La busqueda de un Parque Nacional Africano. Consejos para safaris.

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Safaris en África: Cómo elegir un Parque Nacional

 Siempre supe que quería ir a África de safari pero no ha donde, sabía que quería ir a un gran Parque Nacional, pero no a cual. De manera que en esta entrada pretendo narrar como resolví mis incógnitas y a su vez que sea de ayuda para algún viajero que se halle en situación semejante.

vicfalls

Cataratas Victoria

Buscando un Safari en un gran Parque Nacional.

 Para decidir a donde ir partía de dos presupuestos básicos. Uno, quería un Safari en un Parque Nacional que tuviera todo lo “gordo”. Elefantes, búfalos, jirafas, cebras, y por supuesto leones. Todos los países del África subsahariana ofrecen safaris con abundante fauna. Pero los de película, los tipo “memorias de África” se sitúan más bien en el África austral y zona ecuatorial oriental, además hay que excluir aquellos países cuya situación interna no haga muy recomendable el viaje.

 Así que mi primera selección fue de ocho países, Uganda, Kenia, Tanzania, Namibia, Botsuana, Sudáfrica, Zimbabwe, y Zambia.

Midiendo el presupuesto de un Safari

 El siguiente criterio era el bolsillo. Nuestro presupuesto no nos permitía uno de los lujosos y elitistas safaris lodge que abundan en el continente africano, pero a su vez tampoco era tan exiguo como para tener que tirar de tienda de campaña y cantimplora. El tener un presupuesto medio no suele ser un problema en ningún otro continente, pero en el África subsahariana sí. Puedes encontrarte que en algunos sitios la oferta se reduce a los dos extremos, sin que encuentres nada en el término medio .O vas al súper Luxury Safari Lodge, o te pillas la tienda y el hornillo. Así de radical.

Descartando países.

Botsuana.

  Los dos primeros países en caer de la lista fueron Botsuana y Uganda por diferentes motivos.

botsw

Lujo en Botswana Foto: Valerie Hucklo. Lic Cc by-nc-sa

 El primero de ellos por cuestiones económicas, Botsuana ha decidido enfocar su oferta turística de Safaris en Parques Nacionales en el sector top, especializándose en los safaris de lujo, la oferta económica no existe, es una política deliberada, su gobierno así lo desea. Para colmo a los españoles les ponen más trabas burocráticas, pues por aquel entonces aún no se había resuelto la cuestión del Negro de Bañolas, Actualmente parece que existe alguna posibilidad de alojamientos de nivel medio y el problema referido ya esta resuelto.

Uganda.

 En cuanto a Uganda, [http://www.visituganda.com/ ; http://ugandainspain.webs.com/turismo.htm] este es un país con una buena oferta de Parques Nacionales, donde sin duda las estrellas son las cataratas Murchinson, Las Montañas de la Luna o Rwenzori, y sin duda alguna el Parque Nacional Selva Impenetrable de Bwindi, hogar de los gorilas de montaña. Esta última debe ser sin duda una de las más bellas e inigualables experiencias en África, pero en aquel momento yo no buscaba algo “especializado” como es el ir a ver “solo” gorilas, o unas cascadas, etc. Mis deseos se inclinaban a un pack completo con el Big Five, y una postal más propia de sabana africana.

murchinso

Uganda. cataratas Murchinson.Foto: Patrick Ehrler. Lic Cc by-nc-sa

 Continúan los descartes

 Los siguientes países en caer de la lista fueron Namibia, y Sudáfrica, también por razones diferentes.

 Namibia

 En el caso de Namibia, aunque a mí me gustan mucho los desiertos, estos siempre me los imagino con camellos, oasis y beduinos, no con leones y elefantes, el Parque Nacional de Etosha, esta en un desierto.

