Eminönü y Beyoglü. Las dos orillas del Puente Galata.

2
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

De Eminönü a Beyoglü cruzando el Puente Galata

Uno de los recorridos más populares de Estambul

 El paseo que nos lleva desde Eminönü a Beyoglü a través del Puente Galata es, si exceptuamos la explanada del Hipódromo y todo el área de Sultanahmet, el itinerario más frecuentado por los turistas que llegan a esta fabulosa ciudad. La zona de Eminönü es un clásico para los viajeros, y no solo para ellos sino para una buena parte de los estambulitas.

Eminönü punto de encuentro.

De Eminönü a Beyoglü. Ajetreo en Eminönü junto al bazar de las especies

Ajetreo en Eminönü junto al bazar de las especias

 En Eminönü confluyen mareas humanas que descienden de la colina que alberga el Gran Bazar, mareas que desembocan en la explanada donde se encuentra la Yeni Camii o Mezquita Nueva. Algunas salen de la puerta principal del Mercado Egipcio, y otras llegan de los muelles de Eminönü, o de la cercana terminal de tren Sirkeci (Que fue la del mitico Orient Express).  También van y vienen tranvias y transeutes por Hüdayendigar Caddesi o Muradiye Caddesi que comunican con Santa Sofia y Sultanahmet.

 En este centro neuralgico se accede a uno de los lados del Puente Galata, uno de los símbolos de Estambul y que comunica con el barrio de Karaköy, mas conocido por los turistas como Galata.

La Yeni Camii o Mezquita Nueva.

De Eminönü a Beyoglü. La Yeni Camii preside la explanada de eminönü

La Yeni Camii preside la explanada de eminönü

 Estamos en la parte sur del Cuerno de Oro, y presidiendo a la concurrencia de turistas y locales, se ubica la Yeni Camii, que si hablara podría decir “hay otras mezquitas más famosas que yo, pero yo me he colocado mejor en la foto”.

 Y es que la Yeni Camii o Mezquita Nueva (Dirección: Rüstem Paşa Mh, 34116; Horario:L-D: 8.00 – 24.00; Entrada Libre), se situá en un lugar privilegiado del skyline estambulita. Esta mezquita es la última de las llamadas imperiales. Se inicio en 1597 por un discipulo de Sinan, Davul Aga, para servir de mausoleo a Mehmet III (1595-1603) , sin embargo los trabajos no concluyeron hasta 1663.

 Rompiendo una tradición en las mezquitas imperiales, esta se construyo a nivel del mar, y no en un promontorio o colina. Una de las razones que se baraja es que Eminönü tenia una numerosa población judia, y con la mezquita se pretendía islamizar este área de Estambul.

Azulejos de Iznik en la Yeni Camii

Foto: Brian Jeffery Beggerly. Lic CC-by-2.0

 La mezquita sufrió repetidos parones en su construcción, hasta que después de un gran incendio en 1660 se dio el impulso final a la obra que pudó asi lucir sus 66 cupulas alrededor de la principal, de 36 metros de diámetro, acompañada de un patio y dos minaretes.

 Todo ello sobre un gran pedestal con escalinatas que suben al patio de las abluciones por tres puertas. Su interior esta bellamente decorado con azulejos de Iznik, predominando los azules, granates y verdes.

 Fue la última mezquita con Kulliye, es decir escuela, hospital, baños, mas su propio bazar, que no es otro que el conocido Bazar de la Especias o Bazar Egipcio.

De Eminönü a Beyoglü. Cúpula de la Mezquita de Rüstem Pashá

Cúpula de la Mezquita de Rüstem Pashá al fondo la silueta de Suleymaniye

Mezquita de Rüstem Pashá.

 Mas pequeña y peor colocada en la foto se encuentra la Mezquita de Rüstem Pashá (Rüstem Paça Camii) obra de Sinan, arquitecto de tres sultanes. Solimán el Magnífico (1520-1566) y los dos posteriores: Selim II (1566-1574) y Murat III (1574-1595). Esta considerada una obra maestra del arte turco, tanto a nivel arquitectónico como en el decorativo, a base de los ineludibles azulejos de Iznik, que conforman rosas, claveles, margaritas y lirios.

