Vamos a la Playa. Con el Museo Thyssen-Bornemisza

0

Escenas de Playa en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Con la llegada del verano las imágenes de playa comienzan a aflorar en nuestros pensamientos, y muchos ya hacen planes pensando cuando extenderán la toalla sobre la arena.

Mientras llega ese momento sirvan estos cuadros como consolación. Y de paso recordamos, que eso de que todo el mundo fuera a la playa se inició hace poco más de cien años.

Una playa “Realista”.

Gustave Courbet. Ornans, 1819-La Tour-de-Peilz, 1877   –   La Playa de Saint Aubin Sur-Mer  1867

Gustave Courbet. La Playa de Saint Aubin Sur-Mer 1867

La pintura “socialista” de Courbet. Como Courbet quiso destacar a los niños, pues yo también lo hago.

El buque insignia de los realistas franceses Courbet, enfrentado con todos, y revolucionario hasta las cachas propugno un arte realista, anticlásico, antirromantico, antiacadémico, progresista y social. Es decir que termino su vida en el exilio.

Por eso esta playita no es tan inocente, y no son dos niños jugando a castillitos de arena, son dos niños pobres, se diría que piden limosna, y parece que lo hacen al espectador del cuadro. Por encima de los niños, una pareja burguesa disfruta del paisaje, de forma despreocupada. Courbet gustaba de enfrentar a las clases altas con el pueblo llano al que no querían acercarse.

Se sabe que un año después de este cuadro en 1869, Courbet viajo a Madrid con la excusa de recuperar el contacto con la gente humilde, las escenas de género y mendigos.

Pre impresionistas e impresionistas.

Winslow Homer. Boston, 1836-Prouts Neck, 1910   –   Escena de playa. 1869

Winslow Homer. Escena de Playa

Hay una niña que no se quiere bañar

 

Winslow Homer es el más reputado pintor norteamericano de la segunda mitad del siglo XIX, y su especialidad fueron los motivos marítimos, playas, tormentas, barcos, marineros etc.

En esta obra vemos una playa con niños y niñas a la moda de 1869, el cuadro fue muy criticado, en parte se le acusó de ser una “bandera” por las tres franjas cromáticas que lo componen. Y sus figuras como la de la muchacha de espaldas son desproporcionadas. Bueno cosas de críticos, yo creo que tiene su gracia, aunque eso de bañarse vestido siempre lo he visto un poco incómodo.  A día de hoy esto sería una playa de Mumbay.

Eugène Boudin. Honfleur, 1824-Deauville, 1898   –   Figuras en la Playa de Trouville 1869

Boudin. Figuras en la Playa de Trouville

Botellon de la epoca en la playa.

De Boudin ya vimos un cuadro en el post de Venecia, y este precursor del impresionismo pinto esta escena en la playa de Trouville, que por lo visto luego se convirtió en la playa de los impresionistas, asi que también fue precursor en gustos playeros.

Si los niños de antes estaban vestidos, estos están abrigados, y es que por aquellos tiempos las clases altas no iban a bañarse y menos a Trouville, en el Canal de la Mancha, a lo mejor en Andalucía sí. Allí iban a tomar el fresco y a poner a parir a lo no presentes.

Boudin tiene el honor de ser el primer pintor oficialmente clasificado como pintor de “playas”, y en la década de los 60 del siglo XIX debió de pintar docenas o más pues de este pintor se conservan más de 4500 obras. (Aunque no está colgado, El Prado tiene un Boudin, y fíjate que casualidad que se llama Playa de Trouville) .

Claude Monet. París, 1840-Giverny, 1926.   –   La cabaña en Trouville. Marea Roja, 1881

monet. La cabaña de Trouville

“impresion” de playa y arena todo uno.

Uno de los nombres propios del impresionismo. Y la misma playa de antes. Y es que cuando era muy jovencito, Monet comenzó a pintar escenas de playa junto a Boudin, así que no es casualidad.

Un cuadro muy impresionista, sin otro tema que no sea la naturaleza, sin detalles, con la cabaña apenas vista, con un horizonte muy alto, una “impresión”de veleros, y una playa que se confunde con el mar.

