Bazares de Estambul. El Gran Bazar y el Bazar de las Especias.

5
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Bazares de Estambul.

El Gran bazar y el Bazar de las Especias.

A pesar de los innumerables monumentos que ofrece una ciudad como Estambul, cualquier turista que se acerque al mismo reservara una parte de su tiempo para las compras.

Los bazares forman parte de todos los itinerarios, y en Estambul abundan los mismos y de muy variadas clases. Pero el turista fugaz, el que acude a la ciudad por un puente o una parada más en su camino a Capadocia, tendrá que limtar sus opciones.

Y finalmente siempre hay dos ineludibles, no solo por su fama, sino por su céntrica situación. El gran Bazar y Bazar de las especias o Egipcio.

El Gran bazar el mercado más grande del mundo desde hace mas de cinco siglos.

El Gran bazar el mercado más grande del mundo desde hace mas de cinco siglos.

El Gran Bazar. Kapalıçarşı

En el caso del Gran Bazar no podemos hablar de un simple mercado, sino de cinco siglos de historia estambulita. Es la historia de los otomanos en la ciudad. Desde 1455, año en que Mehmed II construyo el bazar, hasta su caída y la llegada de la Republica, por aquí han desfilado todos los sultanes y presidentes de Turquía.

A lo largo de la historia ha sufrido varios desastres. El más importante el incendio de 1954, que destruyo más de 1660 tiendas. Pero no es el único y desde 1694 se han contabilizado un puñado de ellos. Hay que sumar a esta lista de desastres los terremotos de 1509, 1765, 1894 y 1999.

Una ciudad interior. El gran Bazar.

Una ciudad interior. El gran Bazar.

El Gran Bazar en números.

 Kapalıçarşı cubre 45.000 metros cuadrados y da empleo a 20.000 personas, gracias a sus 3.600 tiendas distribuidas a lo largo de 64 calles que conducen hacia sus 22 puertas. En definitiva el mercado más grande del mundo.

Una de las 22 puertas del Gran Bazar.

Una de las 22 puertas del Gran Bazar.

El interior del Gran Bazar.

Esta inmensa estructura histórica, a pesar de su tamaño, es en realidad parte toda un área comercial de la ciudad. Las partes adyacentes al Bazar vienen a ser un gran barrio comercial que se adosa a los muros de Kapalıçarşı.

Aquí funciono en el pasado, el más antiguo banco del mundo. Hoy todos los bancos de Turquía tienen una sucursal en el Bazar. Existe una clínica, una comisaría de policía, una oficina de correos, y cuenta con un servicio propio de seguridad.

Una calle del Gran Bazar en un día inusitadamente tranquilo.

Una calle del Gran Bazar en un día inusitadamente tranquilo.

El Bazar se divide en sectores, de manera que existen calles especializadas en cuero, otras en cerámica, en oro, especias, cobre, alfombras, la zona de falsificaciones, etc.

Algunos de los rincones más sugerentes del Bazar son los llamados Hans. Estos eran los pequeños patios en donde se manufacturaban los objetos que luego se vendían en las tiendas. Algunos conservan esta función, mientras que otros se han convertido en tiendas, restaurantes o lugares donde tomar un café o fumar un narguil.

La oferta de teterías y restaurantes es bastante amplia, y suele concentrarse especialmente en pleno centro del Bazar. Para que cuando tengas hambre, o ganas de descansar, no te escapes.

El Bazar egipcio o de las especias.

El Bazar de las especias o egipcio.

El Bazar de las especias o egipcio.

Este Bazar se encuentra muy cerca del Gran Bazar, en dirección hacia el Cuerno de Oro y el Puente Gálata. Sus dimensiones nada tienen que ver con el anterior, pero a pesar de ello o gracias a ello, es probablemente más turístico. Sus comercios se orientan hacia el forastero de forma más evidente.

El Bazar se estableció en 1597 por orden de la Sultana Safiye, mujer de Murat III y madre de Mehmet III. Las obras quedarían inconclusas por espacio de 67 años. Hasta que la sultana Hatice Turhan madre de Mehmet IV lo concluyo dentro del complejo de la Yeni Camii. Los bazares anejos a las mezquitas imperiales cumplían la misión de financiar a la propia mezquita.

Refrescarte así es mejor que en una aséptica maquina expendedora de refrescos.

Refrescarte así es mejor que en una aséptica maquina expendedora de refrescos.

Su situación a tiro de piedra del muelle de Eminonü y el Puente Gálata favorece notablemente su afluencia de visitantes de todo el mundo. Estos penetran en sus pasillos como si de una aspiradora de turistas se tratara, y uno a uno va cayendo en las garras de los “encantadores” vendedores del bazar.

Vista del Bazar de las especias.

Vista del Bazar de las especias.

El sobrenombre de egipcio proviene de cuando Estambul era la parada final de la ruta de la seda. A partir de aquí los barcos se dirigían a Venecia que se encargaba de comerciarlas en Europa. Las especias provenientes de la India, y el sudeste asiático llegaban a Egipto y de allí cruzaban el Mediterráneo a Estambul que gozaba del monopolio para venderlas a los comerciantes.

El Bazar, con forma de L cuenta con 90 tiendas y se orienta a las especies, dulces, tés, frutos secos, y suvenires, confirmando así su cariz turístico.

Un puesto del Bazar de las especies, rindiendo honor a su nombre.

Un puesto del Bazar de las especies, rindiendo honor a su nombre.

