El frio invierno en el Museo Thyssen Bornemisza

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Los paisajes invernales en la pintura del Museo Thyssen Bornemisza.

Ahora que estamos en pleno invierno, es un buen momento para acercarse a los pintores “invernales” del Museo Thyssen Bornemisza.
Si el invierno y los gélidos paisajes son un género pictórico, no cabe duda de que hay dos escuelas que destacan por encima de cualquier otra, la flamenca del siglo XVI y sus herederos holandeses en el XVII. En cuestiones de nieve hasta bien entrado el siglo XVIII mandan ellos. Después habrá otros pintores de otras escuelas, pero todos ellos deudores de los tulipanes.

Jacob Grimmer -Amberes, c. 1525 -1590

Paisaje invernal con pueblo, patinadores en un río helado y cazadores en primer plano s.f.

Los inviernos bucólicos

Los inviernos bucólicos

 Jacob Grimmer, un flamenco seguidor del gran maestro Pieter Bruegel. Sabemos gracias a algunos tratadistas italianos que viajo por Italia. Sus pinturas eran religiosas, paisajes, estaciones del año y meses, así como la torre de Babel, un clásico de la epoca..

En esta pintura ya aparecen los patinadores, que tanto se prodigaran el siglo siguiente con los pintores holandeses. Una línea de horizonte alta nos relata un paisaje invernal algo bucólico, incluso con notas de humor como la mujer que ha resbalado, en primer plano. Sus cuadros son mas naturalistas que los de Pieter Bruegel aunque menos profundos en cuanto a significados y mensajes.

Lucas van Valckenborch. Lovaina, hacia 1535 -Frankurt, 1597

La matanza de los inocentes 1586

La matanza de los inocentes es una constante en la pintura del norte de Europa.

La matanza de los inocentes es una constante en la pintura del norte de Europa.

Otro pintor viajero del siglo XVII, natural de la universitaria ciudad de Lovaina, Valckenborch huyo de las guerras de Flandes y se refugió en Alemania concretamente en Aquisgrán hacia 1566. Pero en 1574 regreso a Flandes y cinco años después le nombraron pintor de corte de Matías de Habsburgo, gobernador de los países bajos españoles. Finalmente en 1592 se traslada a Frankfurt su última residencia.

Su estilo puede recordar en algo a Pieter Bruegel, diez años mayor que él. Si bien Valckenborch también destacó como retratista, por eso su cargo de pintor de cámara.

La matanza de los inocentes es un tema recurrente en las provincias flamencas, son los primeros mártires de la cristiandad, y el tema a fue popularizado por Pieter Bruegel quien plasmo la escena en un pueblo flamenco en pleno invierno como es este caso. Al igual que Bruegel se utiliza un punto de vista alto.

Jan Josephsz. van Goyen. Leiden, 1596-La Haya, 1656

Paisaje invernal con figuras en el hielo 1643

Mil figuritas pueblan los ríos helados de Holanda.

Mil figuritas pueblan los ríos helados de Holanda.

Pasamos al siglo XVII, y ahora los holandeses son los que se calzan los patines. Goyen es el hijo de un zapatero de Leiden, viajo por Francia antes de asentarse en La Haya. Su estilo de paisaje se enmarca en una corriente llamada “tonal” por su tratamiento realista y gran protagonismo de los cielos. Este señor era todo un holandés, pues su otra dedicación además de pintar era el comercio con tulipanes, actividades que no le reportaron muchos beneficios, pues murió en 1656 en completa ruina y la mayoría de sus bienes debieron subastarse.

En este cuadro destaca el gran protagonismo de un cielo invernal, cielo que se cubre a la ciudad de Dordrecht, dato conocido por que la gran iglesia que se aprecia es la Grote Kerk de dicha ciudad. El rio congelado es el Oude Maas (Viejo Mosa). La gran cantidad de figuras retratan a los lugareños tanto en actividades de ocio como en tareas cotidianas.

Aert van der Neer. Amsterdam (?), 1603/1604-Amsterdam, 1677

Escena de invierno con patinadores en un río helado 1650-1655

Vida social a orillas del hielo.

Vida social a orillas del hielo.

Van der Neer es otro holandés que pinta la estación más fría, o también podríamos decir otro pintor de patinadores, pues parece que dentro del género de invierno se puede crear un subgénero de patinaje sobre ríos helados.

Se aprecian claras similitudes con Goyen, en el uso del referido estilo “tonal”, realismo, gran predominancia de los efectos climáticos, horizonte bajo. Neer se especializo casi en exclusiva en paisajes invernales, tormentas de nieve, y puestas de sol.

En este cuadro vemos un punto de vista ligeramente alto con un rio congelado que va estrechándose. En primer plano hay un trozo de tierra donde se asientan los personajes que ejercen de espectadores e inmediatamente detrás los patinadores y los trineos. Una figura juega al colf que sería una especia de golf sobre hielo.

La ciudad (que no sabemos cuál es) se divisa bajo un ambiente gélido resaltado por los arboles esqueléticos y desnudos.