 Por eso la extremada aridez del paisaje namibio me echaba para atrás. En aquellos momentos yo tenía una fotografía mental de lo que debía ser un safari muy estereotipada por el cine y los “reportajes de La 2“, Ngorongoro y Serengueti eran mis modelos, y Namibia no encajaba en la foto a pesar de que me ofrecía opciones de presupuesto medio.

namibia

Foto: Lic Cc Nicolai Bangsgaard Lic Cc By

Sudáfrica

En cuanto a Sudáfrica, había indudables ventajas. Ya he comentado en otra entrada que este es un país idílico para mochileros, su oferta abarca todos los rangos de presupuesto, y sus atractivos van mucho más allá de los safaris, con innumerables posibilidades, centros de ocio como Gold Reef City, Viñedos, parques o reservas privadas, buceo en Durban e inmersión con el Gran Blanco en la zona del Cabo, etc.

 En cuanto a parques nacionales. Uno mundialmente conocido el Kruger National Park. Cuál era el “pero” entonces. Pues eso, lo que he dicho, demasiado turístico, la sensación de que en el Kruger National Park puedes acercarte a ver unos elefantes en compañía de 150 jeeps y 1200 turistas no terminaba de hacerme gracia.

kruger

Foto: Tim Ellis. Lic Cc by-nc

La elección se complica.

Kenia y Tanzania

 Al final debido a mis ideas preconcebidas, Kenia y Tanzania siempre estaban allí, son los países de los safarisSerenguetiNgorongoroAmboseliMasai Mara, son nombre míticos, la postal del Kilimanjaro o el Mount Kenya son iconos de África. Son los safaris del cine, si imaginamos una sabana africana, aunque lo ignoremos, son las sabanas de estos parques las que imaginamos. Ademas si te hartas de safaris, te das un garbeo por Zanzíbar (Tanzania) o Mombasa (Kenia) para disfrutar de sus playas.

Cráter del Ngorongoro

William Warby. Lic Cc by

 Pero la oferta de gama media esta complicada, sin llegar al extremo de Botsuana, estos dos países es obvio que priman al turista de alto standing. Con un presupuesto medio la cosa es complicada, y la información que obtenía decía que el turista de “medio standing”, no digamos ya el de bajo no es el mejor tratado, por otro lado aunque no descartábamos la tienda y la cantimplora, esta no era el plan B sino un plan como mínimo F .

 Durante algún tiempo cobro fuerza la idea de ir a un parque poco conocido de Tanzania, el Katavi National Park, más pequeño que los otros pero con igual riqueza de fauna y sobretodo más indómito y salvaje, sin aglomeraciones y grupos de turistas. Pero la inversión en tiempo para llegar allí, estar unos días y volver nos comía los 14 días de que disponíamos.

Zimbabue, el destino ideal…o eso parecia.

 A esas alturas Zimbabue, ya se destacaba como destino ideal, cada vez que buscaba información todo encajaba. Fuertemente influido por Sudáfrica copiaba de este país una oferta perfectamente adaptada a todos los bolsillos. Durante los años 90 fue considerado el mejor país de África para viajar como mochilero.

 Las credenciales eran las siguientes:

  • Un gran parque nacional, el Hwange National Park, con el Big Five, el Big Twelve, y lo que haga falta.
  • Otros parques secundarios como el Matobo National Park, famoso por los rinocerontes blancos, hoy casi extinguidos, además de sus formaciones geológicas.
  • El Mana Pools, en las riberas de rio Zambebe con muchos hipopótamos y cocodrilos más la posibilidad de hacer safaris en canoa.
  • Mas rebuscado pero también interesante, las ruinas del Great Zimbabwe. Y por supuesto las Cataratas Victoria, un gran reclamo.

Una línea férrea une Harare con la segunda ciudad del país, Bulawayo. En Bulawayo se puede gestionar las visitas a todos los puntos y desde allí partir a Victoria. Todo perfecto.

