Oráculo de Delfos, el ombligo del mundo.

4
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Y la morada del celeste Apolo.

El sitio arqueológico de Delfos en las laderas del Parnaso es la mayor representación de la cultura griega. En cierto modo por encima del Partenón u otros monumentos, pues Delfos encarna a la perfección el ideal panhelénico.

Oráculo de Delfos la quintaesencia de la Grecia clásica.

Oráculo de Delfos la quintaesencia de la Grecia clásica.

Se puede decir, que no solo es el ombligo del mundo, sino que en este lugar todos los griegos se miraban a su propio ombligo. Ante el oráculo de Delfos se citaban todas las polis griegas, allí acudían todos los griegos del continente, islas, y Asia Menor.

La razón era su célebre oráculo, pero también el festival panhelénico, los llamados juegos Píticos cuya era se inicia en el 582 a.C.  Y al igual que los olímpicos tenían lugar cada cuatro años, entre Agosto y Septiembre, mes de Bucatio según el calendario délfico y a partir del siglo IV a.C. en el mes de Heraios (octubre).

Algo asi debia de ser el oráculo de Delfos en su buenos tiempos.

Algo asi debia de ser el oráculo de Delfos en su buenos tiempos.

Durante los festivales no solo trabajaba el oráculo, sino que tenían lugar los eventos deportivos y los concursos literarios y artísticos. Delfos representa la identidad griega en cuanto religión arte, literatura y pensamiento, más que ningún otro lugar de la antigua Grecia.

Delfos: Información práctica.

Delfos se encuentra unos 180 kilómetros del centro de Atenas, algo más de dos horas si alquilamos un vehículo. Tener vehículo propio nos permitirá parar en el monasterio Osios Loukas, o el bello pueblo de montaña de Arachova poco antes de llegar a Delfos.

Aunque no es lo más aconsejable se puede realizar la visita en un día y estar de vuelta en Atenas a la tarde. Muchos operadores turísticos ofrecen esta opción.

En autobús hay seis salidas diarias que te dejan en Delfos al cabo de tres horas.

Entradas y Horario. (Incluye el Museo arqueológico de Delfos)

Horario y Precio.

De 8 am a 18:30 horas todos los días salvo festivos oficiales.

Entrada completa (incluye museo): 12€

Reducida: Estudiantes de fuera de la UE y mayores de 65 años. 6€

Gratuita: Estudiantes de la UE y menores de 18 años.

Delfos es Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1987, es decir, de los pioneros, pues sus merecimientos para estar en la lista no admiten discusión.

El ombligo del mundo se asienta en una ladera del Parnaso.

El ombligo del mundo se asienta en una ladera del Parnaso.

Del mito a la historia.

El origen mítico se debe al deseo de Apolo de fundar un santuario en el centro de la tierra. Atenea (siempre barriendo para casa) dijo que el centro era Atenas, de manera que Zeus zanjo la disputa haciendo volar a dos águilas desde los dos confines opuestos del mundo. Estos vinieron a cruzarse en Delfos, siendo por tanto este lugar el omphalos (ombilgo).

En el lugar ya se veneraba una piedra sagrada, que es nada más y nada menos la piedra que Rea le dio a Cronos en lugar de su último hijo.

Cronos se zampaba a sus hijos según nacían, tenia miedo de que sus hijos hicieran con él lo mismo que él hizo con Urano, su padre. Pero gracias a la treta de su hermana-esposa Rea, el ultimo pudo escapar, y esconderse en Creta donde lo crio la cabra Amaltea.

El último hijo no es otro que Zeus, destinado a reinar entre los dioses. Este es el origen de Delfos según la Teogonía de Hesíodo.

Ruinas de Delfos vistas desde el Tholos de Atenea.

Ruinas de Delfos vistas desde el Tholos de Atenea.

Otro de los orígenes míticos es el homérico, en este caso, es el propio Apolo quien manifestó,

En este lugar quiero erigir un templo glorioso para que sirva de oráculo a los hombres que ofrecerán perfectas hecatombes, tanto los que habitan en el opulento Peloponeso como el resto de los hombres de Europa y de las islas lavadas por el mar, que vendrán a preguntarme. Y yo les daré consejo infalible, contestándoles en mi rico templo.

