Monasterios tibetanos del Valle de Ladakh

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Los Monasterios tibetanos del Valle de Ladakh

Gompa = Monasterio tibetano

 Una de las grandes atracciones en las cercanías de Leh son los Monasterios tibetanos del Valle de Ladakh. Los monasterios medievales del valle de Ladakh son impresionantes, misteriosos, cargados de tradiciones, muy fotogénicos y más misteriosos que el Palacio de Jabba el Hutt en Tatooine.

 Al margen de las grandes excursiones de trekking con noches incluidas. Las principales visitas por los alrededores de Leh son realizables en una sola jornada. se trata de los monasterios o gompas tibetanos

 Además de los gompas que ya mencione en la anterior entrada. Durante mi estancia en Leh visite cinco situados por los alrededores, destacando el más fotografiado y famoso de los Monasterios tibetanos del Valle de Ladakh. El Thiksey Gompa.

El gompa Thiksey encaramado en su colina

El gompa Thiksey encaramado en su colina

El Thiksey Gompa

 El más visitado de los gompas del valle de Ladakh se encuentra a 19 kilómetros al sureste de Leh. Encaramado en un peñasco, las dependencias blancas y cuadradas con sus ventanas negras, parece que formaran escalones hacia la cumbre, donde los edificios de color granate albergan sus estancias más nobles.

 Los autobuses salen cada hora desde la estación de la ciudad y tardan 45 minutos en alcanzar el gompa Thiksey. Para volver el último sale a las seis de la tarde.

 Al iniciar el ascenso hacia la parte alta encontraremos una puerta principal donde un monje nos venderá la entrada. Entonces 15 rupias, hoy 20 rupias. El turismo tiene sus inconvenientes, pero los beneficios que genera la afluencia de turistas al gompa Thikse provoca que el monasterio este en un estado de conservación bastante óptimo.

El templo de Maitreya

 Lo más llamativo sin embargo data tan solo de 1980, y es el templo de Maitreya en el patio principal, que alberga el buda de 14 metros sentado en la postura del loto y que simboliza el futuro. La estancia decorada con murales tiene un piso superior a modo de terraza interior, de manera que al subir uno se encuentra a la misma altura que la cabeza del Buda.

Maitreya del Thiksey Gompa

Maitreya del Thiksey Gompa

El Du Khang

  En el extremo opuesto del patio se encuentra la zona más antigua del templo con su Du Khang, cuyas pinturas se encuentran bastante descoloridas.

Du Khang = Salón principal del monasterio. Utilizada para rituales y ceremonias religiosas, suele estar ricamente decorado.

 Durante mi visita, tuve la suerte de acceder al Du Khang mientras un grupo de monjes realizaban sus rezos por lo que la visita revistió un aire mucho más exótico de lo habitual.

Du Khang del Gompa de Thiksey

Du Khang del Gompa de Thiksey

Como ya he dicho no sé cuántas veces, da igual donde te encuentres en Ladakh, todas las vistas son magníficas, y en el gompa de Thikse no es diferente.

Más monasterios tibetanos del Valle de Ladakh

Gompa del valle de Ladakh

Gompa del valle de Ladakh

En otra ocasión decidimos alquilar un taxi y que este nos llevara de gira para ver monasterios. Gestionamos una ruta que incluiría tres gompas y su coste sería de 1000 rupias por vehículo (13 euros). Ellos te dirán que gompas son los visitados, o tu puedes sugerirle el itinerario.

 Si como era nuestro caso no estás muy bien informado sobre que gompas visitar, deberás fiarte del criterio del guía, de todas formas no está de más informarse un poco.

 De los tres gompas que visitamos, uno no fue muy buena elección, pero los otros dos valieron la pena.

 La elección fallida fue la primera visita, el gompa estaba cerrado a cal y canto, por tanto poco que hacer salvo las inevitables vistas, en este caso con el gompa de Thiksey al fondo.

Vista del Valle del Indo con el Gompa Thiksey al fondo

Vista del Valle del Indo con el Gompa Thiksey al fondo

El siguiente gompa compenso el fiasco del primero. El gompa de Matho.

El gompa de matho.

Gompas de Ladakh. Matho

Gompa de Matho.  Martin Sojka CC BY-NC-SA 2.0

 El gompa de Matho se encuentra a 27 km al sur de Leh. Menos espectacular arquitectónicamente que el de Thiksey, una vez dentro alberga algunas sorpresas, como su colección de Thangskas de más de 400 años.

 Thangka = Tapiz o bandera budista de seda pintada o bordada.

 Cuando uno tiene un primer contacto con los gompas suele pensar que en verano estarán más habitados que en el gélido invierno de Ladakh, pues bien. Error.