Su construcción se debe o bien al visir de Solimán, Rüstem Pashá, o a su mujer, hija de Solimán el Magnifico.

El puente Galata.

De Eminönü a Beyoglü. El Puente Galata desde Topkapi

El Puente Galata desde Topkapi

 Pero lo que se dice turístico, turístico, el Puente Galata. El puente comunica Eminönü y el barrio de Beyoglü, que en tiempos bizantinos fue llamado Pera (el otro lado) y era el barrio ocupado por los europeos, especialmente genoveses y venecianos. Hoy solo se usa este nombre en ámbitos turísticos.

 Antes se llegaba al Puente Galata directamente desde la Yemi Camii y el Bazar de las Especies. Pero los frecuentes atropellos y el paso del tranvia, aconsejaron instalar un paso subterraneo que suele registrar un autentico overbooking de personal en horas punta. Pero es la forma más segura de llegar al puente, y ademas como de costumbre, por dentro es un mini bazar.

De Eminönü a Beyoglü. El Puente Galata, arriba decenas de pescadores y abajo los restaurantes.

El Puente Galata. Arriba decenas de pescadores y abajo los restaurantes.

 El Puente Galata sustituyó en 1994 a uno anterior del siglo XIX. Hay trafico rodado y peatonal. Sus pasarelas inferiores tienen numerosos cafés y restaurantes custodiados por agresivos camareros que armados con un menú asaltan a los turistas, con el fin de lograr un cautivo cristiano al que encadenar a una mesa.

 Las vistas en cualquiera de los dos lados del puente, sobretodo de noche, son espectaculares, si alguien considera que merece la pena pagar un precio poco apropiado a cambio de las mismas, pues adelante, que tome asiento.

 Yo personalmente creo que no es necesario comer allí para disfrutar de las esplendidas vistas del Cuerno de Oro, y en mi opinión es lo que los anglo-sajones llaman una tourist-trap, o trampa para turistas.

 Si iniciamos un paseo hacia Karaköy con la intención de regresar de nuevo hacia la ciudad vieja, una buena idea es cruzarló por arriba a la ida y por abajo a la vuelta (o al revés). En mi caso me pareció mucho mas divertido hacerlo por arriba y disfrutar de la visión de docenas de cañas de pescar.

De Eminönü a Beyoglü. Pescadores en el Puente Galata

Pescadores en el Puente Galata

 A lo largo de los 490 metros de puente, montones de estambulitas se dedican a soltar sus cañas, otros juegan a tirar mini-penaltis con un balón, etc. El Puente Galata hay que cruzarle despacio, sin prisas, apoyándose en la barandilla, parándose a ver pasar un Ferry por debajo, igual que lo haría un niño, asomándote a los múltiples cubos de colores, donde los pescadores sueltan las caballas capturadas.

De Eminönü a Beyoglü. El Puente Galata siempre esta animado.

El Puente Galata siempre esta animado.

El ascenso hasta la Plaza Taksin en Beyoglü

 Una vez cruzamos el puente tomamos otro paso subterraneo, que nos dejara en pleno karaköy. Aquí podemos optar por subir hasta la Plaza Taksin en transporte publico, para a continuación retroceder todo el camino andando por la popular y concurrida Istiklal Caddesi, autentica via neuralgica de Beyoglü.

El Tünel

 La parte más empinada de este trayecto la cubre el llamado Tünel, una linea de funicular con una sola estación y con una frecuencia exacta de 5 minutos por salida en ambas direcciones, para un trayecto de 90 segundos que nos coloca en la cima del barrio, e inicio de la calle Istiklal. El Tünel aunque no lo parece es de 1875.

