de El Tigre del Maestrazgo hasta que se trasladó a Morella.

Maestrazgo: Vista de Cantavieja. Manel Zaera  CC by-sa/2.0/

Maestrazgo: Vista de Cantavieja.

 Su fundación se atribuye a Amílcar Barca durante sus conflictos con Roma. En la edad media figura como Cantavellam. Fue una posesión de la orden del Temple que aquí resistió cuando se decretó su disolución en el 1307.

 Como Mirambel está repleta de casas palaciegas y edificios medievales. sobresale su plaza mayor porticada, su ayuntamiento gótico del siglo XII y su iglesia renacentista. Una de sus numerosas casas solariegas fue la residencia de Ramón Cabrera, y otra casona ha sido acondicionada como Museo de las Guerras Carlistas de Cantavieja.

Maestrazgo: Cantavieja

Maestrazgo: Cantavieja

 A 16 kilómetros al sureste de Cantavieja, yendo por la A-227 llegamos a otra localidad cuyo nombre ya nos dice algo de su historia

La Iglesuela del Cid.

 Casi a punto de entrar de nuevo en Valencia se encuentra este pueblo.

 A finales del siglo XII se aprovechó un antiguo mausoleo romano, transformándolo en la pequeña iglesia (“Iglesuela”) que da nombre al municipio.

 El apellido del municipio se debe a la conocida ruta de Rodrigo Díaz de Vivar en su camino hacia Valencia durante el 1089.

 Su casco urbano destaca por sus calles medievales en donde aparece el color blanco como elemento de la arquitectura popular.

Maestrazgo: Calles de La Iglesuela del Cid

Maestrazgo: Calles de La Iglesuela del Cid

 Sobresale su magnífica iglesia que aunque de planta medieval, la transformación barroca hace imperceptible las reminiscencias góticas. La torre de la iglesia tiene tres cuerpos decrecientes.

 Adosada a la iglesia destaca la Torre de los Nublos construida por los caballeros de San Juan y que le proporciona un aspecto militar al templo.

Maestrazgo: Torre de la Iglesia y Torre de los Nublos

Maestrazgo: Torre de la Iglesia y Torre de los Nublos

 En los alrededores de La Iglesuela del Cid se encuentran más de 150 casetas de arquitectura en piedra seca de Aragón uno de los mejores ejemplos de este método de construcción popular que existen en la península.

 Y ahora tomamos dirección suroeste por la A-1701, con lo cual abandonamos el Maestrazgo turolense para internarnos en las sierras de Javalambre Gúdar. Transcurridos 25 kilómetros llegaremos a Mosqueruela ciudad medieval con un gran torreón de entrada. Avanzando otros 17 kilómetros la carretera nos mostrara la singular estampa de Linares de Mora. Y tras otros 24 kilómetros llegamos a nuestro siguiente destino.

Javalambre: Linares de Mota

Javalambre: Linares de Mora

Rubielos de Mora.

  Llegamos a Rubielos de Mora que para no ser menos está incluida en la lista de los pueblos más bonitos de España. Y con este ya son cinco los que hemos visitado, pertenecientes a esta lista.

 Rubielos de Mora es otra villa medieval que gira en torno a un castillo y conforma un trazado urbano medieval donde destacan las puertas principales del antiguo recinto amurallado. El desarrollo urbano y económico durante la edad moderna modifico la fisionomía de la ciudad y la doto de numerosos palacios y casas solariegas, la iglesia parroquial y el convento de las Carmelitas. Esta conjunto de monumental recibió un año después de que lo hiciera Mirambel el Premio Europa Nostra (1983) a la defensa del patrimonio cultural europeo. Además forma parte del llamado Camino del Cid.

  Su monumento principal es la excolegiata Santa María la Mayor que contiene un gran retablo gótico del siglo XV, o la casa consistorial, un palacio renacentista que tiene en su planta baja una deliciosa lonja que aunque pequeña es realmente bella. Todo ello sin desdeñar las magníficas casas solariegas que jalonan sus estrechas calles.

Javalambre: Calles de Rubielos de Mora

Javalambre: Calles de Rubielos de Mora

 De las murallas han llegado a nosotros dos puertas, la de San Antonio y la del Carmen ambas del siglo XIV. La primera recuerda mucho a la torre de Valderrobles con su matacán.

 Desde aquí por la A-232 solo nos separan 12 kilómetros de nuestro último destino, la capital de la comarca de Gúdar- Javalambre.

