India del Sur. Los remansos de Kerala.

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Kerala, remansos de agua y paz.

Los remansos de Kerala conocidos como Backwaters, son tal vez la mejor de las experiencias que se pueden vivir en este estado del Sur de la India. Y no digo poco con ello, Kerala desde hace algunos años realiza una activa promoción turística bastante más visible que la de otros lugares de la India.

Kerala un estado con muchos atractivos.

Kerala un estado con muchos atractivos.

Entre los reclamos destacan las playas, los tratamientos tradicionales de medicina natural conocida como ayúrveda. Estos han servido de coartada para la proliferación de resort y hoteles de alto standing que ofrecen tratamientos de salud basados en esta técnica.

También el Kathakali se ha convertido en un elemento de promoción turística usado hasta la saciedad. Se trata de un baile de más de 300 años de antigüedad con un complejo código de signos, y un cuidado vestuario y maquillaje. Este siempre se representa al anochecer y se acompaña del sonido de los tambores y el gong. La representación narra historias del Mahabharata, y del Ramayana.

El Kathakali, una imagen tipica de Kerala.

El Kathakali, una imagen tipica de Kerala.

En la representación se puede observar el proceso de maquillaje previo de los actores (no pueden participar mujeres), y se explica que sentimiento o mensaje significa cada expresión facial. Pero esta parte resulta realmente compleja de entender.

Aunque cada viajero puede tener sus propios y variados itinerarios, un clásico es visitar Fort Cochin, y desde allí desplazarse a Alappuhza (Alleppey) ciudad que ejerce como principal puerto para explorar los remansos de Kerala.

Una vez allí las posibilidades son recorrer los remansos en alguna de las diferentes opciones orientadas al turismo, o usar los ferries públicos recorriendo estas aguas interiores como parte de un itinerario.

Navegando por los remansos de Kerala.

De Fort Cochin a Alappuzha.

Fort Cochin  es la localidad con más reclamos históricos  y monumentales de Kerala. Fue por un breve periodo de tiempo la capital de la India portuguesa, cuenta con la iglesia católica más antigua de la India, mezquitas, una sinagoga y sus fotogénicas redes chinas.

Amanece junto a las redes chinas de Fort Cochin, los pescadores salen a faenar.

Amanece junto a las redes chinas de Fort Cochin, los pescadores salen a faenar.

Además es el lugar ideal para ver un espectáculo de Kathakali, o para comprar especies y objetos de artesanía, como el Netturpetti, el joyero étnico de la mujer de Kerala, que podemos ver en tiendas especializadas por España a siete veces su precio en Kerala.

El Netturpetti, joyero de Kerala.

El Netturpetti, joyero de Kerala.

Lo habitual para quien proceda del norte es haber llegado a Cochin en el Malabar Express procedente de Mangalore, si bien hay trenes desde Mumbai y Delhi de más de 40 horas de trayecto.

Estos paran en la estación de Ernakulam, nombre de la parte continental de Cochin. Alli en el muelle principal llamado Main Jetty zarpan ferries cada 45 minutos hacia y desde Cochin. El primero a las 6h. y el último a las 21h.

Junto a la estación de trenes se encuentra la de autobuses, medio idóneo para llegar a Alappuzha, hay más de 30 diarios por unos cincuenta céntimos de Euro, y recorren los 62 kilometros en 90 minutos.

Alappuzha, la Venecia de Kerala.

Justo al lado de la estación de autobuses de Alappuzha, se encuentra el muelle principal de los ferries públicos. Pero hay otras opciones.

El muelle de Alapùzha para ferries públicos.

El muelle de Alapùzha para ferries públicos.

Cruceros a Kollan.

Kollan al sur del estado de Kerala es un paso intermedio hacia las ciudades más meridionales como Trivandum y Kovalan destinos de playa, tanto para mochileros como para resort de lujo. El crucero dura 8 horas y realiza dos paradas, la tripulación lleva fruta, refrescos y cerveza para vender. Cuesta unos 5€.

