Wildlife Camp. La vida en el South Luangwa National Park

2
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

La experiencia en el Wildlife Camp. South Luangwa.

Ya hemos llegado a un lugar soñado. Un Parque Nacional Africano. De esos de los reportajes de “La2”. Vamos a narrar nuestra experiencia en el Wildlife Camp del South Luangwa National Park.

El Parque Nacional.

 South Luangwa está a unos 170  km al noreste de Lusaka, capital de Zambia. Es Parque Nacional desde 1972 Cuenta con 9059 km2 que abrazan las riberas del río Luangwa y presenta una de las más variadas y ricas concentraciones de vida salvaje de toda África.

El “big five” es casi completo. Falta el rinceronte ausente de este parque, como ya explique los motivos en el post de las Cataratas Victoria. Además presume de tener la mayor concentración de Leopardos de todo África, que no es decir poco, dado lo escurridizo que es este animal.

Wildlife Camp. South Luangwa. Fauna abundante garantizada.

Fauna abundante garantizada.

El campamento de safaris.

En South Luangwa han prosperado mucho los Lodges y Camps en los últimos años y hay cerca de 30 establecimientos.

Como es habitual en los Parques Nacionales africanos, la mayoria de los alojamientos estan en el rango de los 500$ por persona. En muchos de ellos aun piden más, y en otros algo menos. Alli lo tienen todo preparado para que te sientas como Robert Redford y Meryl Streep en Memorias de África. Naturalmente esta opción esta fuera del alcance de los mochileros.

Literalmente, esto es un paso de cebra.

Literalmente, esto es un paso de cebra.

La otra posibilidad es la tienda de campaña, indudablemente más económico. Pero como aclare en el post de los safaris africanos, son pocas las opciones intermedias, es decir presupuesto económico pero sin llegar a usar tienda.

 South Luangwa cubre esta categoría de manera bastante optima, al contrario de otros países como Tanzania o Botswana que solo ofrecen los dos extremos.

Precios en el Wildlife Camp

En el Wildlife Camp puedes tener un chalet por 68$ persona y noche. En muchos otros países, esto no es un presupuesto modesto. Pero para un Camp de un Parque Nacional de la categoría de South Luangwa no está nada mal.

Por 250$ por persona y día se obtiene la pensión completa y dos actividades (safaris) al día, más el transfer de ida y vuelta al aeropuerto. Podría ser rentable si no llevamos nuestra propia comida. Pero si cargamos con la despensa es preferible pagar solo alojamiento y las actividades, de una en una.

Las actividades van de los 45$ a los 55$ por persona.

A menudo una jirafa es más fácil de ver por motivos obvios.

A menudo una jirafa es más fácil de ver, por motivos obvios.

Naturalmente queda la opción del camping.

Insisto nuevamente. Estos precios en la India son para palacios de Maharajás, pero para un Parque Nacional africano no es nada caro.

Instalaciones del Wildlife Camp.

El camp se divide en dos zonas bien diferenciadas, y separadas por casi 500 metros de distancia que se han de cubrir andando. En una de estas bases se encuentra la recepción y oficinas. Allí se contratan los safaris, transfer al aeropuerto, lavandería, y naturalmente el alojamiento.

También se encuentra la cabaña restaurante donde se sirven todas las comidas. Las comidas son sencillas y aceptables, aquí no se ha venido de turismo gastronómico. Y dispone de una zona para tomar aperitivos o alguna copa.

Wildlife Camp. South Luangwa. La cabaña restaurante.

La cabaña restaurante

 Las cabañas.

Las cabañas de alojamiento también se encuentran en esta zona. Estas son de gran tamaño y puedan alojar más de cuatro personas separadas por una pared (aunque entre ambas habitaciones hay una entrada sin puerta). No disponen de baño por lo que se usa la gran “cabaña toilette” en el centro del campamento.

Nuestra cabaña a orillas del Luangwa

Nuestra cabaña a orillas del Luangwa

A este respecto decir que, por si las moscas, es mejor acostarse con los deberes bien hechos, pues salir al baño durante la noche requiere “un par”. Los sonidos de la noche (y los silencios) son muy sugerentes pero mejor con la puerta cerrada.

El alboroto de los hipopótamos acompaña toda la noche, algún rugido de león y una innumerable variedad de sonidos son la banda sonora de un safari en África.

Pero nada como un sonido de patas arrastrándose en las cercanías de tu cabaña. Lo dicho si vas al baño, es bajo tu responsabilidad.

El techo de paja a dos aguas no es hermético por lo tanto la visita de los babuinos a nuestros aposentos será constante. Asi que todos los alimentos bien guardados y los utensilios de aseo lo mismo, que también les gustan mucho.

Invitados permanetes en la cabaña. Los babuinos.

Invitados permanetes en la cabaña. Los babuinos.

