Roma: Los 7 monumentos más importantes del Imperio Romano.

2
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Los 7 monumentos romanos que no te puedes perder en Roma.

Después de una entrada dedicada a la Roma cristiana, aquí va una para la pagana. Los 7 monumentos del Imperio Romano imprescindibles si visitas la Ciudad Eterna.

La Loba capitolina, símbolo de la Roma Imperial

“Luperca” La Loba capitolina, símbolo de la Roma Imperial

1- El Foro Romano

Sobra decir que es imprescindible. La presión turística obligó en el 2008 a convertir un espacio público y gratuito en uno musealizado, cuya entrada incluye el Museo Palatino y el Coliseo.

Vista del Foro del Imperio Romano en Roma

Vista del Foro del Imperio Romano en Roma

 El apelotonamiento de ruinas no impide hacerse una idea de lo magnifico que debía ser este centro político de la capital del mundo. Para el poco avezado, sino dedica tiempo y una buena guía, es difícil componer el mapa de todo lo que aquí se concentra.

 Para mi hay dos opciones de visita. Una cultural, en la que el visitante intente desmenuzar este inmenso espacio de poder, en donde los romanos forjaron el 90% de la teoría política que hoy rige Occidente. (cosa que hicieron gracias a Grecia que es la Original, Roma es la Universal y copiona) para ello empleara mucho tiempo y apoyo en guías competentes.

 Otra forma es simplemente dejarte llevar por el disfrute de unos restos arquitectónicos testigos de la inmensa grandeza de una soberbia civilización, que esculpió el destino de occidente. Y que si no hubiera existido nuestra vida actual se parecería tanto a lo que es hoy en día, como un saltamontes a un elefante.

Tribuna de oradores en primer termino, y las tres columnas del templo de castor y Pólux al fondo.

Foto: Ondablv. Lic. CC by-nc 2.0 – Tribuna de oradores en primer termino, y las tres columnas del templo de castor y Pólux al fondo.

Sus arcos de triunfo, la casa de las vestales, sus basílicas, la imponente tribuna de oradores, la curia romano, o las famosas columnas de Castor y Pólux son algunos de sus restos más visibles.

2- El Coliseo

Coloso= Gigante, Para los romanos los Gladiadores eran gigantes y su lugar de lucha por tanto el Coliseo, lugar de los colosos.

Centenares de turistas aguardan para entrar en el Coliseo

Centenares de turistas aguardan para entrar en el Coliseo

 Tras la apasionada y vehemente dinastía Claudia, y el año de los cuatro emperadores (69 d.c.), llego a los laureles imperiales la dinastía Flavia que gozo de más estabilidad. Roma estaba en la apoteosis de su poder y Vespasiano quiso dar a la urbe un inmenso “templo” donde se satisficiera una de las dos necesidades del pueblo romano. Pan y circo.

 El edificio se empezó a construir en el 71 d.c. sobre los restos de un anfiteatro anterior, y en un tiempo récord de nueve años se concluyó, por lo que Tito pudo inaugurarlo con unas fiestas que duraron 100 días. (Os imagináis 100 días de San Fermín).

En el 82 d.C. Domiciano añadió un piso adicional. Con cinco niveles que se distribuían según el rango social, los lugares más cercanos a la arena los ocupan las clase más altas.

Coliseo Romano

Foto: Alberto Cabas Vidani. Lic by-nc-sa 2.0 Coliseo Romano

 Sus 50.000 plazas no fueron superadas hasta el siglo XX, y durante muchos siglos sirvió de cantera de Roma. Hoy deben de ser innumerables los lugares construidos en la ciudad eterna que cuentan entre sus paredes con piedras del coliseo.

3- Los Grandes Arcos conmemorativos.

Los emperadores gustaban de inmortalizar sus logros con solemnes arcos de triunfo, costumbre que posteriormente usaran todos los grandes megalómanos de la Historia en infinidad de culturas.

Arco de Septimio Severo en el Foro Romano

Arco de Septimio Severo en el Foro Romano

 

 En el propio foro se halla el Arco de Tito uno de los más antiguos, o el grandioso Arco de Septimio Severo del año 203 d.C. que conmemora sus victorias sobre los partos.  Sus tres arcos con paneles servirán de inspiración al más conocido y grande de los arcos romanos, el Arco de Constantino.

