Monasterio de Hosios Loukás y sus mosaicos, esplendor del arte bizantino.

4
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Hosios Loukás 1000 años de tradición ininterrumpida.

1000 años de vida monástica

1000 años de vida monástica

Hosios Loukás (o Osios) es una de las más brillantes manifestaciones de arte bizantino que se conservan, tanto a nivel arquitectónico, como de pintura y mosaicos, sin olvidar la trascendencia cultural de un monasterio que lleva más de 1000 años de vida monástica ininterrumpida.

Hosios Loukás, conserva intacta la liturgia greco-ortodoxa y los cantos bizantinos.

Un conjunto Patrimonio de la Humanidad

Un conjunto Patrimonio de la Humanidad

Esto ha valido a Hosios Loukás ser Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1990, junto con los monasterios  de Dafni en Atenas y Nea Moni en Quios.

Hosios Loukás se encuentra a 168 kilómetros de Atenas, y tan solo 37 kilómetros de Delfos por tanto es muy habitual que la excursiones que se contraten a Delfos incluyan una parada en Osios Loukás durante el trayecto de ida o el de vuelta.

Información práctica.

Interior de Hosios Loukás

Interior de Hosios Loukás

Entrada.

Normal 4€ Reducida 2€

Gratuita: Estudiantes de la UE. Mayores de 65 años. Menores de 18 años

Horario.

Invierno 8:00 -15:00 – Verano 10:00 -17:00

Se pide atuendo respetuoso con el lugar e ir cubiertos, pero lo cierto es que son bastante relajados con esta exigencia, al contrario que en los monasterios de Meteora donde son más estrictos.

Origen del monasterio de Hosios Loukás.

La fecha de fundación de la comunidad es el 1011. Su fundación se relaciona con la vida del Beato Lucas quien profetizo que el monasterio perduraría hasta el fin de los tiempos.  Por aquel entonces aquí había un templo dedicado a Deméter, aprovechando el cual, se construyó una iglesia dedicada a Santa Bárbara.

Esta iglesia pronto adquirió fama y en ella fue enterrado el Beato Lucas, cuyo sepulcro pronto se convirtió en un lugar de peregrinación.

La antigua iglesia de Santa Barbara, ahora consagrada a la Virgen.

La antigua iglesia de Santa Bárbara, ahora consagrada a la Virgen.

EL Monasterio de Hosios Loukás.

El monasterio de Osios Loukás, o Hosios Luokás es el mejor ejemplo de arquitectura monástica bizantina que existe. En su patio de entrada podemos ver sus dos iglesias, la más pequeña a la izquierda consagrada a la Virgen, aunque como dije inicialmente, lo fue anteriormente a Santa Bárbara, y la más grande a San Lucas. La primera se cree que fue iniciada en el año 946 por el referido Beato Lucas.

lEn esta foto se aprecian los dos ábsides de ambas iglesias.

En esta foto se aprecian los dos ábsides de ambas iglesias.

Tiene planta de cruz griega inscrita. (Un cuadrado dividido cada uno de sus lados en tres partes, siendo mayor la parte central, y luego dividimos los puntos obtenidos creando así tres ábsides en un lado y tres pórticos en el contrario que forman un nártex.).  Los frescos de esta iglesia son del siglo XI.

Interior de la Iglesia consagrada a la Virgen, la más antigua.

Interior de la Iglesia consagrada a la Virgen, la más antigua.

El éxito del templo aconsejo la construcción de otro mayor para dar cobijo a los numerosos peregrinos, el cual se consagro en el 1011.

Se construyó con planta de octógono cruciforme, como San Sergio y San Baco en Constantinopla o San Vital en Ravena. Esta segunda iglesia se conoce como  Katholikón y a ella se trasladaron los restos de San Lucas desde la iglesia aneja.

Mosaicos del Katholikón

Mosaicos del Katholikón

A el suelo de Hosios Loukás también hay que prestarle atención

A el suelo de Hosios Loukás también hay que prestarle atención

Detalle del suelo

Detalle del suelo

El Katholicón cuenta con una gran cúpula de 9 metros de diámetro  y toda la iglesia está decorada por magníficos mosaicos y frescos.  Sin olvidar sus excelentes suelos de mármol y jaspe totalmente originales del siglo XI.

El espacio del Katholicón es bastante amplio pues no hay apoyos interiores sino una serie de espacios anexos que sostienen una galería, pero que no forman ninguna nave pues están cegados por gruesos muros a modo de contrafuertes. Esto crea un efecto arquitectónico poco usual para el ojo occidental, y genera la alternancia de espacios bien iluminados junto con otros en una sutil penumbra.

El sorprendente interios del katholikón en Hosiso Loukás

El sorprendente interior del katholikón en Hosios Loukás

Saliendo del Katholicón en una de sus paredes laterales hay un acceso que desciende a la cripta donde fueron trasladados los restos de San Lucas, antes ubicados en la iglesia de Santa Bárbara.

Cripta del Katholikón

Cripta del Katholikón

Frescos en la cripta y capitel con rosetón bizantino

Frescos en la cripta y capitel con rosetón bizantino

Los edificios anexos.

Originariamente la entrada principal se encontraba en el lado nordeste, allí estaba el “yordaneiron”, un edificio que se usaba como cuadra. Y muy cerca el “photonama”, un espacio sostenido por cuatro columnas y con las paredes muy ennegrecidas debido a las hogueras que allí se hacían, ya que era el lugar donde los monjes se refugiaban del frio en los meses de invierno.