Casas flotantes.

Esto ya son palabras mayores pues estamos hablando de precios no habituales en la “India mochilera”. Las casas flotantes difieren en sus precios en función de la calidad de la embarcación. Lo habitual es en torno a 100€ por pareja y día, o 200€ si es una familia de cuatro.

Una de las casas flotantes para disfrutar de los remansos.

Una de las casas flotantes para disfrutar de los remansos.

Se alquila con la tripulación, y se puede hacer cuantas paradas y visitas se desee.

Información para alquiler y cruceros en casas flotantes.

Desde Alappuzha: http://www.atdcalleppey.com/reservations.html

Desde Kollan: http://www.dtpckollam.com/

General: https://www.keralatourism.org/spanish/index.php

Circuitos de ida y vuelta

Para los que desean que origen y destino sea el mismo lugar , existen pequeños cruceros para grupos de unas 10 personas que por 6€ realizan un trayecto de dos horas y media.

Para los mochileros.

Los que viajen con presupuestos módicos tienen dos opciones clásicas. La ya mencionada del crucero a Kollan por 5€, si vas en busca de las playas del sur.

O como es mi caso el crucero a Kottayam de dos horas y media, con cinco salidas diarias entre las 7h. y las 17:30h (¡30 céntimos de Euro!).

Este más corto, es ideal si te diriges hacia el Parque Nacional de Periyar, para a continuación entrar en Tamil Nadu a la altura de Madurai, uno de los destinos clásicos de ese estado.

El crucero a Kottayam.

Tiene el aliciente de que según los viajeros es uno de los recorridos más bonitos de cuantos pueden hacerse. (No puedo comparar) El ferrie es sencillo, como un viejo y destartalado autobús de los años 70, pero ir sentado está garantizado, nadie va de pie, por lo que no hay aglomeraciones incomodas.

Interior del ferry público.

Interior del ferry público.

No existen lujos de ninguna clase, pero la parsimonia, el monótono ruido de la máquina y su lento navegar rinde honor al nombre de remansos. Parece que la navegación de esta barcaza no pretende crear ni un simple surco en las placidas aguas de estos canales.

Los remansos de Kerala son más de 1500km, con 38 ríos y 5 lagos, todo ello forma una red de canales, estuarios, lagos y deltas. No solo son remansos de agua, son remansos de paz.

Una paz que no impide que la vida se desarrolle en torno a los remansos. Durante nuestra navegación podemos apreciar que la vida puebla los pequeños canales, una vida que parece discurrir con la misma tranquilidad que las aguas.

Grupos de pescadores, mujeres trabajando en sus quehaceres, puentes levadizos que se abren lentamente. Pues nada navega por estas aguas tan rápido como para alcanzar el puente antes de que ese eleve.

Se aprecian las casas donde la gente vive adaptada al hábitat de los remansos, con sus barcas como vehículo, e incluso se pueden ver fiestas y celebraciones en algunos poblados,  algo de lo más habitual en la India, pero aún más en Kerala.

En definitiva una experiencia inolvidable que resulta obligatoria para todo aquel que visite Kerala, especialmente sabiendo que se puede disfrutar de ella con independencia del grosor de la cartera.

Disfruta del viaje a través de las fotos…con calma.
Proa del barco, rumbo a Kottayam.

proa

Agua mansa, sin duda.

Casas flotantes por el camino.

Mas casas flotantes

Vida en los canales.

Puentes levadizos.

Las casas flotantes son abundantes en los remansos de Kerala.

Tranquilos canales de Kerala.

Vuelta a un lago.

Un paisaje relajante.

Casitas junto a los remansos.

Un puente se abre con parsimonia.

Escenas cotidianas junto a los canales.

Pescadores de los remansos.

Una fiesta a orillas de un canal.

Fin de trayecto.

Fin de trayecto.

 

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Deja tu comentario