Museo de la Acrópolis, esperando los mármoles del Elgin.

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Museo de la acropolis, el museo necesario y deseado.

La Acrópolis, colina mítica no ya de la civilización griega sino también de todo occidente fue mucho tiempo criticada por el deficiente museo situado en la propia Acrópolis.

vista museo acrópolis

El Museo de la Acrópolis desde la colina. En primer término el teatro de Dionisos

Originariamente cuando Grecia obtuvo su independencia de Turquía se creó un pequeño almacen de objetos arqueológicos en una cisterna. Era 1833. Entre 1865 y 1874 se construyó un museo que fue demolido en parte durante la Segunda Guerra Mundial, posteriormente se restauró y abrió de nuevo sus puertas en 1964.

Pero si Grecia deseaba recuperar algún día muchos de sus tesoros repartidos por los museos del mundo, y mas concretamente los mármoles de Elgin necesitaba mostrar al mundo sus tesoros en una sede adecuada y así neutralizar el argumento esgrimido por otras instituciones para no devolver los restos expoliados.

El continente, un edificio pensado para el contenido

entrada
En 1978 hubo un primer concurso que quedo desierto. El siguiente fue en 1989 y lo ganaron los arquitectos italianos Nicoletti y Passarelli sin embargo los trabajos se toparon con el inmenso yacimiento arqueológico sobre el que se levanta el museo, 43.000 metros cuadrados de la antigua ciudad de Atenas. La polémica generada suspendió la construcción en 1999.

El último y definitivo concurso partía con la condición previa de preservar todo el antiguo sitio y se alzó con el concurso el estudio neoyorkino de Bernard Tschumi junto con el griego Michael Photadis.

Cumpliendo lo estipulado el museo integra a la perfección los restos de la ciudad ateniense.

El 20 de Junio del 2009 fue inaugurado el Museo de la Acrópolis. Se halla junto a la colina, en el antiguo camino que conducía a la “roca sagrada”, su ubicación permite un dialogo visual perfecto con la Acrópolis, y el último piso ofrece una vista panorámica de 360 grados de toda Atenas.

Figuras de yeso sustituyen a las autenticas robadas.

Figuras de yeso sustituyen a las autenticas robadas.

El edificio pretende ser fiel a los ideales clásicos de la arquitectura griega, como son simplicidad y armonía. Busca en todo momento la luz natural pues esta es la idónea para una exposición basada en esculturas.

Diseñado según su programa museístico, se articula en un nivel inferior, medio y superior. Toda la estructura se sostiene sobre pilotes para preservar las ruinas de la antigua Atenas sobre las que se incrusta, incluyendo amplios espacios con suelo de cristal.

Parte de los restos arqueológicos bajo el museo.

Parte de los restos arqueológicos bajo el museo.

Tras pasar por taquilla se asciende por una gran rampa de cristal transparente que nos conduce a la sección de colecciones arcaicas (donde no está permitido hacer fotos). En el piso central hay una amplia terraza con unas excelentes vistas a la Acrópolis donde se encuentra un restaurante.

La Acrópolis desde el Museo

La Acrópolis desde el Museo

Finalmente la parte superior está destinada a albergar los mármoles del friso del Partenón, una galería rectangular en un espacio predominantemente transparente, con una disposición de los frisos idéntica a la del Partenón

frisos y metopas del partenón

Frisos y metopas del Partenón

cariatidesInformación práctica.

Localización
Calle Dionysiou Areopagitou, junto al Teatro de Dionisio, al sur de la Acrópolis.

Horario de visita
De martes a domingo: de 8:00 a 20:00 horas (viernes hasta las 22:00).
Lunes: cerrado.

Precio
Adultos: 5€.
Estudiantes de la UE: entrada gratuita.
Estudiantes de otros países: 3€.

Transporte
Metro: Acrópolis, línea 2.

El Contenido del Museo de la Acrópolis.

El recorrido museistico se inicia con las piezas de época arcaica, por decir una, destaca el Moscóforo de las más conocidas obras de la época arcaica. En total son más de 400 esculturas de este periodo junto con numerosos objetos de idéntica cronología.

Nada más concluir la sección arcaica aparecen en un balcón interior las cinco cariátides del museo (la sexta en el Museo Británico).

Las Cariatides

Las Cariatides

Naturalmente la sala del Partenón en el piso superior es la sala estrella del museo, no por lo que es sino por lo que pretende, que es la recuperación de los tesoros repartidos por el mundo y que pertenecieron a la Acrópolis, y más concretamente los magníficos frisos mandados esculpir al gran Fidias por Pericles hacia el 450 a.c.

En total 160 metros que narran principalmente la procesión de la Panateas en honor de Atenea.

metopas

metopa

Los mármoles originales son alrededor de la mitad, y el resto de yeso y bien diferenciados, Lo mismo se aplica a las metopas que representan escenas de la Gigantomaquia, Amazonomaquia, centauromaquia y Illiopersis (Iliada) .

Centauromaquia

Los mármoles de Elgin.

Actualmente algunas instituciones como los Museos Vaticanos, la Universidad de Heidelberg y el Museo Salinas de Palermo han devuelto los mármoles que conservaban, pero otros museos como el Louvre o la Gliptoteca de Munich no han dicho “esta boca es mía”.

Pero sin duda la mayor colección es la acumulada por el noble escoces Lord Elgin que durante su mandato como embajador británico ante la Sublime Puerta, obtuvo permiso del sultan para llevarse “algunos mármoles”, así durante 1801 a 1805 arranco todo lo que pudo y lo almaceno en una finca de su propiedad.

Lord Elgin también choriceo una de las cariatides

Lord Elgin también choriceo una de las cariatides

Finalmente en 1816 el señor Elgin al borde de la ruina vendió la colección a la corona británica, y desde entonces esta se muestra en el mayor almacén de objetos robados del mundo, el Museo Británico. Casi la mitad del friso y ciento veinticinco metopas.

Los mármoles fueron limpiados con cepillos de púas metálicas siguiendo una corriente estética que concebía la antigüedad clásica en el color del mármol y no asumía la realidad estética, que era la de unas figuras policromadas.

Mientras el asunto no se resuelve los dioses esperan, a que su tesoros vuelvan al lugar que les corresponde.

panteon

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Deja tu comentario