Allí se fue el celeste Apolo y entablo un feroz combate con una enorme serpiente que poseía el don de la profecía. Dicha serpiente se llamaba Pitón, que según Hesíodo era anterior a la primera generación de dioses, la olímpica. Del tiempo de Gea, cuando aun reinaba el caos.

Tampoco olvidemos que en la Odisea, el rey Agamenón celebra descubrir que Aquiles y Ulises tienen una agria disputa. Esta disputa es la señal que el oráculo de Delfos vaticinó como anuncio del final de la guerra de Troya.

Y por último la arqueología ha confirmado la presencia humana desde la Edad del Bronce con rastros de principios del siglo VIII a. C.

La visita al yacimiento de Delfos.

Desde Atenas llegaban la mayor parte de peregrinos délficos transitando por la vía pítica, estos eran simples particulares o altas comisiones de la polis con importantes donaciones o con motivo de los festivales. La vía pítica era un auténtico “camino de Santiago” con establos, posadas, etc.

El Tholos de Atenea Pronaia era lo primero que vian los peregrinos.

El Tholos de Atenea Pronaia era lo primero que vian los peregrinos.

Hoy la carretera que da acceso al parque arqueológico parte en dos las ruinas conservadas, por encima de la carretera queda el propio santuario con su Vía Sacra, templo de Apolo, tesoros, teatro, estadio etc. Mientras que ladera abajo se sitúa el Gimnasio y el santuario de Atenea.

Precisamente este santuario es el primero que veían los peregrinos, el recinto sagrado de la Marmaria con el templo de Atenea Pronaia (La que esta antes del Templo).

El Tholos de Atenea Pronaia.

Un templo circular para el culto de Atenea

Un templo circular para el culto de Atenea

 la Marmaria

La ladera donde esta el Tholos se conoce como la Marmaria por los grandes sillares marmoreos empleados

Quizás el monumento que más aparece en fotos y folletos del santuario. Era un  templo circular de veinte columnas dóricas con un friso clásico con sus metopas y triglifos, en su interior había una segunda línea de 10 columnas corintias. Hoy solo podemos admirar tres dóricas.

Tholos de Atenea y al fondo el oráculo de Apolo

Tholos de Atenea y al fondo el oráculo de Apolo

Un entablamiento dórico clásico

Un entablamiento dórico clásico

Construido por Teodoro de Focea en el 350 a.C. es un templo clásico de transición al helenismo, de hecho su planta circular es ya un anuncio del helenismo.

El Gimnasio y la fuente castalia.

Antes de llegar a la fuente Castalia que se encuentra en una esquina de la carretera, se halla el gimnasio, construido en el siglo IV a.C. y modificado por los romanos que añadieron unas termas. Aquí se practicaría la lucha y el boxeo y además se situaba la palestra.

En la ladera del fondo se aprecia el Gimnasio de Delfos

En la ladera del fondo se aprecia el Gimnasio de Delfos

No muy visible en el borde de una curva de la carretera están los restos de la fuente Castalia, en la rocosa Hiampea entre dos piedra Fedriades. Aquí se purificaban los peregrinos y también los sacerdotes antes de efectuar el oráculo.

La Vía Sacra.

La Via Sacra, el último tramo de los peregrinos.

La Via Sacra, el último tramo de los peregrinos.

Tras pasar las taquillas se encuentra la entrada principal que es inicio de la Vía Sacra que conduce al templo de Apolo, aquí se desplegaban los monumentos votivos de la diferentes polis griegas, y sobre todo sus tesoros.

Esta vía permitía a las ciudades mostrar su importancia, era su escaparate ante el mundo helénico. Con sus estatuas, pódiums y templetes el ascenso hacia la morada de Apolo debía ser realmente espectacular, sobre todo durante los festivales, en que las ciudades mandarían largas procesiones.

Hoy en día, tal vez por ser el templo de Atenas, el tesoro de la capital griega se encuentra visiblemente restaurado. Es un templo de principios del siglo V a.C. y conmemora la victoria de los atenienses sobre los persas en Maratón.

Templo "in antis" que albergaba el tesoro de Atenas

Templo “in antis” que albergaba el tesoro de Atenas

El Templo de Apolo en Delfos y la ceremonia del oráculo.

