Acrópolis de Atenas, la linterna que iluminó a Occidente

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Acrópolis, el alma de Atenas, y de Occidente.

Ir a Atenas, es ir a la Acrópolis, o casi. La verías aunque no quisieras, pues es visible desde casi cualquier punto de la ciudad.

Acrópolis

La colina de la Acrópolis, en primer plano los Propileos

Es el gran icono de la ciudad, el elemento que le da fama.

Para algunos una ruina histórica donde practicar el nuevo paradigma de la gilipollez contemporánea, los selfies. Para otros la quintaesencia de los principios arquitectónicos de la antigüedad clásica, y para algunos el símbolo de unos principios políticos, filosóficos y sociales que moldearon la civilización occidental tal y como hoy la conocemos.

Datos prácticos para la visita a la Acrópolis de Atenas.

La Acrópolis no es que este céntrica, es que es el centro de Atenas. O por lo menos de la “Atenas del turista”.

La parada de Metro es “Acropoli” en la línea roja, a tan solo una parada de la estación Syntagma donde confluyen la línea roja y la azul que lleva al aeropuerto.

Sobre las supuestas colas para entrar a la Acrópolis estas dependen mucho de la época del año. En cualquier caso al que madruga Dios le ayuda, y al que trasnocha también, pues venir en las últimas horas de la tarde es una excelente opción.

La colina de la Acrópolis tiene dos entradas,  una junto al teatro de Dionisos frente al Museo de la Acrópolis y otra pasado el Odeón de Herodes. El tiempo de visita es realmente subjetivo, pero menos de 90 minutos no parece razonable.

Precios y Horarios.

Precio:

·         20 € general.

·         10 €  Mayores de 65 años europeos.

·         Gratuita, niños y estudiantes europeos con carnet

Horario:

·         8.00 a 15:00 Noviembre a Marzo

·         8.00 a 20.00 Abril a Octubre.

Por 30 € se puede adquirir la entrada global para todas las ruinas de Atenas.

15€ reducida y gratuita niños y estudiantes europeos.

Incluye además de la propia Acrópolis:

  • Ágora de Atenas y su museo.
  • Ágora romana
  • Biblioteca de Adriano
  • Museo y necrópolis de Keramikos
  • Templo de Zeus Olímpico

AcropolisatathensSitePlanPeripatos

Teatro de Dioniso.

Si accedemos a la Acrópolis de Atenas por la puerta situada frente al Museo de la Acrópolis, a la derecha se ubicaba el Odeón de Pericles (19) hoy en día inexistente.

Avanzando y subiendo unos 100 metros toparemos con el Teatro de Dioniso (18). Construcción del siglo IV a.C. se realizó después de que el teatro situado en el Ágora sufriera un derrumbe en sus graderíos de madera.  Por ese motivo se construyó íntegramente en piedra y aprovechando el desnivel de la ladera para lograr un aforo de hasta 17.000 personas, más que el famoso Teatro de Epidauro, el mejor conservado del mundo griego.

Teatro de Dioniso

Solo el primer graderio se conserva, de los dos que tuvó.

graderío

Algunos tronos de los invitados VIP a la función

skene

Restos escultóricos de la skene

Teatro clásico

El nacimiento del Teatro

En las primeras filas de las gradas aún se observan algunos de los asientos para los “VIP” de la época, y que tenían una rica decoración en mármol.

Y en la skene, se mantienen partes de la decoración escultórica.  En esta skene, estrenarían su obras Sófocles, Esquilo, Eurípides o Aristófanes, siendo por tanto el más mítico de los escenarios teatrales de la historia de Occidente.

Odeón de Herodes.

Dejando atrás el Teatro de Dioniso, una recta que bordea las más empinadas laderas de la Acrópolis nos lleva hacia el Odeón de Herodes (15) al que avistaremos desde arriba, en su parte más alta. Antes hemos transcurrido por los espacios que ocuparon el Asclepeion (17), y la Stoa de Eumenes (16), el primero de ellos en fase de excavaciones.

El Odeón de Herodes es una soberbia construcción romana que hoy sigue cumpliendo las mismas funciones o parecidas a las de hace 1800 años, y son frecuentes los conciertos y representaciones.

Este Odeón cuenta con 32 niveles de grada y 76 metros de diámetro, su capacidad es de unos 5000 espectadores y lucía un gran muro escénico del que se conserva una buena parte.

Odeón de Herodes

Odeón de Herodes

Grada del Odeón de Herodes

hoy sigue siendo un escenario en uso.

Tortugas

En el camino a la Acrópolis si prestamos atención encontraremos las famosas tortugas de la Acrópolis

Los Propíleos de la Acrópolis.

Dejando atrás los edificios destinados al ocio, nos acercamos a la espectacular entrada de la Acrópolis. Los Propileos (5). La mayor obra jamás construida mediante un cruce inédito entre los órdenes jónico y dórico.

En el  480 a.C. los persas saquearon y destruyeron la vieja Acrópolis ateniense, pero finalmente la victoria de los griegos sobre los persas enalteció el espíritu  panhelénico y los griegos se regocijaron ante el tamaño de su gesta militar.