Arco de Constantino.

Arco de Constantino el Grande

Arco de Constantino el Grande

 A pesar de su magnificencia, con 21 metros de altura y 25 de ancho, sus materiales son restos de otros monumentos. Así hay estatuas del Foro de Trajano, los grandes medallones proceden de un arco de Adriano, y ocho relieves pertenecen a la época de Marco Aurelio. El uso de estos elementos puede deberse a la falta de creatividad (y presupuesto) del tiempo de Constantino, o bien al deseo de este de entroncarse con grandes y prestigiosos emperadores como Trajano, Adriano y Marco Aurelio.

 Sobre un basamento se alzan los tres vanos flanqueados por columnas corintias, y en las enjutas se narran victorias. El friso contiene un ático con el acrónimo SPQR, Senātus Populusque Rōmānus, es decir «el Senado y el Pueblo Romano». En este se encuentra la dedicatoria a Constantino el Grande.

 La principal victoria narrada en el arco es la de Puente Milvio. Famosa y legendaria victoria de Constantino sobre Majencio en el año 312 d.C. que puso fin a la tetrarquia romana y que según la tradición cristiana y gracias a los escritos de Eusebio de Cesarea se produjo bajo intervención divina. Constantino vió una cruz en en cielo con la leyenda in hoc signo Vinces. (Con este signo vencerás) y ordeno dibujar una cruz en todos los escudos. El cristianismo convirtió esta batalla en el símbolo del triunfo sobre el paganismo, a pesar de que no era nada de eso lo que se debatía en la batalla.

Detalle del cuadro de Giulio Romano. La batalla de Puente Milvio.

Detalle del cuadro de Giulio Romano. La batalla de Puente Milvio. Ubicado en la sala de Constantino en el Vaticano. Foto Chad Goddard Cc by nd 2.0

Horario de visita y calendario para Foro Romano y Coliseo.

De 8:30 de la mañana hasta una hora antes de la puesta de sol. Abierto todo el año, salvo 1 de Enero, 25 de Diciembre y Viernes santo tarde.

Entradas adquiribles en el Coliseo, el Foro Romano y el Palatino, con validez de dos días.

TARIFAS:
12,00 € (entrada normal);
7,50 € (tarifa reducida). Jovenes 18-25, estudiantes y profesores. Gratuita menores de 18 años.

4- Columnas conmemorativas.

Si unos emperadores quisieron pasar a la historia con un arco otros lo hicieron con una columna.

 La de Trajano es la más conocida, con su cinta labrada de 200 metros que conmemora la victoria sobre los Dacios en las campañas de 101-102 d.C. y 106-107 d.C.. Es el mayor relieve de toda la antigüedad, además de lo grande, que es lo de menos, su importancia reside en la extraordinaria calidad y precisión de tan basta obra.

Monumentos Imperio Romano Roma. Columna de Marco Aurelio

Columna de Marco Aurelio

 En la céntrica Plaza Colonna se encuentra la columna de Marco Aurelio del año 180 d.C. que conmemora las victorias sobre los germanos y fue erigida por el Senado a titulo póstumo en memoria de tan insigne emperador.  Tiene 28 tambores de mármol que le proporcionan sus 30 metros de alto. En el interior hay una escalera que permite subir a lo alto. Coronando la columna una estatua de San Pablo que sustituye a la de Marco Aurelio.

5- El Panteón de Agripa.

Un icono no solo de Roma sino de la historia de la arquitectura. Construido por Adriano en el año 80 d.C. sobre un panteón del tiempo de Agripa, la mano derecha de Octavio Augusto. El nuevo templo se dedico a su memoria y fue ejecutado por Apolodoro de Damasco.

Monumentos Imperio Romano Roma. Fachada del Panteón de Agripa

Fachada del Panteón de Agripa

 Su gran pórtico clásico con dieciséis columnas de granito egipcio sostiene un frontón con un tímpano liso. En este espacio yo habría escrito algo así como “arquitectos de los próximos 2000 años, a ver si sois más originales que no hacéis más que copiarme”.

 Su cúpula con 43, 30 metros de diámetro solo fue imitada, no digo superada, por la inmensa cúpula de Brunelleschi en el Duomo de Florencia. La cúpula se sostiene a la misma altura que su diámetro.

