Gubbio Umbria Italia. Ciudad medieval que te sorprenderá.

1
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

 Gubbio, el secreto de Umbria.

 Gubbio es una preciosa ciudad medieval en las laderas del monte Ingino. Se encuentra en la región de Umbría y fue fundada por el pueblo que da nombre a esta región, los umbros, tal y como queda reflejado en las tablas Eugubinas un conjunto de siete tablas de bronce con rituales y normas de una cofradía del Dios Jupiter. Documento clave para comprender y descifrar la lengua  de Umbría.

Un casco histórico espléndidamente conservado

Gubbio. Un casco histórico espléndidamente conservado

 Una ubicación perfecta

 Gubbio  se encuentra en una posición céntrica de la península italiana, ubicándose a 216 km de Roma en dirección Noreste principalmente por la A1/E35, 444 km de Milán, 168km de Florencia, 382km de Venecia y 41km de la capital de Umbria, Perugia.

 Además de Perugia, existen unas cuantas ciudades italianas que constituyen grandes reclamos turísticos y se encuentran en un radio inferior a 100km de distancia, por lo que la ciudad es idónea para visitarla en el marco de una ruta por la zona.

Por ejemplo:

–       Asis – 48km

–       Urbino – 61km

–       Cortona – 84 km

–       Spoleto – 88km

–       Arezzo – 90km

De umbros a romanos, ostrogodos, bizantinos y carolingios.

 A su pasado como pueblo umbro le sucedió el dominio romano con el nombre de Iguvio. En el 89 a.c. fue municipio romano y en el 416 obispado. De este periodo es el teatro romano construido en el siglo I a.c. que era el segundo más grande del Imperio tras el romano de Marcelo. Actualmente se hacen representaciones veraniegas y desde el mismo se obtiene algunas de las mejores vistas de Gubbio.

Vista de Gubbio en las laderas del monte Ingivino

Vista de Gubbio en las laderas del monte Ingivino

  Este teatro también atestigua la ubicación de la ciudad romana en el llano del monte Inginus, y no en su ladera como ocurre actualmente, esta mudanza se produjo tras el saqueo ostrogodo del 552 y su posterior reconstrucción en el actual emplazamiento por los bizantinos.

Gëlfos y gibelinos.

Durante la Alta Edad Media fue cedida por Carlomagno a la iglesia y se vio envuelta en las luchas de poder regional con su rival Perugia, en parte por su condición de ciudad gibelina frente a la güelfa Perugia  hasta que en el 1257 los perugianos vencieron y paso a ser una ciudad de dominio Guelfo.

  A lo largo del siglo XIV el poder se alternó entre la iglesia y las familias burguesas guelfas hasta que el Cardenal Albornoz la sometió al control total de la Iglesia en 1354. Un control repleto de tensiones con diversas rebeliones burguesas. Finalmente burguesía y poder papal se aunaron en la persona de Antonio Montefeltro, Papa en 1490 y vicario pontificio de la ciudad hasta 1404. Los Montefeltro gobernaron Gubbio todo el siglo XV hasta ser sustituidos por lo aún más influyentes De La Rovere en 1508 que se mantuvieron al mando hasta 1631 fecha en que volvió a ser dominio de Roma.

El Duomo de Santa Maria

 Además del teatro romano las principales visitas a Gubbio son El Duomo de Santa Maria construido a finales del siglo XII con una fachada sencilla donde destaca el rosetón. En su interior, con planta de cruz latina de una sola nave se encuentra la Madonna del Belvedere de Octavio Nelli. Pintada en 1403 y aunque con elementos góticos dominantes, su naturalismo es más patente de lo que sería en cualquier obra coetánea fuera de Italia, por lo que anuncia el quatroccento que tanto desarrollo alcanzaría en Umbría.

Duomo de Santa Maria en Gubbio

Anochece frente al Duomo de Santa Maria en Gubbio

Palacios de Gubbio.

Aunque el edificio civil más destacado es el Palacio de los Consules. Si bien por cuestiones cronológicas primero hay que mencionar el Palacio Ducal de los Montefeltro símbolo del poder de esta familia. Su patio interior abierto al público está claramente influenciado por el Palacio Ducal de Urbino.

El studiolo de Gubbio.

Studiolo del Palacio de los Duques de Montefeltro en Gubbio

Studiolo del Palacio de los Duques de Montefeltro en Gubbio

   Federico da Montefeltro nacido en Gubbio construyó este palacio más modesto que el de Urbino. Igual que este cuenta con un studiolo, también menos elaborado que el de Urbino, pero igualmente obra señalada del cuatroccento y testimonio del gusto por las artes y ciencias que cultivo el Duque.

 El studiolo de Gubbio se encuentra actualmente en el Metropolitan Museum de Nueva York.

  Los estudiolos eran dependencias semiprivadas, separadas de la áreas públicas y destinadas al estudio, la lectura, y la meditación. Los motivos que decoraban estas dependencias eran a menudo una declaración de principios, valores y gustos del propietario, que reflejaban su filosofía y religión.

 La técnica empleada era la taracea. Al contrario que el studiolo de Urbino que hoy forma parte del Museo de la Marcas en dicha ciudad, el de Gubbio se desmonto y vendió en 1874. Tras varias vicisitudes consiguió salir en 1938 antes de la segunda guerra mundial rumbo a Nueva York donde fue adquirido por el Metropolitan, en donde se exhibe desde 1966 con una restauración en 1996.

 Como ya señale el Palacio de los Consules es el más notable edificio civil y también el más visible, pues domina cualquier perspectiva de la ciudad. Contiene una galería de arte, el museo arqueológico y las mencionadas Tablas Eugubinas. Su estampa es típica del renacimiento italiano y se debe a Angelo de Orvieto, el Palacio se encuentra en la llamada Plaza grande de Gubbio, una plaza colgante de gran belleza.

 Al margen de los principales monumentos si algo llama la atención en Gubbio es su perfecto estado de conservación, el absoluto predominio de la piedra y sus bellas callejuelas. El entramado urbano se definio en el siglo XIV, el de máximo crecimiento urbano. Probablemente el simple hecho de pasear por sus calles es el mayor de sus atractivos.

Palacio de los Consules en Gubbio

Palacio de los Consules en Gubbio

 Comer en Gubbio.

 Y como pasear en exceso provoca apetito, la oferta gastronómica es excelente, no solo por sus pastas sino también carnes, quesos, verduras y embutidos. Eso sí con un absoluto protagonista culinario, la inevitable trufa blanca presente en toda la cocina de Umbria.

 El viajero que lo desee podrá saciar  su hambre en la Taberna del Lupo. Excelente restaurante.

 El nombre del restaurante hace referencia a la famosa leyenda del Lobo de Gubbio y San Francisco de Asis. El feroz canido tenía atemorizada a toda la población por lo que San Francisco de Asís decidió salir a su encuentro y cuando se encontró frente al lobo le trazo la señal de la cruz, tras lo cual este se reclino mansamente y acompaño al santo hasta Gubbio en donde vivió hasta sus últimos días.

El bloguero frente a las vistas de de la ciudad de Gubbio

El bloguero frente a las vistas de de la ciudad de Gubbio

Foto principal:Plaza Grande de Gubbio en Umbría.
Benessere Umbria. CC BY-NC-SA 2.0

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.