El rally de Patmos, parada express de crucero.

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Patmos el secreto del Dodecaneso

Patmos es una bella isla griega, la más septentrional del Dodecaneso, una de tantas y esto no es decir nada malo, pues son tantas y tantas las islas griegas dotadas con el don de la belleza que parece normal la posesión de este don por estas aguas.

patmos en crucero

Del crucero que realice, Patmos fue la escala con menos tiempo disponible, tan solo cuatro horas. Si tenemos en cuenta que no contratamos excursión alguna, sino que optamos por visitar la isla por nuestros propios medios, la velocidad y apremio con que hubo de realizarse la visita justifica el título de este post. El Rally de Patmos.

En Patmos no se atraca en el puerto sino en la bahía, procediendo al desembarco con lanchas del puerto. Aquellos que no han contratado excursión (nuestro caso) han de esperar a que desembarquen primero los que lo han contratado la misma. Esto ya rasca más de 45 minutos a la escala.

crucero lancha

Lanchas con destino al puerto de Patmos

Una vez en Patmos dos son los puntos turísticos a visitar. La gruta del apocalipsis  y la fortaleza monasterio de San Juan. Ambos lugares en lo alto de una colina, la gruta a medio camino y el monasterio en la cima.

Es posible hacerlo en autobuses públicos de la ciudad, pero si tu crucero se ha detenido durante un día entero o bien te encuentras alojado en Patmos y sin agobios. Pero si tu crucero es de “media jornada” esta opción es inviable por cuestiones de tiempo.

En este sentido Patmos resume uno  de los mayores inconvenientes del viaje en crucero, la carencia de tiempo para conocer un lugar de forma mínimamente adecuada. O pasas amplia y olímpicamente de los lugares turísticos del puerto o te apuntas al Rally. Nosotros hicimos el Rally.

Monasterio de San Juan Teleologo

Un taxi que te suba a la gruta del apocalipsis, espere unos 45 minutos de visita y a continuación te lleve al monasterio de San Juan donde dispondrás de aproximadamente de algo menos de una hora y media cuesta 20€. Un precio razonable, el problema reside en que el taxista no es exclusivo para ti, sino que está simultaneando tres o cuatro servicios idénticos al tuyo. Por lo tanto la subida a la colina del monasterio, en una carretera serpentiforme, con curvas de 180 grados se realiza a toda ostia.

Preparados, listos..¡YA!

Frenazo en seco en gruta del apocalipsis, bajar corriendo “in forty minutes here, take in mind  taxi number” , forty minutos después, subir al taxi casi en marcha, continua el ascenso derrapando y marcando crono, previamente mi hijo mayor de seis años ha echado la pota en la puerta de la gruta del apocalipsis. Le advierto al taxista que no corra tanto, ni puto caso. Frenazo en seco, “in one hour and a half here” y sale quemando rueda. One our and a half despues, recogida como si una carrera de relevos se tratara, vuelvo a advertir al taxista de la situación de mi hijo y las consecuencias que puede tener para la tapicería de su bólido, ni puto caso again. A falta de cien metros para la meta, mi hijo mayor deja su impronta de ADN  en todo el asiento trasero. El taxista maldice al cielo y a los jinetes del apocalipsis, y yo esbozo una sonrisa que viene a significar  algo así como “jodete, que se te aviso”.  Así que bajamos, pagamos y nos vamos sin decir una palabra, no sé qué pasaría con los siguientes copilotos y su opinión sobre el aroma de la parte trasera del vehículo.

Ahora resta correr al puerto y tomar un lanchón de vuelta al crucero, solo falta que en la escotilla de embarque un tripulante detenga el crono y nos comunique nuestra marca.

Tras esta breve y veloz descripción de una parada de crucero que representa lo peor de este tipo de viajes, paso a describir sus dos puntos turísticos por excelencia, ambos Patrimonio de la Humanidad.

La gruta del Apocalipsis.

Hace unos 1900 años atrás, más o menos, posiblemente en tiempos del emperador Domiciano fue desterrado a esta isla  San Juan el Divino, quizás en el marco de alguna persecución a cristianos. Allí San Juan dictó a su discípulo Prochoros el Libro de la Revelación  “Yo soy el Alfa y la Omega […] Lo que ves, escríbelo en un rollo “, un rollo que será el epilogo a la Biblia, su último libro.

Gruta apocalipsis

Entrada a la gruta del Apocalipsis

A la gruta se accede tras bajar 43 peldaños y su entrada está precedida por la capilla de Santa Ana construida en el 1090. En el interior de la gruta no se pueden hacer fotos, y es un pequeño espacio con numerosos frescos bizantinos del siglo XVI, donde un monje te señala los detalles a tener en cuenta. La piedra donde San Juan apoyaba su cabeza para dictar la obra y el atril que empleó Prochoros para escribir, y una grieta en la roca por la que se cuenta que Dios hablaba a San Juan.

En comparación a otras muchas iglesias y monumentos bizantinos, nada del otro mundo, si exceptuamos su valor pseudo-historico, poco que comentar, lo mejor sus vistas del precioso puerto de Patmos.

vistas desde la gruta

Monasterio de San Juan Teleologo

Entrada al monasterio de Patmos

Este monasterio se edificó encima de un templo dedicado a Artemis, data del 1088 y se hizo en honor al autor del Apocalipsis. El monasterio es uno de los principales de toda la iglesia ortodoxa, y su riqueza fue legendaria, teniendo uno de los mejores tesoros de esta confesión, incluyendo una soberbia colección de iconos compuesta de más de 200 piezas. Su archivo y biblioteca formado durante casi diez siglos, contiene tesoros como el más antiguo Evangelio de San Marcos conocido, y actualmente es un centro de investigación del pasado bizantino de primer orden.

Rincones del Monasterio de San Juanpatmos san juan
Patmos monasterio san juan
Monasterio de Patmos
"Monasterio

Sus capillas, Santa CruzPanagia, y Christódoulos  son excepcionales obras de arte bizantino. En la capilla Panagia se encuentran los frescos más antiguos, junto con otros más modernos del 1600.
En el nártex exterior se narran sucesos de la vida de San Juan contado por Prochoros y añadido en el siglo XVII y XVIII.

Frescos bizantinos del Monasterio de PatmosFrescos bizantinos
patmos-20
patmos-19

patmos-18

Frescos bizantinos del Monasterio de Patmos

En el piso superior del monasterio se encuentra el museo que exhibe algunas piezas de valor de sus valiosos fondos como la escritura por la que se traspasa este monasterio a los monjes, firmada por Alejo Comneno, el ya mencionado Evangelio de San Marcos (un fragmento) más otros documentos antiquísimos, iconos y numerosas joyas.

Por lo demás el monasterio tiene la fisionomía de un castillo, sobre todo visto desde fuera. Una fortaleza destinada a proteger sus valiosas reliquias que atraían a numerosos peregrinos y convirtieron este centro religioso en uno de los primeros de toda Grecia, posición que sigue manteniendo.

Chora y el resto de la isla.

El monasterio se encuentra en medio de un pequeño pueblo llamado Chora, un laberintico entramado de callejuelas repleto de capillas y pequeñas mansiones del siglo XVI y XVII recuerdo de un pasado comercial intenso.

pueblo de Chora
Molinos en Patmos

La isla con sus 13 kilómetros de largo ofrece excelentes playas y la tranquilidad que se deriva de no ser uno de los principales puntos turísticos playeros (no tiene aeropuerto). Me hubiera gustado explorar la isla, pero yo no fui de día playero y de relax, fui de Rally.

patmos

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Deja tu comentario