De Eminönü a Beyoglü. El funicular Tünel

El funicular Tünel

 El tranvía nostálgico

 Al salir del “Tunel” es posible que este esperándonos el llamado tranvía nostálgico. El icono más recurrente del barrio de Beyoglü.

 A pesar de su aspecto retro, el tranvía es de 1990 y recorre Istiklal Caddesi desde Tünel a la Plaza Taksim. En su recorrido realiza cuatro paradas, la principal en Galatasaray, donde se cruza con su gemelo que trancurre en dirección contraria.

 La gracia esta en su aspecto de principios de siglo XX, aspecto extensible a conductores y revisores. Funciona todo el día y cuesta un Lira Turca. Forma parte al igual que el Tünel de la red de transporte incluida en la Istanbulkart.

 Su aspecto romantico seduce a muchos turistas pero lo cierto es que si no “pillas” asiento (que es lo más probable), el trayecto puede ser poco romántico por las estrecheces, o como fue mi caso, (mes de Marzo) por que la temperatura externa es muy inferior a la interna y la ropa de abrigo se torna insoportable. En cualquier caso yo viajaba con niños, y para estos es una divertida atracción.

De Eminönü a Beyoglü. El tranvia nostalgico en el punto de encuentro con su gemelo.

El tranvia nostalgico en el punto de encuentro con su gemelo.

 El tranvía culmina su viaje en la Plaza Taksim, (distribución en turco). Este lugar fue mucho tiempo un extremo o periferia de la ciudad, pero el enorme crecimiento de Estambul hasta convertirse en la ciudad más grande de Europa, ha llevado a la Plaza Taksim a la condición de “zona céntrica”.

La plaza presidida por el monumento a la Republica, es el punto de partida de Istiklal Caddesi.

Istiklal Caddesi, el corazón de Beyoglü.

 Aquí Estambul muestra su lado más europeo, la calle es peatonal y se llena de gente, especialmente en fines de semana. Las mareas humanas inundan toda la acera, y el tranvía nostálgico parece una barca que surca la corriente marina que forman los centenares de cabezas que acuden a la arteria principal de Beyoglü.

De Eminönü a Beyoglü. Istiklal Caddesi "a tope".

Istiklal Caddesi “a tope”.

Beyoglü. Un barrio muy europeo.

 Beyoglü siempre fue el barrio europeo, lo fue incluso en tiempos de Constantinopla, pues aquí se asentaban Genoveses y Venecianos. En él controlaban sus intereses comerciales haciendo a los emperadores bizantinos todo tipo de chantajes y travesuras, como el brutal y despiadado saqueo de los cruzados en 1204 que en realidad fue inducido por la Serenisima República de Venecia. Sapos que Bizancio había de comerse en sus ultimos dos siglos de existencia.

De Eminönü a Beyoglü. Beyoglü, un barrio "europeo"

Beyoglü, un barrio “europeo”

 Marx decía que la historia se produce como tragedia y se repite como comedia. Cuando a los conquistadores otomanos de Constantinopla les llego la hora de la decadencia, ingleses, franceses, alemanes, rusos y austriacos, “ejercieron” de genoveses y venecianos, e instalaron aquí sus esplendidas embajadas.

 Desde ellas se tomaban decisiones que se imponían o dictaban al impotente sultán que vivía unas calles más abajo, en el Palacio de Dolmabahce. Puestos a imaginar seguro que estos embajadores se reunían en el imponente edificio de la embajada británica y tras unos Gin Tonics discutirían cosas como esta.

“Siria para ti embajador Pierre, su graciosa majestad se quedara con con Egipto y Chipre, Georgia para nuestro colega Nicolas, y Serbia para Francisco Jose, ¡oh! disculpa Luigi tenemos unas islitas en el Egeo para Victor Manuel, ¿y Guillermo?, ¡Guillermo!, que quiere, es que no tiene bastante con el expolio de obras de arte que se lleva a Berlín.”

 Y Turquía el enfermo de Europa no tenia más remedio que tragar.

Hoteles de lujo, restaurantes y tiendas.

