Mamallapuram, la ciudad de las rocas talladas.

1
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Mamallapuram, playa y monumentos en la roca.

Mamallapuram (también Mahabalipuram), es una ciudad a 50 kilómetros de Chennai, la antigua Madras de los británicos.

Se puede considerar uno de los enclaves más turísticos de todo Tamil Nadu. La razón es, la mezcla que atesora de monumentos esculpidos en roca, junto con otras cuestiones más prosaicas.

Mahabalipuram Beach

Una bonita estampa de la playa de Mamallapuram

Pasare de forma fugaz por estas últimas, para así luego recrearme en las primeras.

Mamallapuram mochilera.

La presencia de la Playa, aunque no sea paradisiaca al estilo Indonesia, o Filipinas, es un indudable aliciente. Este provoca una gran profusión de terracitas, restaurantes, cyber cafés, hoteles de rango mochilero, etc.

Playa de Mamallapuram

No es Pukhet pero bueno, no se esta mal.

La población mochilera es bastante visible, y toda ella compite por demostrar cual es capaz de vivir con menos presupuesto/día, cual es más amiguito de los locales y se hace fotos con niños, y cual viste más psicodélicamente, va descalzo, y esta “espiritualmente” por encima de los vicios mundanos. Esos que ellos mismos van a abrazar nada más regresar a sus lugares de origen.

Mochileros en Mamallapuram

Un indolente y vano mochilero tomandose un agua de coco.

Compras en Mamallapuram.

Las compras también son un reclamo, destaco tres clases.

·         Ropa barata: “Pa” aburrir, toda la que quieras, para llenar una maleta por cuatro duros y tener un fondo de armario mochilero para 10 años.

·         Sedas y artesanías indias: En el emporio Poompuhar Handicrafts. Shore Temple Road , Mamallapuram-603 104.

·         Piedra tallada. El suvenir típico de Mamallapuram, se puede adquirir en el establecimiento arriba mencionado, o en otros muchos. Abarca todos los rangos posibles de precios, y tamaños. salvo en el mencionado, en los demas establecimientos es posible regatear.

Historia de Mamallapauram.

El nombre del lugar parece deberse a un tal rey Pali conocido también como Mahabali, y por el vocablo Puram que es una denominación de ciudad o vivienda en sanscrito. Mahabali – Puram.

pescador en Mamallapuram

Mamallapuram fue un puerto comercial desde hace más de mil quinientos años. Y quizás sus pescadores no usaban medios muy diferentes al de este.

La dinastía que dotó a este pequeño puerto de su importancia histórica fueron los Pallava de Kanchipuram que tienen su periodo clásico entre los siglos V y VIII d.C.

Con ellos Mamallapuram se convirtió en la segunda ciudad del reino y su primer puerto. El arte, la arquitectura y la literatura florecieron, especialmente con Mahendravarman I (600 a 630) y su hijo Narasimhavarman I (630-680).

Muchos son los monumentos diseminados por la pequeña ciudad de Mamallapauram y una visita detenida implicaría más de dos días. Todos destacan por ser tallados en roca y además de una sola pieza (monolíticos), este es el principal valor que ha merecido a Mamallapauram su inclusión en la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO.

El templo de la orilla.

El único que no es monolítico, sino de varias piezas. No es muy grande, y su mayor atractivo es su situación al borde del mar, y el efecto que ha causado en el mismo la erosión de la brisa marina. Está ha conseguido que parezca un castillito de arena de esos que se hacen con barro dejando caer los trozos a través de los dedos.

Templo de la Orilla Mamallapuram

Templo de la Orilla Mamallapuram

Hoy el templo tiene a su espalda una gran pared de roca a modo de espolón protector contra las olas.

Este templo fue construido entre el 700 y 728 d.C. reinando Narasimhavarman II, y forma parte de un complejo de templos y otros edificios de lo que podríamos llamar patrimonio subacuático, o sea una pequeña atlantida hindú.

El templo tiene 18 metros en su punto más alto, se accede por un gopuram que da paso a la capilla real con su techo piramidal.

Chiringuito de Mamallapuram

Templo de la orilla a vista de chiringuito de playa.

En el pequeño interior se encuentran tallas y bajorrelieves en roca dedicadas a Vishnu y Shiva. Y alrededor del templo hay numerosas esculturas monolíticas.

Los cinco Rathas.

Estos templos si son monolíticos, y su nombre es algo así como los cinco carros, o cinco ruedas, siendo su referencia la oda del Mahabharata dedicada a los cinco hermanos Pandava que son Yudhistir, Bhima,  Arjuna,  Nakula,  Sahadeva y la esposa común a todos ellos Draupadi.

Cada personaje tiene un rhata, Draupadi tiene su rhata dedicado a la diosa femenina Durga y frente a su entrada hay un León tallado.