Mora de Rubielos

  Dos edificios sobresalen en esta histórica villa, uno es el Castillo-Palacio de los Fernández de Heredia, que domina toda la villa desde una colina donde aposenta su imponente planta. A pesar de lo solido de sus muros se aprecia claramente que lo militar aquí se fusiona con lo palacial. Su patio interior recuerda a otras construcciones del mediterráneo occidental, como los castillos de Perpignan, Bellver, Castel Nouvo y Avignon, sin embargo el exterior mantiene una sólida apariencia de mole inexpugnable.

Javalambre: Castillo de Mora de Rubielos.

Javalambre: Castillo de Mora de Rubielos. Foto Manel Lic. CC By nd

  El castillo es del siglo XIV-XV, pertenecio a los Fernández de Heredia luego paso a manos de los monjes franciscanos que lo retuvieron hasta la desamortización de Mendizabal. Actualmente alberga un museo y se especula con la posibilidad de que sea Parador Nacional u Hosteria.

Javalambre: Patio del castillo de Mora de Rubielos

Javalambre: Patio del castillo de Mora de Rubielos

 El otro edificio destacado es la excolegiata de Santa María construida en el siglo XIV a instancias del arzobispo de Zaragoza, Dalmau de Mur. Aunque sufrió muchos daños a lo largo de los siglos llegando a amenazar ruina, mantiene su condición de Monumento Nacional.

Javalambre: Claustro de la iglesia de Mora de Rubielos.

Javalambre: Claustro de la iglesia de Mora de Rubielos.

 Como capital de la comarca Mora de Rubielos tiene un importante patrimonio de casas nobiliarias, donde destaca el ayuntamiento.

Castillo de Mora de Rubielos

Horario

  • De Lunes a ViernesDe 10:00 a 14:00De 17:00 a 19:30
  • SábadoDe 10:00 a 14:00De 17:00 a 20:00
  • DomingoDe 10:00 a 14:00

Precios

  • General:2€
  • Jubilados:1,50€

 

 En este breve repaso por tres comarcas turolenses más una incursión en Castellón se puede apreciar uno de los itinerarios con más encanto de cuantos se pueden realizar en España. Alejado de densos núcleos urbanos, predominan los campos, sierra y ríos, todos ellos jalonados por una red de pueblos medievales que conforman un conjunto monumental de gran riqueza. Además Matarraña, Maestrazgo y Javalambre combinan una excelente oferta de turismo rural a nivel gastronómico y de alojamiento, al tiempo que las comarcas mantienen un cierto aire recóndito y misterioso. El misterio de un paisaje tranquilo que esconde una historia de siglos convulsa y a menudo cruel.

Vista del Maestrazgo turolense desde Cantavieja

Vista del Maestrazgo turolense desde Cantavieja

Itinerario seguido.

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

5 comentarios

  1. Me ha encantado vuestro articulo y me ha sabido a poco pero ya sabeis lo que dice el dicho “si lo bueno es breve es dos veces bueno”. Me gustara volver a leeros de nuevo.
    Saludos

    bodegas rioja

  2. Buen artículo.
    Simplemente indicarte que la comarca a la que pertenecen Rubielos, Mora, Linares, es Gudar-Javalambre, no Javalambre. Anteriormente una y otra sierra estaban separadas antes de la comarcalizacion. Actualmente el nombre correcto es el que te indico. La sierra de Javalambre seria a la que pertenecen Manzanera, La Puebla, Arcos, Camarena, etcétera. Espero que sea de utilidad. Saludos!!

    • Ciertamente tienes toda la razón del mundo. De hecho no desconocia el dato, el error es deliberado por cuestiones de SEO, hay más posibilidades de ser encontrado por solo Javalambre que como Gúdar Javalambre si lo asocias con Matarraña o con Maestrazgo. La dictadura de google vamos.

  3. ” Y es que la guerra carlista (fundamentalmente la primera) impregna la historia de la mayoría de las localidades del Maestrazgo y la Matarraña. En estas comarcas los carlistas lucharon con uñas y dientes para que España continuara siendo un país analfabeto, retrasado, intolerante, gobernado desde los pulpitos de las iglesias y refractario a cualquier viento de progreso. Por mucho que cierta historiografía ultraconservadora presente a este atajo de bandoleros meapilas, como quijotescos y nobles soldados defendiendo una sagrada causa.””
    joer que ancho te has quedao!!!