Ruinas de Great Zimbabwe

Ross Huggett. Cc by

 Listo. País elegido. Cumple con todo, así que compramos la Lonely Planet, empezamos a mandar mail a los albergues y hoteles, buscar billete de avión, mejores conexiones, medidas sanitarias, etc. Faltaban 20 días para partir pero todo va a dar un giro de 180 grados, había un factor que no habíamos tomado en cuenta.

El factor Robert Mugabe.

 En los años 60 la ex colonia británica se convirtió en Rodesia del Sur y el joven Robert Mugabe ingreso en la guerrilla ZAPU para luchar contra el régimen de apartheid impuesto por la minoría blanca con el apoyo de Sudáfrica. En 1980 logro un acuerdo con los blancos que transfería el poder a los negros y refundo el país como Zimbabue.

 Hasta finales de la década de los 90 el país funciono muy por encima de la media de los países africanos tanto a nivel económico como social, pero desde 1998 la crisis le llevo a promover una reforma agraria encaminada a reducir el porcentaje de tierra cultivable controlado por la minoría blanca, lo que le valió el inmediato embargo comercial por parte de EEUU y la UE.

 A partir de ese momento el deterioro del país ha sido fulminante, junto con las sucesivas elecciones fraudulentas que eternizan a Mugabe en el poder.

 Al tiempo de mi viaje y a falta de poco más de 15 días para salir llame a la embajada española en Zimbabue y me desaconsejaron por completo la visita. El panorama era de gran inseguridad, inflación descontrolada con importantes fraudes en el cambio de divisas, nada funcionaba. El otra hora eficiente servicio de tren Harare-Bulawayo, funcionaba o no algunos días, “depende” como diría un gallego. El Parque Nacional Hwange se había convertido en coto de caza para alimentarse. La más increíble de las noticias es que algunos de los leones de Hwange se estaban muriendo de hambre.

 En definitiva un panorama desolador, de esta forma con la fecha de supuesta salida a la vuelta de la esquina surgió el tapado de la lista.

Zambia

 En la pimera decada del siglo XXI Zambia ocupaba uno de los puestos más bajos de Índice de Desarrollo Humano, (actualmente ha mejorado algunas posiciones) pero la situación interna era tranquila.

 Buscando intensamente información sobre infraestructuras, parques nacionales, hoteles, etc, había ido dejando de lado a este país, y cuando volví la vista hacia Zambia me encontré un país que tenía lo que buscaba.

 Al igual que Zimbabue podía visitar las Cataratas Victoria, pues esto es perfectamente realizable tanto desde Zimbabue como desde Zambia, y en aquella época mejor desde Zambia.  En cuanto a Parques Nacionales, el Lower Zambebe, que es el “espejo” del Mana Pools de Zimbaue, es decir la orilla de en frente del río Zambeze, la cual hace frontera con los dos países, y el South Luangwa National Park.

South Luangwa National Park

 Este fue el parque finalmente elegido, no puedo compararlo con otros de los grandes parques africanos. Pero en los más de 15 foros y no sé cuántas webs que consulte, la opinión era absolutamente unánime, uno de los mejores Parques Nacionales de África.  Con la mayor densidad de población de leopardos de todo África, y una de las mayores concentraciones de animales que se producen en África, todo ello en las riberas del río Luangwa. Un tanto alejado de las rutas más empleadas por el turismo, pero quizás así sea mejor.

South Luangwa National Park

Foto Joachin Huber. Lic Cc by-sa

 Y claro también una infraestructura hotelera adaptada a todos los bolsillos, tanto en Lusaka, con el Cha-Cha-Cha Backpackers, o en Livingston el JollyBoys. Alojamientos adaptados a presupuestos medios, y en el Parque Nacional, hasta dos opciones de gama media, el FlatDogs y el Wildlife Camp.

mosi

Objetivo cumplido. Una “mosi” para celebrarlo.

 Así resulto la elección de un destino para un increíble safari y con un presupuesto medio. Puedo presumir que acerté, pues la experiencia fue plenamente satisfactoria, pero los detalles ya son cosa de otra entrada.

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Deja tu comentario