El final de esta empinada Vía Sacra era el impresionante Templo de Apolo, construido por Trofonio y Agamedes. Su planta clásica tenia quince columnas en los lados y cinco en sus extremos. En el interior o cella había tres naves separadas por ocho columnas jónicas, y una cámara subterránea albergaba el adyton o lugar donde se encontraba la pitonisa.

Los peregrinos accedian al templo por turno, obtenido echándolo a suertes, con la excepción de las ciudades que ostentaban el privilegio de la promateia, o prioridad en la consulta, que eran Corintio, Tebas, Quíos y Naxos.

Desconocemos con precisión la “tabla de tarifas” del santuario de Apolo, pero un particular podría estar pagando por una consulta simple un dracma ateniense, una cifra asequible para un griego. Además este precio iria acompañado de diversas ofrendas como estatuas, trípodes y otros objetos, sin contar el sacrificio previo de un animal. Todas estas ofrendas estaban a la venta en el santurario, que lo divino no esta reñido con el comercio.

La Vía Sacra desplegaba todas las riquezas del mundo helénico

La Vía Sacra desplegaba todas las riquezas del mundo helénico

Por el contrario cuando la consulta era realizada por una polis con referencia a asuntos coloniales, económicos y de guerra, las ofrendas podían ser cuantiosas y ascender a grandes sumas e importantes obsequios.

Tampoco conocemos con exactitud la ceremonia que tenía lugar en el interior del templo de Apolo. Allí estaba el adyton donde se encontraba la pitonisa y sus sacerdotes. Una estancia albergaba a los donantes y otra a la Pitia, que subida a un trípode y con una hoja de laurel en la mano entraba en éxtasis. Se baraja, la sugestión el hipnotismo o el usos de sustancias alucinogenas como métodos de llegar al éxtasis.

Según Plutarco el fenómeno se debía a una grieta en el suelo desde la que emanaban vahos que hacían entrar en trance a la pitonisa. La leyenda dice que en tiempos inmemoriales un pastor paso por allí e inhalo los vapores, desde entonces veía el futuro.

En el interior de este templo se manifestaba el oráculo.

En el interior de este templo se manifestaba el oráculo.

Lo cierto es que el Apolo de Delfos se convirtió en un culto panhelénico de enorme trascendencia, sus oráculos son máximas de filosofía antigua expresada en forma de en enigma. Apolo ya no solo era Dios Profeta, sino legislador e informador de la cultura helénica y el oráculo de Delfos la mayor representación de la identidad griega.

En el templo estaba inscrito la máxima de los Siete Sabios de Grecia, “conócete a ti mismo”, y la letra E con la que los consultantes se dirigían a Apolo como “Tu eres”, en reconocimiento a su divinidad.

También los filósofos griegos reverenciaron al oráculo, “El Dios cuyo oráculo esta en Delfos, ni dice ni oculta, sino da señales” decía Heráclito, o Sócrates que siempre sintió una gran admiración por el oráculo. Precisamente fue el santuario délfico quien lo proclamo “el más sabio de los hombres”.

Otra curiosidad del oráculo de Delfos es la presunta tumba de Dioniso en el templo de Apolo. Dioniso era el patrón del templo durante los meses de invierno en que Apolo no estaba.

Esto de que los dioses griegos tengan atributos y pasiones humanas se confirma aquí mejor que en ningún otro caso, hay algo más humano que tomarse vacaciones.

Si un peregrino despistado llegaba a Delfos en invierno le podía ocurrir algo así.

-Buenas vengo a consultar el oráculo de Apolo.

Apolo no está, es que no lo sabe, en invierno se toma un descanso.

– Y que hago yo ahora

-Esta Dionisos en su lugar, si le hace una ofrenda es posible que le ofrezcan una copa de vino.

El Teatro y el Estadio de Delfos

Como los festivales délficos eran tanto deportivos como artísticos aquí el teatro se codea con el estadio. Justo por encima del Templo de Apolo en su mismo Témenos (territorio) se encuentra el teatro. Es del siglo IV a.C. aunque con reformas del periodo helenístico. En el tenían lugar las competiciones musicales. Su escena hoy casi desaparecida tenía un friso que representaba los trabajos de Hércules.

El Teatro de Delfos, justo sobre el Templo de Apolo

El Teatro de Delfos, justo sobre el Templo de Apolo

En lo alto de la ladera, más allá de la esquina noreste del muro que rodea al santuario, se encuentra el magnífico estadio de Delfos, el cual presenta un estado excelente de conservación, quizás por haber sido reformado en el siglo II d.C. Este era el principal escenario de los juegos piticos.