Festivales tibetanos

 El gompa de Matho alberga unos cuarenta monjes en verano frente al más de un centenar del invierno. Es entonces cuando entre febrero y marzo se celebra el festival del oráculo o Matho Nagram. En el mismo los monjes eligen dos oráculos llamados Rongzam, que son monjes del monasterio. Los días previos al festival los monjes elegidos meditan hasta ser poseídos por la deidad. Durante el festival realizan todo tipo de acrobacias y saltos temerarios, para finalmente realizar predicciones bajo la influencia del Dios.

Con Paulo y Andrea en el Gompa de Matho

Con Paulo y Andrea en el Gompa de Matho

 Los festivales son un gran reclamo de los gompas, pero hay uno, el gompa de Hemis, cuyo festival se celebra en Junio. Esto ha provocado que este gompa sea tan popular o más que el gompa de Thiksey, pues dadas las fechas acoge a gran cantidad de turistas.

 Matho está en el camino hacia Hemis.

 En un lado del patio se encuentra un pequeño museo donde se guardan los utensilios y máscaras usados durante el festival.

Pequeño museo del Matho Nagram

Pequeño museo del Matho Nagram

El Go Khang de Matho. Una experiencia flipante.

 Ya en el interior del Du Khang vemos las pinturas con los guardianes de las Cuatro Direcciones, y a continuación subimos al tejado donde se halla el Go Khang, la habitación de rezo y meditación más sagrada del templo. Es como una cueva donde se guardan las armas de los oráculos y la indumentaria ritual, espadas, máscaras, trajes, etc.

 Todo ello en una especie de caverna a la que se accede a gatas y su suelo está cubierto de cebada, mientras el incienso se desprende por todas partes.

El espacio es pequeño y hay cuatro monjes rezando, uno toca los platillos, otro el gong y los dos restantes las trompetas tibetanas. La experiencia es casi onírica, hasta ese momento la más intensa que he vivido en el viaje, y una de esas que quedan marcadas en la mente para siempre. Como ocurre en la mayoría de los Go Khang (no todos) las mujeres no pueden acceder a su interior.

 Las ceremonias realizadas en estas “capillas” son el llamado canto búdico del Ladakh: recitación de textos sagrados budistas. Y desde el año 2012 son patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Tengo que decirlo, las vistas son magnificas. Desde lo alto del patio de Matho se divisa el valle del alto Indo, parece un cuartel de frontera tomado de una película de John Ford.

El valle del alto Indo desde el gompa de Matho

El valle del alto Indo desde el gompa de Matho

 Antes de irnos a nuestro siguiente gompa, los monjes nos preguntan sobre nuestra procedencia, Paulo dice, Italia. Todos se miran como interrogándose, jamás han oído hablar de nada con ese nombre.

El gompa palacio de Stok.

El gompa palacio de Stok

El gompa palacio de Stok

 Es el Gompa más reciente pues data de principios del siglo XIX y fue construido por el último rey de Ladakh y ha sido la residencia oficial de la familia real de Ladakh desde que les expulsaran de Leh. Aún se aloja algún descendiente durante el verano.

 Los descendientes han convertido una buena parte del Gompa Palacio en un museo, contiene obras de arte, utensilios tibetanos, ropas ceremoniales y de corte, más algunos de los mejores Thangskas del valle de Ladakh. Allí aprovecho para comprar un par de mándalas (cartas esotéricas contra el mal de ojo).

Así concluye nuestro itinerario contratado por 1000 rupias vehículo.

Gompa de Phyang

Gompa de Phyang

Gompa de Phyang

 En otra jornada cogimos un taxi con rumbo a un solo gompa pues solo disponíamos de unas horas. El seleccionado fue el gompa de Phyang a 24 kilometros al este de Leh. A estas alturas, ya empiezan a parecer los gompas un poquito iguales unos a otros.

 En cuanto al gompa de Phyang destacar dos cosas (además de las vistas). El Go Khang con una gran colección de armas, y la deidad protectora de aspecto feroz.  Junto a ellos, varias calaveras y cuernos de animales, mas el colorido Du Khang profusamente pintado y decorado.

 Adicionalmente no todo es visitar el interior de los Monasterios tibetanos del Valle de Ladakh.  Phyang es un lugar ideal para pasear por los prados alrededor del gompa, con algunas zonas verdes y riachuelos es un lugar perfecto para dar un paseo y disfrutar del ambiente de paz que envuelve los alrededores de Leh.

 Y con esto terminan tres post dedicados a el valle de Ladakh, si el lector no puede ir a corto plazo a visitarlo, una buena recomendación es la excelente película Samsara del 2001 (no confundir con la de igual titulo del 2011) íntegramente rodada en Ladakh. En este film se podra imbuir algo de la religiosidad reinante en los monasterios tibetanos del Valle de Ladakh. 

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Comentarios cerrados