Que comprar en los bazares de Estambul.

Oro.

No creo que el oro sea el principal objeto de deseo de los visitantes occidentales y la abundancia de joyerías obedece más bien a los gustos orientales. Por tanto he de confesar que desconozco si comprar oro es una buena inversión.

Oro en el Gran Bazar.

Oro en el Gran Bazar.

Cobre.

Las bandejas, jarras y utensilios de cobre son abundantes, y sorprendentemente pueden llegar a ser bastante caros, de acuerdo al trabajo realizado, y sobre todo en función de su antigüedad.

Ceramica.

Destaca por su variedad, y las tiendas donde se venden resaltan por su colorido. Las principales son la llamada cerámica verde de Canakkale, las azules y blancas que imitan el estilo de Iznik, y la de Kütahya, inconfundible por sus llamativos colores.

La inconfundible ceramic¡ca de Kütahya.

La inconfundible cerámica de Kütahya.

Alfombras y Kilims.

Respecto a este tema se podría escribir un post. Quien desee una alfombra debería indagar antes de hacer el viaje. Tanto en aspectos técnicos para reconocer su calidad, y por tanto su precio, como en lo referente a el comercio elegido.

Existe una tienda muy recomendada por turistas españoles, basándose tan solo en el hecho de que en la misma hablan español, como si eso fuera garantía de mejor precio o calidad.

La diferencia entre alfombra y kilim es que en el primer caso, son con tejidos anudados, mientras que los kilim son tejidos planos verticales y horizontales cruzados formando una trama. Esto se llama técnica de ranura. Los Kilim suelen ser más baratos que las alfombras.

Algunas reglas básicas son mirar el reverso. Si este es uniforme y no se aprecian los nudos, es fabricada a máquina. Si los colores son muy vivos y relucientes se debe al uso de tintes artificiales. Los tintes naturales suelen ser terrosos, y en tonos pastel, o añil. Los precios abarcan absolutamente todos los rangos.

Cuero

Siempre fue una de las compras más habituales en Estambul. Pero sino encuentras algo interesante, ten cuidado. La misma pieza o prenda, puede ser más barata en un mercadillo de tu ciudad.

Cristal, cajas artesanales, miniaturas y antigüedades.

Destaca el cristal llamado Cesmibübül y sus características líneas azules y blancas. Las cajas de taracea con incrustaciones en hueso, o nácar, que recuerdan a muchas de las que podemos encontrar en Andalucía.

Tejidos.

En un lugar que es fin de la Ruta de la Seda se puede encontrar seda, obviamente, pero también pasmina, o tejidos de algodón hechos a mano como los conocidos  ”ikats”.

Por último, los más variados suvenires, donde destaca por encima de todo el “ojo turco” y naturalmente toda clase de falsificaciones de las primeras marcas del mundo

Para deleitar el gusto.

En cuanto a este aspecto quizás sea el Bazar de las Especias, el mas adecuado. Al menos en aquellas viandas objeto de deseo de los turistas.

El caviar es fácil de encontrar. La relativa cercanía de las fronteras turcas con el mar Caspio debe originar una ruta del caviar hasta Estambul. No es barato, pero si eres amante de esta delicatesen puede resultar rentable. Me consta de viajeros que compran caviar en cantidades respetables, para luego venderlo en sus respectivos paises.

Caviar

Caviar

Más asequible son las bandejas de especies, el té, y las inevitables delicias turcas, uno de los suvenires más habituales.

Bazar egipcio. Cerámica y especias.

Bazar egipcio. Cerámica y especias.

Menos reclamado y publicitado es el queso turco, pero merece la pena probarlo si eres amigo de este producto. Como yo soy muy ratón para esto de los quesos, no dude en hacerlo, y hay muy buenos. Para el no entendido en quesos turcos tienen pinta de ser todos muy parecidos. En cuanto a su sabor he de decir que recuerdan mucho a los quesos griegos, por mucho que los turcos discrepen con esta opinión.

Quesos de Estambul. Merecen la pena

Quesos de Estambul. Merecen la pena

Información

bazar-outdoor

Horario bazares.

Gran Bazar. De lunes a sábado de 8:30 a 19:30 horas. Domingo cerrado

Bazar de la especias. De lunes a sábado de 8:00 a 19:30 horas. Domingo cerrado

Ubicacion

Con esto concluye una breve reseña de los dos principales bazares de Estambul. El gran bazar y el Bazar de las especias. No olvidar que son los más turísticos pero no los únicos, Estambul está lleno de bazares perfectos para tus compras que te sorprenderán, y tal vez sean más auténticos.

 

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

5 comentarios

  1. Pingback: Bazares de Estambul. El Gran Bazar y el Bazar de las Especias. - i am travel blogger

  2. ¡Me encanta Estambul y sus bazares! A mí me gustó más el de las Especias, volvería una y otra vez, con sus colores, aromas, los tés… Una pasada. En cambio el Gran Bazar me pareció abrumador, enorme y laberíntico, me perdí y había demasiados cachivaches… Eso sí, los dos turísticos un rato, pero aún así tienen su encanto.
    Un abrazo de la cosmopolilla

    • Los dos son la caña. Yo fui en Marzo, en una epoca sin puentes ni semana santa ni nada, y me sorprendió que el Gran Bazar entre semana no estaba tan lleno y abarrotado como me habian dicho. Eso si, el fin de semana a tope y el de las especias a todas horas, pero son visitas casi obligadas.

Deja tu comentario