Paseando por Manila, una ciudad sudamericana.

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Una ciudad asiatica diferente.

La capital filipina tiene un aire especial, algo diferente al resto de Asia.

Superficialmente la herencia cultural española no es muy visible, en parte porque entre la dominación española y la plena independencia hubo una potencia en medio, Estados Unidos. Y esta potencia llevo a cabo un amplio programa de barrido de cualquier vestigio cultural hispano. Aunque no lo consiguieron con dos cosas, la religión, Filipinas es el único país mayoritariamente católico de Asia, y la cerveza San Miguel.

marines

El recuerdo de los yankees es muy visible en toda Filipinas

Pero si se rasca un poquito se descubren más “herencias”, la gastronomía es plenamente deudora de la española (si bien empeorándola, no mejorándola), la afición al juego, y un cierto desorden o caos que tiene un aire muy latino. Al final sino fuera por el idioma, y los ojos rasgados, Manila se parece mucho más a una ciudad de Sudamérica, que a otra asiática.

manila

Manila una ciudad diferente

Salvo los hoteles de lujo que se encuentran en Makati, la mayor oferta de alojamiento en Manila es encuentra en las calles paralelas al popular Roxas Boulevard. Desde este paseo marítimo  avanzaremos en dirección norte hacia intramuros, la antigua ciudadela española.

Roxas Boulevard.

Este animado paseo es un clásico en Manila, durante el día permite contemplar la espléndida bahía de la ciudad, y si no llueve, Manila suele tener unos cielos intensamente azules y muy luminosos. Por la noche sin embargo Roxas boulevard cobra una nueva vida, la vida de una ciudad que le gustan las terrazas, los locales de música, discotecas, y en general el ocio callejero, y todo aquello que pueda acerse al aire libre.

Roxas Boulevard

La mayoría de los locales de ocio tiene en Roxas Boulevard su correspondiente terraza.

Otra atracción de esta zona de Manila, aunque también existe en otros lugares, son unos restaurantes de pescado muy particulares. Se trata de una pequeña pescadería en donde tú compras los productos que desees como si fuera un mercado o una tienda normal.  A continuación te sientas en tu mesa y cuando venga el camarero le cuentas que viandas has adquirido. Este entonces te propondrá varias alternativas para cocinarlo, y eliges lo que más te guste, pides la bebida y a comer.

pez

Un pez esperando la sartén

En una mesa al lado de la mía, unos filipinos pidieron una gran langosta que se les sirvió viva y con el caparazón quitado. Cuando solo quedaba la espina central de la langosta aún estaba viva. Esto si es marisco fresco.

Parque José Rizal

Al norte de Roxas Bolulevard, antes de llegar a Intramuros, se encuentra el parque José Rizal.  Aquí tiene su monumento el patriota filipino, que busco una autonomía para Filipinas, y que este territorio fuera una provincia española, con representación en cortes e iguales derechos que cualquier otro territorio español. La ceguera e incompetencia de los gobiernos de la restauración y la inquina y maniobras de las órdenes religiosas de Filipinas auténticas organizaciones mafiosas que dominaban la colonia prefirieron llevarlo a un pelotón de fusilamiento.

roxasav
parquerizal
rizalmonumento

En el centro del parque está el monumento conmemorativo que recuerda al prócer. Y en un lateral del parque se halla la efectista recreación escultórica del fusilamiento. En ella incluso se hacen teatralizaciones y juegos de luces por la noche. La estatua recrea con figuras de mayor tamaño que un hombre, el momento del fusilamiento.

rizal

Junto al monumento se encuentra también el Chinese Garden, un rincón que te traslada a China.

jardinchino

The Manila Hotel

Antes de entrar en intramuros existe otra visita que puede interesar, en parte para combatir los rigores de la humedad y disfrutar del aire acondicionado. Se trata del histórico Manila Hotel, el establecimiento con más clase y abolengo de la ciudad, el decano de los hoteles de cinco estrellas.

hotel-manila

Cuando los japoneses invadieron filipinas en 1942, los americanos tuvieron que salir por patas rápidamente. Entonces Douglas McArthur pronunció la célebre frase “volveré,” y que hoy en día todo el mundo piensa que es original de Arnold Schwarzenegger en Terminator II.

manila-hotel
Hasta entonces de 1939 a 1941 el Hotel Manila fue la residencia de Douglas McArthur, y quien quiera pagarlo puede alojarse en la McArthur suite.

mcarthur
Nosotros lo dejamos para otra ocasión, pero si disfrutamos de un buen cóctel en su elegantes salones.

Intramuros.

Frente al Hotel ya se divisan las murallas de la fortificación española. Primero el baluarte de San Diego, realizado a finales del siglo XVI y junto al cual en una zona no muy visible, ni accesible se encuentra el monumento a Legazpi, como fundador de Manila. Algo abandonado la verdad.

legazpi

Estatua de Miguel López de Legazpi

Intramuros es la máxima expresión de lo que queda de la etapa colonial española en Manila, algunos restos de la fortaleza del siglo XVI, la mayoría de la del siglo XVIII, ordenada hacer por Carlos III, para que no se repitiera el fracaso ante los británicos de 1762, un puñado de iglesias y alguna casona decimonónica. La mayor parte del casco antiguo fue destruido por los bombardeos de McArthur en sus operaciones de recuperación de Manila.

intramuros

Acceso a Intramuros, la puerta con inscripciones de Carlos III

mansion-colonial

Una de las pocas casas de epcoa colonial que quedan

Los atractivos de Intramuros son pasear, visitar algunos de sus monumentos como la Iglesia de San Agustín donde se encuentra la tumba de Legazpi, o las pocas casas coloniales que sobreviven, junto con Casa Manila que es una muy conseguida reproducción de una mansión colonial del siglo XIX mandada construir por Imelda Marcos, esposa del dictador Ferdinand Marcos y opera como museo donde se describe la vida de las grandes familias en la colonia. La casa es de los años 80 del pasado siglo pero está muy bien recreada.

casa-colonial

Patio de la Casa Manila

sanagustin

Lateral de la Iglesia de San Agustín donde se encuentra la tumba de Legazpi

En Intramuros hay bastantes tiendas de suvenires, donde adquirir artesanía local, tejidos, o puros con el sello de la Compañía española de tabacos de Filipinas.

ninoscalles

La alegria de las calles de Manila

Dado el aire hispano de la ciudadela la mayoría de los restaurantes se inclinan hacia una gastronomía de fuerte influencia española. Y el plato estrella suele ser la paella. Muy buena por cierto.

paella

Paella del restaurante ilustrado

Dejo la recomendación del lugar donde yo pude degustarla. Y que considero es una excelente opción para comer en Manila por la zona de Intramuros.

restaurante

Exterior del restaurante Ilustrado

Restaurante Ilustrado

 

 

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Deja tu comentario