Rathas de Mamallapuram

Excursión de cole indio a los Cinco Rathas. Primero a la izquierda, Ratha de Draupadi, a continuación el Ratha de Arjuna, luego el Ratha de Bhima y al fondo el Dhamaraja. Tambien se ve “el culo” del Elefante.

Arjuna tiene un rhata muy labrado con figuras de Indra y Shiva. El dedicado a Bhima es el más grande, mientras que el Dhamaraja es el más alto y con mayor profusión de decoración esculpida.

Rathas de Mahabalipuram

Un mochilero posando delante del Ratha de Dhamaraja, al fondo el elefante y el Ratha de Nakula-Sahadeva

El más famoso de los Cinco Rathas es el Nakula-Sahadeva Ratha, pero no por el mini templo en sí, sino por el elefante que se encuentra a su lado y que se llama Gajaprishthakara, o mejor dicho culo de elefante, pues al entrar al recinto, es esta parte de su cuerpo la primera en divisarse. El Ratha de Nakula-Sahadeva esta dedicado a Indra, y el elefante es su montura.

Elefante de Indra en las Rathas de Mamallapuram

Elefante de Indra en las Rathas de Mamallapuram

El Templo de la orilla y los Cinco Rathas cuestan 5€, siendo su entrada conjunta.

La penitencia de Arjuna.

Sin duda el monumento más famoso de Mamallapuram. Se trata de un panel  de 30 metros de largo por 12 de alto totalmente esculpido.

La penitencia de Arjuna

La penitencia de Arjuna

Se representan dioses, animales, algunos semidivinos, y leyendas de los libros hindúes Panchatranta. También se conoce como el Descenso del Ganges pues se ha aprovechado una profunda hendidura en la roca donde esta esculpido, para representar el Ganges, pues en el pasado por esta brecha corria un manatial.

El descenso del Ganges. Detalle.

detalle de la penitencia de Arjuna

Dos detalles de la penitencia de Arjuna

Los Mandapams de Mamallapuram.

Se encuentran repartidos por la colina principal que domina la ciudad y la visita a todos ellos constituye un agradable paseo a pesar de la humedad de la ciudad, que te convierte en un Ganges caminante.

Estos son templos esculpidos en la roca, como todo en Mamallapuram, destacan por sus cuidadas y valiosas esculturas talladas en las salas hipóstilas que sirven de acceso a los mismos.

Trimurti Mandapam

Fachada o mandapam del templo Trimurti

Destacan el Trimurti temple, dedicado a latrinidad hindú, Brahma, Vishnu y Shiva, el Kotikal Mandapam se dedica a Durga, el Dharmaraja Mandapam que es el monumento más antiguo de Mamallapuram, el Mahishamardine Mandapam que es de los más trabajados. Justo encima del esta el Templo de Olakannesvara que proporciona unas espectaculares vistas de Mamallapuram.

Templo de Olakannesvara

colinas de Mamallapuram donde se encuentran los mandapams, en lo alto el Templo de Olakannesvara

Y por último, Mamallapuram es un lugar idóneo para comer marisco en la India, fundamentalmente dos productos, el Langostino tigre, y la langosta. Esta última, a razón de una rupia por gramo de peso.

langosta

Langosta mamallapuriense camino de la cazuela.

Y termino con una frase chorra para justificar la inclusión de una foto que me quedo muy chula. El intenso verde tropical de Mamallapuram.

Verde Mamallapuram

Verde Mamallapuram

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

1 comentario

  1. Foto chorra bien maja! 😉

    El Mahabharata es algo así como el Nuevo Testamento hindú, pero muchísimo más largo, en el que se narra la guerra entre Arjuna (hijo de Indra) y sus primos los Kauravas, un mogollón de demonios con muy mala leche. A Arjuna le ayuda su amigo Krishna, que es un avatar (encarnación) del dios Vishnu. Aunque ganan, el final de la guerra da comienzo a la nueva era en la que aún estamos, kali yuga (época negra), por eso aparece Shiva también representado.

    En realidad, el hinduismo no es una religión politeísta, sino que cada icono representa una función universal: la Trimurti son Brahma (lo que nace, se crea, se hace, el comienzo), Vishnu (lo que se mantiene, lo que continúa) y Shiva (lo que se destruye, lo que muere).

    Draupadi era una princesa cuya mano se ofrecía a quien consiguiera superar una prueba de tiro con arco. Arjuna fue el vencedor, y cuando los cinco hermanos fueron a contárselo a la madre de Nakula y Sahadeva (la madre de los otros ya había fallecido), antes de saber cuál era el premio, les dijo que lo compartieran a partes iguales. Y se casaron todos con ella.

    En fin, que no doy más la paliza en tu blog. Me pongo con esto y doy sermones como un cura. Buen post y vaya pelos, jajajajaja!

Deja tu comentario