La monumantal entrada a la Acrópolis

La monumantal entrada a la Acrópolis

Pero de entre ellos destacaron los atenienses, que jugaron un papel preeminente en la victoria. Atenas aparecerá como la polis hegemónica de los griegos, y los atenienses tenían ahora la ocasión de construir una Acrópolis que reflejara su grandeza y la superioridad que ellos estaban convencidos de poseer.

Los Propíleos impresionan, y si ponemos la imaginación a trabajar podemos atisbar lo alucinante que sería esta entrada cuando exhibía todas sus piedras y sus colores.

Realmente los ciudadanos libres de Atenas que acudían a la Acrópolis debían sentirse la sal de la tierra.

Los Propileos son posteriores a el Partenón, forman parte del plan de Pericles para dotar al espacio sagrado de una entrada digna y acorde a la importancia de la procesión de las Panateas.

Gatos de la Acrópolis

Además de las tortugas, los gatos componen la principal fauna de la Acrópolis

El arquitecto encargado fue Mnesicles hacia el año 437 a.C.  Este diseñó un conjunto de dimensiones similares al Partenón y que se orientaba en línea recta con el eje central de la Acrópolis que transcurría entre el Partenón y el Templo de Atenea Polias (12).

Los Propíleos tienen una forma de T asimétrica con un cuerpo central y dos alas. En el cuerpo central predomina el dórico y en la calzada de acceso el jónico. Según Pausanias en el ala Norte  había una pinacoteca y en la sur hubo de adaptar la obra a la presencia del Templo de Atenea Nike (6) que era una obra anterior del arquitecto del Partenón, Calícrates.

Templo de Atenea Nike

Templo de Atenea Nike

El Partenón.

La Acrópolis siempre en obras.

La Acrópolis siempre en obras.

Cuando crucemos el más fabuloso umbral construido jamás, divisaremos el Partenón. En obras, tal y como lleva varias décadas, y como continuara por otras tantas.

Templo consagrado a Atenea, diosa protectora  de Atenas, la cual compitió con Poseidón por ser la deidad principal de la polis.

Poseidón ofreció a la ciudad un manantial de agua inagotable, pero esta era salada, de manera que los atenienses optaron por la rama de olivo que les brindo Atenea.  Esta derrota de Poseidón fue una de tantas, pues perdió ante Helios en Corintio, ante Dioniso en Naxos, ante Zeus en Egina o ante Hera en Argos. Todas estas humillaciones tuvieron a Poseidón siempre muy cabreado con los griegos, que le temían, pero no le querían , y solo los marinos (por la cuenta que les traía) le rendían culto.

Se trata de la cima del orden dórico. Un templo períptero con ocho columnas de frente y diecisiete de lado, con una planta de 69,50 m por 30,8 m. Unas medidas colosales hasta entonces.

El mayor templo clásico, la Acrópolis

El mayor templo clásico, la Acrópolis

Dentro se ubicó la gran estatua de Atenea

Dentro se ubicó la gran estatua de Atenea

Su interior en la llamada Cella tenía tres filas de columnas que flanqueaban a la estatua crisoelefantina de Atenea Parthenos, realizada por Fidias.

Acropolis
Acropolis

Orden jónico por los suelos

Orden jónico por los suelos

La construcción del Partenón obedecía a unos esquemas matemáticos basados en la proporción, esto hizo introducir por Ictinos y Calícrates varias correcciones ópticas que hoy ya son historia de la arquitectura universal.  Así, tiene una ligera curvatura en las líneas horizontales del podio para dar mayor elasticidad al conjunto y restarle pesadez.  Una ligera inclinación de las columnas hacia el centro, para evitar una excesiva fuga en perspectiva, el mayor espesor de las columnas y capiteles de las esquinas, o la éntasis (Parte más abultada del fuste de algunas columnas) de sus columnas.

El Partenón y su significado en la historia.

El Partenón es la máxima expresión arquitectónica del siglo V a.C. gran siglo de los atenienses, y todo este plan urbanístico representativo de un ideal de poder tuvo un diseñador intelectual, Pericles.

De hecho este siglo es conocido como el siglo de PericlesAtenas vencedora de los persas y líder de una buena parte del mundo griego se fundaba en la democracia y la libertad de sus hombres libres (que no todos eran libres) Pero como todo poder hegemónico, la democracia era buena para ellos, pero no tan importante para sus aliados forzosos de la liga délica, que quizás tenían otro punto de vista respecto a la democracia ateniense.
En cualquier caso a nivel político, filosófico, artístico, literario y de organización social o formulaciones conceptuales de la sociedad, el individuo, y su entorno después de Atenas, la civilización occidental ha inventado cuatro cositas mal contadas, y ya me parecen muchas.

Acropolis

La civilización griega (y Atenas en particular) ha sido el faro que ha iluminado a Europa y sus causahabientes transatlánticos.

El ínclito “cabeza de pepino” Pericles tuvo en este escenario alguno de los momentos claves de su vida como estadista.

