Palacio Papal de Aviñón, ¿cómo llegaron y se fueron los Papas?

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Aviñon, la ciudad de los Papas.

En Provenza a orillas del Ródano, se encuentra la atractiva localidad de Aviñón, son varios los motivos que hacen a esta ciudad digna de una visita, pero hay uno que domina sobre los demás, el Palacio de los Papas. Aviñón fue la sede del trono de Pedro durante casi 70 años. Pero, ¿como llegaron aquí los Papas?

El palacio Papal de Aviñon domina por completo la silueta de la ciudad.

El palacio Papal de Aviñon domina por completo la silueta de la ciudad.

Poder, codicia, nepotismo y simonía.

A lo largo del siglo XIII las eternas disputas entre los pontífices y los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico, sufrieron un golpe de timón cuando Clemente IV (1256-1268) decidió abandonar al Imperio como principal y tradicional aliado político del papado y aliarse con Francia. Para ello entrego el Reino de Sicilia a Carlos de Anjou.

Los franceses controlaban también Nápoles, y cuando el Papa eremita Celestino V se hizo con el cetro romano, la sede pontificia paso a Nápoles, fruto del control total que ejercían sobre este Papa, Carlos II de Nápoles y el cardenal Caetani. Este cardenal redacto la bula de renuncia de Celestino V y se alzo con las llaves de San Pedro tomando el nombre de Bonifacio VIII.

El famoso Puente de Aviñon, o Puente de San Bénézet

El famoso Puente de Aviñon, o Puente de San Bénézet

 Aviñon fue territorio del papado y no era dominio el rey de Francia. En teoria, pues en realidad el monarca francés ejercia toda su influencia sobre los papas de Aviñon.

avignonpuente

 Este Puente se construyó  a finales del siglo XII para dar paso a los peregrinos y comerciantes en camino a España o Italia. Tenia 22 arcos y fue reconstruido en varias ocasiones debido a las crecidas del Ródano hasta que se cansaron y se quedo como hoy lo vemos. Actualmente es visitable: Info.

 Bonifacio VII es el último Papa que defendió con uñas y dientes el absoluto sometimiento en todos los órdenes del poder temporal de los reyes y príncipes a Roma. Pero en los albores del siglo XIV las monarquías nacionales empiezan a tomar forma, y la Francia de Felipe IV, pondrá fin a las políticas de Bonifacio VIII, mediante la bofetada de Anagni.

Tras Bonifacio VIII, Francia “coloco” a Clemente V (1305-1314), ahora ya en Aviñon para tenerlo cerca. El periodo de Aviñon se fue llamado por sus opositores “cautividad de Avigñon”.

En estos casi setenta años, habrá siete papas, nominalmente huéspedes del Rey de Nápoles y Conde de Provenza pero en realidad títeres serviles de la monarquía francesa.

Pórtico de la Capila Mayor del palacio papal de Aviñon

Pórtico de la Capila Mayor del palacio papal de Aviñon

En este pórtico gótico recibian los Papas la Tiara despues de celebra misa.

Clemente V (Bertrand de Got, arzobispo  de Burdeos con anterioridad) ejemplifica perfectamente a estos papas:

  • Disolvió la orden del Temple, para quitarles sus bienes que fueron en parte a la corona francesa.
  • Compro con sus rentas de Burdeos el pontificado, por lo que le acusaron de simonía (como casi todos los papas de entonces, esto no le hace diferente).
  • Instauro un sistema profundamente nepotista elevando al obispado a todos sus familiares, y promocionando a la dignidad cardenalicia a cuantos franceses pudo. El nepotismo fue una constante en los papas aviñoneses. Por eso Dante en la Divina Comedia coloco a varios de estos papas en el Inferno.
  • Actuo siempre bajo los dictados de la corona francesa.

Su sucesor Juan XXII organizo el aparato burocrático del papado, y Benedicto XII y Clemente VI llevarían a cabo las obras del enorme Palacio de los Papas, el mayor edificio de gótico civil del mundo.

Maqueta del palacio de los Papas en Aviñon

Maqueta del palacio de los Papas en Aviñon

Este gran monumento es uno de los diez más visitados en Francia, en el solar que ocupa podrían ubicarse cuatro catedrales. Su visita requerirá más de dos horas como mínimo.

El Palacio asemeja a un Castillo, y en algunos puntos sus muros tienen cinco metros de espesor.

 Y es que la amenaza militar era más que probable en aquellos convulsos tiempos, especialmente en una sede “impuesta” por Francia al resto de la cristiandad.  El Palacio cuenta con diez grandes torreones de aspecto netamente marcial.