Estas cabañas se encuentran al borde del pequeño desnivel que se asoma al curso del río Luangwa. Son por tanto un buen mirador. Yo todas las mañanas salí a las 6 o 7 am  a contemplar los animales a orillas del río.

Gacelas, cebras, algún elefante, inmensos cocodrilos y los primeros hipopótamos que llegan al agua, de donde no se moverán hasta la caída de la tarde. El hipopótamo pasa las noches fuera del agua.

La otra zona del Wildlife Camp alberga la cabaña-bar y piscina. Es un excelente lugar para tomar algo por las noches o darte un chapuzón, mientras contemplas las excelentes vistas del curso del Luangwa. En esta zona se encuentra además el área de acampada, y parking para los que viajen con vehículo.

Siempre pendiente de lo que pueda pasar.

Siempre pendiente de lo que pueda pasar.

Las actividades o safaris en South Luangwa.

La única actividad que no es un safari y se oferta, es la visita a un poblado local. No la hice pero todas la opiniones que recabe apuntaban a no hacerla. Es simplemente visitar una aldea cercana a Mfuwe, conocer al jefe, tomar algo y que te saquen un puesto de artesanía local. Eso ya lo vi y vivi al llegar con el taxi y esperar dos horas el transfer en Mfuwe.

Los safaris. Tipos.

El parque nacional de South Luangwa cuesta 25$ por día. En realidad 24 horas. Es decir, si entras a las 3pm tienes entrada hasta las 3pm del día siguiente.

Hay tres tipos de safaris.

Safari diurno.

A bordo de un 4×4. Con capacidad hasta para diez pasajeros. Suelen durar algo más de tres horas. Incluyen una parada para estirar las piernas en algún punto del parque.

Los 4x4 del Willife Camp en South Luangwa

Los 4×4 del Willife Camp

Lo que vas a ver.

Esta cien por cien garantizado ver gacelas, jirafas, elefantes, búfalos, grandes cocodrilos e infinidad de hipopótamos, además de otros herbívoros que no conozco su nombre.

La temporada seca de abril a octubre es la idónea para ver grandes mamíferos pues tienen que salir al curso del río a beber, mientras que en la húmeda encuentran agua en cualquier rincón.

Por el contrario para la observación de aves, es preferible la húmeda, si bien no están escasos de pajaritos durante la seca.

Willife Camp en South Luangwa. Los hipopótamos te cansaras de verlos...y oirlos.

Los hipopótamos te cansaras de verlos…y oirlos.

 South Luangwa es uno de los parques con mayor concentración de hipopótamos y cocodrilos de toda África. Pero bueno, ya se lo que estáis pensando. Leones y Leopardos.

Pues si hay leones pero como todos los depredadores mucho más escurridizos y difíciles de ver. Se pasan el día durmiendo.

Safari Nocturno

Sobre el papel los safaris nocturnos tienen por objeto avistar depredadores. De noche son más visibles, especialmente el rey de Luangwa, el Leopardo.

Duran aproximadamente igual que el safari diurno, unas tres horas y algo.

Se parte al atardecer, aun con luz. Te conducen a orillas del Luangwa para ver la caída del Sol. Entonces uno de los guías se coloca en una silla sobre el parachoques delantero, y con una enorme linterna empieza a iluminar el camino.

Antes de iniciar el safari nocturno. Las calaveras y restos oseos se encuentran por todas partes.

Antes de iniciar el safari nocturno. Las calaveras y restos oseos se encuentran por todas partes.

La primera sensación alucinante es la de un barrido de linterna hacia un prado donde aparentemente no hay nada. Pero ves decenas de puntos rojos observándote. Realmente sobrecogedor.

En mi experiencia en lo que a depredadores se refiere, solo tuve suerte con una solitaria hiena. Las hienas de South Luangwa son animales solitarios. Al contario que las de los grandes parques de la depresión del Rift en Tanzania y Kenia, que actuan en grupos.

La otra experiencia con adrenalina me la proporciono un hipopótamo. Ya mencione que durante la noche abandonan los ríos y se adentran en tierra. Pues bien, mientras circulábamos con el jeep apareció un hipopótamo de repente junto a nosotros, casi nos embiste, y comenzó a correr, es impresionante como un bicho tan gordo puede correr a tal velocidad. Todo el jeep hizó ¡Guauuuu!

Para saber por donde han pasado los elefantes no hay que ser ningun lince.

Para saber por donde han pasado los elefantes, no hay que ser ningun rastreador apache.

Los Walking safaris.

Hay dos modalidades muy parecidas. Dentro del Parque Nacional o en los alrededores del Wildlife Camp. La segunda es más barata y muy similar. Hay algo más de posibilidades de ver animales en la de dentro, pero poco más. Nos acompaña un guía y un ranger con una escopeta de dos cañones, que carga dos balas del tamaño de un dedo índice.