El magnifico estadio de Delfos

El magnifico estadio de Delfos

El fin de Delfos se precipito con la llegada del emperador talibán Teodosio que abolió el oráculo.

El monte Parnaso.

El Parnaso es el bello paraje sobre cuya ladera meridional se asienta el oráculo de Delfos, se trata de un bosque mediterráneo de abetos y prados silvestres, en la base del mismo crecen inmensos campos de olivos que parecen auténticos deltas fluviales que desembocan en las aguas del golfo de Corintio.

Desde el templo de Apolo se domina los montes cercanos.

Desde el templo de Apolo se domina los montes cercanos.

Apolo y Dafne de Bernini.

Apolo y Dafne de Bernini.

Este es el bosque donde moraba Apolo junto con sus musas, y en el tuvieron lugar muchas de sus correrías. Así cuando Apolo se burló de Eros, este le lanzo una flecha con punzón de oro al dios para que cayera enamorado de la ninfa Dafne, y otra flecha pero con punta de plomo a la ninfa, este punzón provocaba odio. Apolo persiguió desesperado a Dafne, la cual invoco a Zeus su protección.

Pero en mitología griega hay que tener mucho cuidado con lo que se pide. Así que el jefe de los dioses la convirtió en laurel y Apolo desconsolado prometió que desde ese momento todos los héroes serían coronados con una hoja de laurel, y el mismo siempre portaría una corona de laureles.

Finalmente muchos siglos después Gian Lorenzo Bernini inmortalizaría la escena.

En otra ocasión el sátiro Marsias llego a tener un dominio tan grande del aulós (flauta de doble tubo) que se atrevió a retar a Apolo en un desafío musical. Como la competición estuvo reñida y las musas no decidian un ganador, Apolo decidió que además de tocar el instrumento había que cantar, algo posible con la lira pero no con el aurós. Apolo no tuvo piedad, desolló y colgó de un árbol al sátiro. Ribera retrato la cruel escena de forma magistral.

Apolo y Marsías de Ribera

Apolo y Marsías de Ribera. Museo Capodimonte, Nápoles

Un buen plan para terminar la jornada.

La localidad que ha crecido junto a los restos del oráculo de Delfos, ofrece la triada clásica del turismo, hoteles, restaurantes y tiendas de suvenires. Los restaurantes y los alojamientos juegan con el añadido de las excelentes vistas. Desde las laderas del Parnaso se ven todos los campos de olivos y el golfo de Corintio al fondo.

Un mar de olivos desemboca en el estrecho de Corintio

Un mar de olivos desemboca en el estrecho de Corintio

Pero existe otra opción también muy atractiva, el mencionado golfo está a tan solo 16 kilómetros de distancia por lo que si se dispone de vehículo podemos acercarnos a la tranquila localidad de Itea.

La playa de Itea, lejos de la Grecia mas turística

La playa de Itea, lejos de la Grecia mas turística

Si nuestra visita es en periodo estival pocas cosas pueden relajar tanto como un chapuzón en la playa tras una agotadora visita a Delfos.

La playa no es gran cosa (más de piedras que de arena) pero el lugar es tranquilo y cuando atardece los pequeños restaurantes sacan sus mesas a la orilla y sirven los frutos del mar.

Una cena griega.

Una cena griega.

Viandas del mar a buen precio como es habitual en Grecia

Viandas del mar a buen precio como es habitual en Grecia

Una forma ideal de terminar la visita a los dominios de Apolo.

Parnaso

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

4 comentarios

  1. Pingback: Compañeros de Ruta: miradas (a través) de la cámara fotográfica | Te Apetece

  2. Muy ilustrativo y apasionado.
    Sobretodo en espñol es un abrigo que lo cubre todo, la locucion adverbial sobre todo, equivalentw a principalmente, se escribe separado, au que en catalan se escriba junto..

    Espero qUe tambien preste tencion a la ortografia, signo de conocimiento y cultura.
    Gracias por el interesante blog.
    Miren

  3. Pingback: Compañeros de Ruta: miradas (a través) de la cámara fotográfica – ¡Turismo guay!

Deja tu comentario