Aquí pronuncio Pericles su llamado discurso fúnebre (por ser durante las exequias de los primeros atenienses caídos en la guerra del Peloponeso) que ha llegado a nosotros gracias al padre de la historiografía moderna, Tucídides, quien lo relata en su obra, La Guerra del Peloponeso.

Es el año 431 a.C. la guerra acaba de comenzar, la liga de Délos comandada por Atenas se enfrenta a los lacedemonios y la némesis de Atenas, Esparta, una sociedad militar y cuyos principios y valores son antagónicos a los de los áticos.

Pericles arenga a los atenienses y pone de relieve cual es la superioridad moral (democracia) y militar (la flota) que les llevara a la victoria ante los aguerridos espartanos.

Como la historia tiene el capricho de repetirse y los que no la conocen creen que el mundo se está inventando ahora, dejo algunas frases del discurso que perfectamente podrían firmar muchos de nuestros gobernantes presuntamente democráticos.

 “Habitando siempre ellos mismos esta tierra a través de sucesivas generaciones, es mérito suyo el habérnosla legado libre hasta nuestros días”.

Disfrutamos de un régimen político que no imita las leyes de los vecinos; más que imitadores de otros, en efecto, nosotros mismos servimos de modelo para algunos. En cuanto al nombre, puesto que la administración se ejerce en favor de la mayoría, y no de unos pocos, a este régimen se le ha llamado democracia”

“Respecto de las leyes, todos gozan de iguales derechos en la defensa de sus intereses particulares”.

“En lo relativo a los honores, cualquiera que se distinga en algún aspecto puede acceder a los cargos públicos, pues se le elige más por sus méritos que por su categoría social…” ( En este punto concreto podemos apreciar que a estaban mucho más avanzados que en España hoy en día).

“Tenemos por norma respetar la libertad, tanto en los asuntos públicos como en las rivalidades diarias de unos con otros, sin enojarnos con nuestro vecino…”

“jamás obramos ilegalmente, sino que obedecemos a quienes les toca el turno de mandar, y acatamos las leyes, en particular las dictadas en favor de los que son víctimas de una injusticia, y las que, aunque no estén escritas, todos consideran vergonzoso infringir.”

La fratricida y devastadora Guerra del Peloponeso dio finalmente la victoria a Esparta, una victoria pírrica pues los espartanos quedaron exhaustos y su hegemonía dura muy poco tiempo, un breve periodo de hegemonía tebana dio paso a la tormenta macedónica que desencadeno Filipo El grande y que su hijo el inmortal Alejandro convertiría en eso que llamamos helenismo.

En cualquier caso el discurso de Pericles fue el de un estadista, si hubiera sido un mamarracho se habría limitado a decir “make Atenas great again” y darle una cachetadita en el culete a alguna bella ateniense.
Acropolis

Volviendo al sublime edificio, debemos recordar su devenir posterior a los discursos de Pericles.  Con la llegada del cristianismo, un templo dedicado a una diosa que además nació inmaculada y nunca conoció amante alguno (Partenos=Virgen) fue lógicamente consagradó a la Virgen María. La llegada de los turcos sustituyo la cruz por la media luna y el minarete en el año 1458.

De lo poco que queda tras muchos expolios

De lo poco que queda tras muchos expolios

Pero la mayor tragedia se produjo en 1687 durante la guerra de la liga santa, por entonces los turcos utilizaron la Acrópolis como polvorín. Una armada veneciana al mando de Francesco Morosini bombardeo el templo y se produjo una enorme detonación que hizo saltar por los aires todo el techo y numerosos pilares. De no ser por este lamentable episodio, el Partenón hubiera llegado a nuestros días en unas condiciones excelentes dada su antigüedad.

El Erecteion.

Eclipsado por el Partenón se encuentra el otro gran edificio del interior de la Acrópolis, el Erecteion.

El Erectión

Acropolis

El Erectión

El Erectión

Se construyó diez años después de los Propileos  y es uno de los lugares más sagrados de la Acrópolis y de orografía mas complicada, por eso su planta poco habitual. Son como tres edificios en uno, el principal con una cella dedicada a Atenea Polias (defensora). Al norte mirando a la ciudad hay una prolongación con un templo de columnas jónicas. Este templo da acceso a un espacio dedicado a Poseidon Erecteo que crea un patio a cielo abierto al que se adosa un baldaquino sostenido por seis cariátides (las auténticas en el Museo de la Acrópolis).

Las Cariatides del Erectión

Las Cariatides del Erectión

La blanca Atenas.

La Acrópolis desde la colina del Licabeto

La Acrópolis desde la colina del Licabeto

Acropolis
La Acrópolis también sirve para contemplar la blanca ciudad de Atenas, su enorme extensión, desde la Acrópolis veremos la colina de Filopappos, la mejor para observar la Acrópolis desde fuera, los restos del enorme templo de Zeus, la colina del Licabeto, o el cercano puerto de El Pireo .

Acropolis

Pasear, contemplar y tal vez recordar como dijo Pericles, que algunos de nuestros valores actuales son “…mérito suyo el habérnosla legado libre hasta nuestros días…” que lo sepan las generaciones venideras.

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Deja tu comentario