Willife Camp en South Luangwa. Un walking safari.

Un walking safari.

Al recorrer menosdistancia andando que en Jeep, es posible que se vean menos bichos. Pero estos safaris son muy pedagógicos, pues el guía constantemente va parando y dando explicaciones sobre fauna, flora, “cacas”, y demás singularidades del parque. Los encuentros con herbívoros y elefantes son frecuentes.

Willife Camp en South Luangwa. Esta Jirafa poso para la foto durante un walking safari

Esta Jirafa poso para la foto durante un walking safari

Además se hace un picnic a mitad del camino.

¿Y los leones y leopardos?

Cuando hice mi último safari nocturno y tan solo me quedaba un safari diurno antes de irme, solo había visto una triste hiena. Si me voy de África sin ver un león me ato a un baobab y de aquí no me mueve nadie. Madre mía con lo que ha costado y no voy a ver un León. Y qué me dices del Leopardo. South Luangwa la mayor concentración de Leopardos de África. Pues yo no los he visto.

Mi último safari sacio mi sed.

No éramos los únicos sin ver leones, por lo que había cierto nerviosismo entre los tripulantes del jeep aquella mañana. El jeep derrapaba en busca de lugares de avistamiento. Hasta que nos cruzamos con otro jeep donde iba un regordete y adinerado (por su pinta) cincuentón norteamericano. Le dijo a nuestro guía que la noche anterior unos leones habían matado a un gran búfalo. El yankee desconocía el lugar pero era posible informarse por radioteléfono. El guía hace la llamada y el jeep arranca por la sabana a su destino.

 Cruzamos  un tupido matorral y el jeep se detiene. Miro a todos los lados. No veo nada. Lógico nuestras ideas preconcebidas buscan al León a más de 100 metros. El truco está en mirar casi hacia el suelo. Los tenemos delante de las narices, a menos de cinco metros.

El cuerpo del búfalo ya está bastante ingerido. Por eso el macho descansa. Tres o cuatro hembras pululan por ahí, alguna sigue comiendo, y unos cachorros nos deleitan con sus juegos y moniquetas. Alli estuvimos más de cuarenta minutos mirando como tontos. Y yo ya no tenía que atarme a un baobab.

Grupo de leones devorando los restos de un búfalo.

Grupo de leones devorando los restos de un búfalo.

Pero el safari fue completo. Dejamos a la familia felina y no habíamos avanzado 200 metros, cuando frente a nosotros, entre los matorrales nos observa fijamente un enorme macho de Leopardo. El jeep abandona el camino en su búsqueda y el Leopardo se bate en retirada. Pero como el niño que consigue su cromo más preciado. El “big five” ha sido completado.

 No es un viaje barato, pero no es un viaje cualquiera. Un safari en África es una experiencia inolvidable, de esas que dejan numerosas imágenes grabadas en tu mente. Los crepúsculos y amaneceres africanos a orillas del South Luangwa nunca se olvidan.

South Luangwa National Park

South Luangwa National Park

 

 

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

2 comentarios

  1. Después de confesar que he tenido que leer dos veces porque a la primera había visto “la mayor concentración de Leopoldos de toda África”, voy al comentario serio: entiendo que a cualquiera le puede fascinar ver la fauna salvaje de este maravilloso continente. Pero, de verdad, ¿nadie se pregunta a dónde va TODO ese dinero que se pide por la estancia en un país que es 91º entre los subdesarrollados (por debajo de Nepal, Nigeria, Honduras o India)? ¿Una entrada de 25$ a un parque en un país en que la Renta per Cápita supera por poco los 1800$? En mi opinión, y es solo mi opinión, es responsabilidad de todos y cada uno de nosotros evitar la corrupción, los abusos y todo lo que esté en nuestra mano (o bolsillo). Por otra parte, me corroe la envidia por no haber visto todos esos animalicos 🙂 Saludos!

    • Bueno, en menudo aprieto me has puesto.
      Los parques africanos son caros, este en concreto es barato en comparación con otros.(Faunia en Madrid pide entre 15 y 26 € segun la antelación de compra. Y no es lo mismo) Y el precio es para turistas, pocos locales veras.
      El lado positivo de un Parque es a mi juicio.
      • Gran cantidad de divisas para el país
      • Lo normal es que generen empleo de mayor calidad que en el resto del país a los habitantes de la zona.
      • Suponen una protección (a veces vulnerada) contra los cazadores furtivos.

      En el lado malo.
      • El verdadero problema no son los Parques Nacionales, sino las grandes fincas privadas, donde acuden millonarios (y reyes) y pagan inmensas sumas por matar a bellos animales indefensos.
      • No sabemos qué pasa con esas divisas ingresadas y a que se destinan.
      • En algunos (no en South Luangwa) hay demasiada presión turística. (Kruger p.e.)