Al lado del monasterio se encuentra el antiguo refectorio, totalmente reconstruido, pues fue destruido durante la segunda guerra mundial. Hoy el piso superior hace de taquilla del monasterio y museo. Y en la planta inferior se puede visitar, la cisterna, bodega, taller y antigua almazara.

El antiguo refectorio, hoy musealizado

El antiguo refectorio, hoy musealizado

Las estancias que alojan a los monjes son de construcción reciente.

Los mosaicos de Osios Loukás.

Los mosaicos de Hosios Loukás han soportado varias vicisitudes a lo largo de los siglos, fundamentalmente, terremotos, turcos, y segunda guerra mundial. Por tanto durante el siglo XX fueron sometidos a un amplio proceso de restauración que ha durado décadas, y en parte porque se ha quitado piedrita a piedrita y colocado en cada una de ellas un nuevo sustrato de mortero de cal. Todo un trabajo de chinos.

Fresco de la dormición de la Virgen

Fresco de la dormición de la Virgen

Los mosaicos del Katholicón se caracterizan por el fondo de oro brillante y pertenecen al llamado estilo bizantino temprano. Su iconografía es bastante compleja como es habitual en la religión ortodoxa, simboliza a una iglesia como imagen del cosmos, el espacio de la iglesia se divide en tres siendo el lugar más importante la cúpula que se decora con el Cristo Pantocrátor simbolizando el cielo.

Cúpula del Katholikón con Cristo Pantocrator

Cúpula del Katholikón con Cristo Pantocrator

Cristo se rodea de escenas representativas del ciclo litúrgico, mientras que a un nivel inferior aparecen santos y monjes de menor importancia simbolizando el mundo terrenal. Se calcula que en el Katholikón se representaron hasta 130 santos y monjes.

Presentación de la Virgen

Presentación de la Virgen

Santos y Padres de la Iglesia

Santos y Padres de la Iglesia

Santos en los espacios laterales

Santos en los espacios laterales

Los Mosaicos del nártex en Hosios Loukás.

El mejor conjunto de mosaicos de Hosios Loukás es el que se encuentra en el nártex, aquí se representa la incredulidad de Santo Tomas, la Anastasis, la Crucifixión y el Lavatorio. Son obras hechas unos veinticinco años después de las del naos y por tanto algo más naturalistas.

Los magnificos mosaicos del nártex de Hosios Loukás

Los magnificos mosaicos del nártex de Hosios Loukás

Detalle de los mosaicos del nártex de Hosios Loukás

Detalle de los mosaicos del nártex de Hosios Loukás

Un ejemplo perfecto es “el lavatorio” donde los rostros alcanzan gran naturalismo con sus típicas narices largas y estrechas, pliegues de las ropas muy definidos, que cuando corresponden a varias figuras parecen una masa compacta de cortinas. La escena rompe la simetría de composición típica de periodos anteriores y se adapta al espacio hemisférico del tímpano donde se inscribe.

El lavatorio

El lavatorio

Sin embargo el estilo es un pelín esquemático y aún lejos del brillante naturalismo del renacimiento bizantino de San salvador de Chora en Estambul, o la María Theokothos de Santa Sofía.

Otro ejemplo es la crucifixión donde los rasgos anatómicos del Cristo y la expresividad de su rostro caído sobre un hombro y con gesto de de sufrimiento parece que ya anteceden a otro estilo que está por venir, iniciando el abandono del hieratismo y sobriedad de esta época.

Crucifixión

Crucifixión en Hosios Loukás

La escena con su fondo de oro y las figuras de la Virgen con manto celestial y San Juan son la cima del mosaico bizantino del periodo medio.

La calidad de los mosaicos de Hosios Loukás apoya la teoría de que los artesanos que aquí trabajaron no eran locales, sino que debieron proceder de lugares más importantes como Atenas o incluso la propia Constantinopla, pues sus mosaicos no tienen nada que envidiar a los de Dafni en Atenas.

El nártex está presidido por un Cristo Pantocrátor en busto sosteniendo las sagradas escrituras, Todo un clásico en la iconografía bizantina. Observándolo es imposible no acordarse de los homónimos de San Salvador de Chora y Santa Sofía.

Cristo siriaco de Hosios Loukás

Cristo siriaco de Hosios Loukás

Por último dos detalles o curiosidades. El monasterio de Hosios Loukás está rodeado de grandes extensiones de olivo como ocurre en toda la región de Beocia, aquí se dice, o al menos ellos lo aseguran, que se produce uno de los mejores aceites de oliva ecológico del Mediterráneo.

aceitecologico
Y una anécdota poco conocida, el pueblo que se encuentra junto al monasterio, Stiri, es el lugar en que Edipo mato a su padre Laertes cumpliendo así la profecía que tanto intento evitar, y de paso convirtiéndose desde entonces en mito universal de todos los psicoanalistas del mundo.

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

4 comentarios

  1. Estoy preparando un viaje a Grecia y tengo planeado pararme en Hosios Loukás pero de los blogs que había consultado hasta ahora en ninguno se mencionaba este monasterio, había llegado a pensar que quizás estaba equivocándome al incluirlo pero por fin veo que no gracias a este detallado y completo post. Muchas gracias y un saludo

    • Gracias por tu comentario, es un placer saber que el post a parte de su información tiene una utilidad práctica. En todos los lugares existen sitios muy interesante que por algún motivo (crematístico por lo general, o no estar en las rutas explotadas), no son lo suficientemente promocionados a pesar de ser auténticos tesoros.
      saludos

Deja tu comentario