Claude Monet. París, 1840-Giverny, 1926.   –   Marea Roja en Varengeville 1882

Monet Playa de Varengeville

Acantilados como cascadas.

No muy lejos de Trouville esta Varengeville, aquí estuvo Monet dos meses y pinto 36 cuadros, no es que pintara uno al día, es que trabajaba en varios a la vez cada día, supongo que por aquello de que a cada uno le corresponde una luz solar, como Antonio López solo que empleando unos días para cada cuadro y no unos años.

Este bonito cuadro, tiene varias partes, el cielo y la arena suaves y serenos, junto con las charcas de agua, que echándole un poquito de imaginación pueden atisbar o recordar a lo que casi treinta años después serán los inmortales nenúfares de Giverny.

Neo impresionistas o puntillistas.

Paul SignacParís, 1863-1935   –   Port en Bessin, La Playa. 1884

Paul Signac. Port en Bessin, La Playa.

No esta mal para 21 años.

Signac quedó prendado del estilo de Seurat, eso que se llama puntillismo pero que oficialmente es Neoimpresionismo, y que estos dos son la pareja alfa del movimiento.

Esta playa bretona la pinto con 21 años, todavía no es por tanto puntillista, pero a poco que miremos nos damos cuenta de que ya apunta maneras. Sin embargo aún persiste la influencia de los impresionistas, sobre todo Monet. O acaso estos acantilados no recuerdan un poquito a los del cuadro anterior de Monet, en la forma de su pincelada. Pero por otro lado se muestra menos suave en las transiciones, y más enérgico en la pincelada, y los contraste de luz y sombra.

Henri-Edmond Cross. Douai, 1856-Saint-Clair, 1910   –   Playa Efecto de Tarde 1902

Playa Efecto de Tarde. Cross

Encuadre poco fotográfico

Menos conocido que Seurat y Signac, Cross es otro de los pintores del movimiento Neoimpresionista, alias puntillista.

Por otra parte, por fin dejamos las playas bretonas y nos venimos a la costa azul, aquí el pino domina toda la escena y apenas percibimos a unos bañistas detrás del mismo. Este pino en medio se carga por completo la teoría de los tercios de los fotógrafos, si fuera una foto, sería mala, se supone. Pero esto es pintura.

Maurice Prendergast. Saint John’s, 1859 -Nueva York, 1924   –   La Playa de Saint Malo 1907

Prendergast. Playa de Saint Malo

Los antecedentes del turismo de masas.

Al canadiense Prendergast lo vimos en los post italianos, pues visito Italia en siete ocasiones, pero por lo visto no quiso perderse las pictóricas playas bretonas, que a estas alturas ya deben de tener las marcas de los caballetes hendidas en la tierra.

Prendergast como en todos sus cuadros llena la escena de gente, digamos que si viviera hoy en día pintaría escenas de playa en Benidorm, este rasgo le valió ser poco comprendido y considerado, entre unos críticos que preferían playas más desiertas y serenas.

Será que como norteamericano (Canadá) el ya intuía el turismo de masas.

Y las vanguardias.

Erich Heckel. Döbeln, 1883-Radolfzell, 1970   –   Bañistas en la playa 1913

Heckel bañistas

Una playa nudista

Y termino con un expresionista, un miembro de Die Brücke, uno de los de la exposición Entartete Kunst (Arte degenerado) de 1937.  Cuando Hitler condeno al expresionismo alemán al ostracismo y confisco todos sus cuadros.

Este cuadro es una acuarela y la escena es en el mar Báltico, como es habitual en los expresionistas el paisaje tiene que tener personas, pues la relación hombre naturaleza siempre está presente en sus cuadros.  Un deseo de integrar al hombre con sus orígenes.

Yo lo que me pregunto es si en las playas del Báltico se puede estar tan fresquito, que ahora ya estamos en las vanguardias pictóricas, no en los tiempos de Boudin, estos se desnudan.


Los datos y algunas informaciones provienen de la web del Museo Thyssen Bornemisza

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Comentarios cerrados