 Esta construcción descansa sobre un muro cilíndrico de seis metros de espesor, y un anillo de cimentación de más de siete metros. Será Santa Sofía en Constantinopla el siguiente hito en la historia de las cúpulas, pues siendo menor (32,6 metros) en diámetro, tendrá la osadía de apoyarse en solo cuatro puntos.

Monumentos Imperio Romano Roma. Fuente de los delfines.

Monumentos Imperio Romano Roma. Fuente de los delfines, con su obelisco de Ramses II desde el interior del Panteón.

En su interior apreciamos su armonía del edificio, cuyos techos estaban recubiertos con bronces que fueron arrancados para que Bernini ejecutara en la Basílica de San Pedro su monumental Baldaquino.

6- Termas de caracalla.

La obra fue comenzada por Septimio Severo en le 206 d.C., finalizandols Caracalla en el 217 d.C.

Termas de Caracalla.

Foto: Marinero. CC by-nd/2.0/. Termas de Caracalla

 Son las mayores termas de la historia del Imperio Romano y podían acoger hasta 2000 personas. Sirvieron hasta el año 537 d.C. en que el cristianismo logro prohibir los baños como un entretenimiento público. El edificio tenia 228 metros de largo y 166 de ancho por 38 de alto, es decir medidas superiores a las de muchos estadios de futbol actuales.

 Hoy constituyen un agradable paseo ajardinado que nos permite relajarnos y descansar de otras zonas más ajetreadas de Roma

 Las termas de Caracalla se encuentran entre la Viale Aventino (avenida Aventino), y la Viale delle Terme di Caracalla (avenida de las Termas de Caracalla).

7- Boca della Verita

Para ser importante no es necesario que el monumento sea colosal. Hoy en el pórtico de la Iglesia de Santa Maria en Cosmedin, en Roma, podemos ver una vieja reliquia romana. La Bocca della Verità (La Boca de la Verdad), un gran medallón con un rostro barbado esculpido con casi dos metros de diámetro.

La Bocca Della Verita

La Bocca Della Verita

 Parece ser que era parte de una fuente romana, pero lo cierto es que no presenta signos de erosión por acción del líquido.

 Cono casi todo en Roma tiene una leyenda. La Bocca Della Verita, viene siendo un antiguo polígrafo detector de mentiras, de manera que quien introduce su mano en la boca de la misma y se le interroga acerca de algo, ya puede decir la verdad pues de lo contrario perderá la mano.

 La historia dice que un patricio acusaba a su mujer de infidelidad y quiso llevarla ante el juicio de la Bocca Della Verita. Esta ideo con su amante una argucia consistente en que el amante la asaltara en plena calle, y besara frente a todo el mundo. De esta forma cuando acudió a la Boca Della Verita manifestó que solo su marido y aquel insolente la habían besado, salvando así la mano, pues técnicamente no mintió.

 No obstante, ne es esta leyenda la que ha hecho famosa a la Bocca Della Verita, ni ningún emperador, senador o Papa. Ha sido el cine, y dos de sus mitos, Gregory Peck y Audrey Hepburn en la película de 1953, “Vacaciones en Roma”. Si no fuera por ellos a la Bocca Della Verita en Roma no la visitaba ni el Tato.

 

 

Datos prácticos.

Se encuentra en el pórtico de la Iglesia de Santa María en Cosmedin situada en la Piazza della Bocca della Verità, 18.

Abre de 9:00 a 18:00 durante el verano y de 10:00 a 12:00 y 15:00 a 17:00 en invierno.

Se pueden esperar colas de hasta media hora.

Es una visita gratuita

El Metro más cercano es Circo Massimo y el autobús 170 recorre la distancia entre la estación Termini y la Plaza de la Bocca Della Verita.

Si se miente cuando pones la mano en la boca, no pasa nada.

Senātus Populusque Rōmānus

Senātus Populusque Rōmānus

 

 

 

 

 

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

2 comentarios

  1. carmen pazos el

    Tienes unas fotos fantásticas. Conozco algunos de los sitios y me descubres otros fantásticos. Viva el alma viajera. Gracias por tu generosa manera de compartir este blog. Lo seguiré visitando.

Deja tu comentario