Salomon Jacobsz. van Ruysdael. Naarden, c. 1600-Haarlem, 1670

Escena de invierno con patinadores y trineos ante una ciudad Entre 1660-1670

El invierno feliz de Ruysdael

El invierno feliz de Ruysdael

Ruysdael, del gremio de pintores de Haarlem es más conocido por el gran público que los anteriores pintores. Es un paisajista consumado y quizás el mejor representante del estilo “tonal”. Sus rasgos más característicos son la limitación de la variedad cromática ciñendo las paletas a tonalidades de grises, verdes, amarillos y azules, especialmente en su época de juventud.
En un bello atardecer se desarrolla esta escena invernal, al contrario que algunos predecesores, Ruysdael retrata numerosos personajes pero concediendo el protagonismo a alguno en concreto y enfocando más la atención hacia él, en lugar de todo el conjunto de figuras. Se puede apreciar que el trineo esta profusamente tallado.

La ciudad se cree que es Arnhem pero quizás sea imaginada, en cualquier caso Ruysdael también otorga más peso a las arquitecturas que sus predecesores.

Ruysdael es el prototipo de pintor de inviernos felices, escenas pintorescas, alegres, divertidas y con gran colorido. Justamente lo contrario que su sobrino Ruisdael quien le gustan los gélidos, y sombríos inviernos con tormentas y ventiscas.

Jacob Isaacksz Van Ruisdael Haarlem, 1628/1629-Amsterdam  1682

Paisaje de invierno 1670

Un invierno duro

Un invierno duro

Pintor del gremio de Haarlem, viajo por Alemania y en 1655 se le sitúa en Ámsterdam, se especializo en escenas invernales, pero duras nada de patines y trineo. Sobrino del famoso Ruysdael, cambio la “y” por una “i” para que no le confundieran.

Ruisdael gusta de retratar la crudeza del invierno y mostrar los paisajes de Holanda bajo la acción de la nieve, con sus canales helados y pueblecitos. El aspecto lúdico del invierno no tiene cabida. El presente cuadro destaca una construcción relacionada con los almacenes de turba, un combustible muy utilizado en Holanda, y al lado contrario un árbol capta nuestra atención y entre sus ramas permite distinguir una aldea.

Marco Ricci. Belluno, 1676-Venecia, 1730

Paisaje de invierno 1728-1729

Invierno alpino

Invierno alpino

Y por fin abandonamos Holanda, nos trasladamos a Italia de la mano del pintor y escenógrafo Mateo Ricci, sobrino de más popular Sebastiano Ricci.

Este pintor salió por patas de Venecia al verse involucrado en un asesinato, y se fue a la hoy ciudad croata de Split donde residió cuatro años, en 1700 regresa a Venecia y en 1708 lo encontramos en Inglaterra. En su trayecto a las islas británicas se detuvo en Holanda y estudio a los paisajistas del país.

La obra de Mateo Ricci abarca todos los paisajes imaginables y es decisiva su influencia en los grandes pintores de vedutas del siglo XVIII como Canaletto, Guardi o Zuccarelli.

El cuadro presenta un frio paisaje nevado con una paleta de colores bastante limitada, se piensa que el lugar es el Valle del Piave en los Alpes italianos, muestra campesinos, viajeros y un pueblo todo ello en diferentes planos separados por pequeñas lomas y colinas.

Thomas Birch. Warwickshire, 1779-Filadelfia, 1851

Paisaje invernal en Filadelfia 1830-1845

Invierno americano que recuerda a el holandés

Invierno americano que recuerda a el holandés

A continuación nos vamos con un pintor inglés que con tan solo 14 años emigro a los recién nacidos Estados Unidos de 1793.

Este pintor estaba fuertemente influenciado por la escuela holandesa y el estilo “tonal”, quizás es de los primeros en llevar esas influencias al otro lado del atlántico, donde tanto éxito cosecharían.

Este norteamericano de adopción inaugura por tanto una tradición americana de paisajes de invierno y que luego seguirían entre otros los pintores de la escuela del rio Hudson que ya han aparecido varias veces en estos post de “pintores viajeros” y sobretodo los impresionistas americanos de finales del XIX.

Esta obra tiene una influencia holandesa muy notable, incluyendo el punto de vista con horizonte bajo con un gran espacio para el cielo y con figuras que nos recuerdan a sus “antepasados” holandeses.

Camille Pissarro, Santo Tomás, 1830 – París, 1903

Camino de Versalles, Louveciennes, sol de invierno y nieve 1870

"impresión" de frío

“impresión” de frío

Y terminamos con uno de los grandes del impresionismo, Camille Pissarro, nacido en la caribeña isla de Santo Tomás y residente un par de años en Venezuela, en 1855 se instaló en París y cuatro años después entro en contacto con Claude Monet, Renoir y Sisley, Pissarro es el único pintor que expuso en  las ocho exposiciones impresionistas celebradas entre 1884 y 1886.

Entre 1869 y 1872 pinto una serie de veintidós lienzos de la localidad cercana a Versalles de Louveciennes, parece que este paisaje lo pinto en varias ocasiones junto a Monet, y el invierno que aquí retrata es el de 1870, muy frio en lo climatológico y muy caliente en lo político y social para la nación francesa.

Es el año de la guerra franco prusiana y la Comuna de París. En parte Pisarro se trasladó aquí pues su casa había sido arrasada por los bombardeos alemanes de París.

Este cuadro se pinto colocando el caballete muy cerca de la puerta de su casa, la razón era poder entrar y salir de la misma con facilidad pues el intenso frio no permitía mantenerse mucho rato pintando a la intemperie.

Este cuadro es uno de los mejores de la serie dedicada a esta pequeña carretera. Existe otro cuadro de este mismo punto de la calle pintado por Monet desde la acera de enfrente y titulado Carretera, efecto invernal, atardecer.

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Deja tu comentario