 La imponente mole se divide en Palacio Viejo, debido a Benedicto XII, y Palacio Nuevo de tiempos de Clemente VII, mucho más ostentoso.

El regreso a Roma, de momento…

La presencia de los papas en Aviñón provocaba muchos problemas en Italia, debido a la actitud levantisca y rebelde de las grandes familias burguesas italianas.

Para poner orden Clemente VI envió como legado a su mejor y más cualificado hombre, el cardenal castellano Gil de Albornoz, jurista y militar con experiencia en la Batalla del Salado, y la toma de Algeciras y Gibraltar a los benimerines.  Allí este insigne jurista redacto las Constitutiones, autentico compendio de derecho canónico que rigió en el Vaticano hasta 1816 y que sentó las base jurídicas para el regreso de los papas a Roma.

En 1367 Urbano V regreso a Roma, y fue recibido por Gil de Albornoz, que no pudo entrar con él en la Ciudad Eterna pues murió dos meses antes.  En 1370 Urbano V regreso a Aviñón, será su sucesor Gregorio XI quien regresara definitivamente a Roma en 1376, y cambiara la sede de San Juan de Letrán por el cercano Vaticano.

El Patio de Honor, con la ventana de la indulgencia en la esquina.

El Patio de Honor, con la ventana de la indulgencia en la esquina.

El espacio interior más monumental es el patio de Honor, que adquiere un importante protagonismo durante el conocido Festival de Teatro de Avigñon que se celebra en el mes de Julio. Otras estancias del palacio han sido acondicionadas para la realización de congresos.

Por su parte las salas del Grand Tinel y la Grande Audience se usan para banquetes, exposiciones y eventos. Finalmente una parte del palacio funciona como archivo del departamento de Vaucluse.

Vista del patio de Honor a través de la ventana de la Indulgencia.

Vista del patio de Honor a través de la ventana de la Indulgencia.

Desde esta ventana, el Papa daba la bendición a los feligreses que se concentraban en el Patio de Honor. De la ventana original no quedo nada despues de la revolución francesa, y es una reconstrucion de las que se pusieron de moda en el siglo XIX, a partir de grabados que la representaban.

Del Cisma al Concilio de Constanza.

Sin embargo Urbano V no fue bien acogido por los italianos, y los cardenales nombraron a Bartolomé Prignano como Urbano VI, cuyo carácter despótico le hizo caer en desgracia y los cardenales eligieron a Clemente VII,  el cual regreso a Aviñon, consumando así el cisma en la Iglesia.

Urbano VI en Roma y Clemente VII en Aviñon fueron sucedidos por Bonifacio IX y Benedicto XIII respectivamente.

La gran escalera desde la ventana de la indulgencia conduce a la capilla mayor.

La gran escalera desde la ventana de la indulgencia conduce a la capilla mayor.

A lo largo de la visita, destacan el salón de audiencias, la sala del ciervo, las estancias papales y y las capillas de San Juan y San Marcial, muchas de las pinturas ejecutadas por artistas italianos son excelentes muestras de arte gótico pero con atisbos de un incipiente precedente del cuatroccento renacentista.

Tanto los Papas romanos como los de Aviñon compitieron en nepotismo y corrupción, y el Cisma amenazaba con enquistarse y provocar una separación de iglesias definitiva. Intelectuales como Marsilio de Padua y Guillermo de Ockham propagaron la idea de que la infalibilidad no era atributo del Papa pero si de los concilios. Por fin el Concilio de Constanza entre 1414 y 1418, puso fin al Cisma. Aunque Benedicto XIII, se “mantuvo en sus trece” en Peñiscola.

Información practica de visita al Palacio de los Papas en Aviñon.

La web http://www.palais-des-papes.com/es ofrece una completa exhaustiva y detalladisima información, no solo sobre horarios y precios que se detallan aqui abajo, sino tambien, tarifas combinadas con el puente de Saint-Bénézet, tarifas reducidas y gratuitas, grupos, visitas guiadas, espectaculos de luz y sonido visitas tematizadas, visitas para niños, visitas por la ciudad, formas de pago, reservas, etc, etc.

Entrada principal al Palacio de los Papas

Entrada principal al Palacio de los Papas

Horarios

Todos los dias del año. Ultima entrada una hora antes del cierre.

1 de septiembre a 1 de noviembre: 9h-19h
2 de noviembre a 29 de febrero: 9:30h-17:45h
Marzo: 9h-18:30h
1 de abril a 30 de junio: 9h-19h
Julio: 9h-20h
Agosto: 9h-20:30h

Precios:

11€-Normal
9€-Reducida
5,50-Escolares

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Deja tu comentario