 Hoy hay unos nuevos genoveses en Pera, y siguen siendo europeos o americanos, se llaman McDonald, Zara, H&M, etc.

 Recorrer Istiklal Caddesi no se limita a la calle propiamente dicha sino a todas sus adyacentes, que esconden numerosas sorpresas. En una visita corta a Estambul no es posible detenerse a buscar las numerosas iglesias cristianas que hay por las callejuelas de alrededor.

 Pero también hoteles de clase superior, en Mesrutiyer Caddesi que circula paralela a Istiklal Caddesi, se encuentran hoteles de abolengo como el Grand Hotel de Londres, o el Museo de Pera que fue Hotel Bristol y hoy alberga magnificas colecciones de arte oriental que desgraciadamente los que vamos por poco tiempo no podemos incluir en nuestra visita, por que los días solo tienen 24 horas.

De Eminönü a Beyoglü. El mítico Hotel Pera Palace

El mítico Hotel Pera Palace

 Otra paralela nos lleva a hasta el mítico Hotel Pera Palace. Este albergó en sus habitaciones a Ernest Hemingway, Alfred Hitchcock, o Agatha Christie, esta debió de concebir aquí su asesinato en el Orient Express. No en vano desde la estación de tren, subian hasta aquí los porteadores de equipajes y los carros que traían a los acaudalados huéspedes que llegaban en dicho ferrocarril. Entre otras curiosidades alberga la caja registradora más antigua del mundo. El viajero puede entrar a tomar algo si lo desea.

 Otras curiosidades de las callejuelas de Istiklal son sus “pasajes”, como el Pasaje de las Flores, Çiçek Pasaji, que tras una bonita fachada esconde varios cafes y restaurantes.

De Eminönü a Beyoglü.El Pasaje de las flores en Istiklal Caddesi

De Eminönü a Beyoglü.El Pasaje de las flores en Istiklal Caddesi

  Justo al lado, la calle Sahne Sokak, alberga un pequeño mercado de pescado donde se venden los famosos mejillones con limón. Y en una paralela a esta, hay otro pasaje, el Avrupa Pasaj, con souvenirs más caros que los de otras zonas de la ciudad.

De Eminönü a Beyoglü. El Avrupa Pasaj

El Avrupa Pasaj

 Si continuamos toda Istiklal Caddesi hasta abajo habremos llegado nuevamente hasta el lugar donde nos dejo el Tünel. Entonces tomaremos Galip Dede Caddesi que iniciara un prolongado y empinado descenso hasta el Cuerno de Oro. Pero a mitad de camino hay una parada obligatoria.

La Torre Galata.

 La Torre Galata se construyo en 1348, dominando la ciudadela de los genoveses llamada Galata. Sirvió de vigiá para avistar a las galeras y cocas de la República de Genova que arribaban al Cuerno de Oro. Ya con los otomanos cumplió misiones de vigilancia y sufrió algunas reformas.

 En 1960 perdió su entramado de madera por una estructura de hormigón y se abrió al turismo. Cuenta con un restaurante. Lo mejor son sin duda sus vistas.

De Eminönü a Beyoglü. La Torre galata y la calle que desciende de Pera hasta el Cuerno de Oro

La Torre galata y la calle que desciende de Pera hasta el Cuerno de Oro

 Abre de 9.00 a 20.00 y cuesta 19 Liras turcas.
Finalizada la visita, se termina de descender hasta el Cuerno de Oro para encaminarnos por el paso subterráneo al Puente Galata.

 Abandonamos Beyoglü, un barrio muy europeo y cosmopolita, ideal para aquellos que viajan sin peques y desean disfrutar de Estambul no solo de día, sino también durante la noche.

Para terminar, bocata de caballa.

 Como mencione al principio del post, ahora cruzamos el puente por abajo, intentando poner cara de esfinge ante los asaltos de los camareros. Si alcanzamos la otra orilla sanos y salvos podremos disfrutar de algo así como el equivalente al bocadillo de calamares madrileño, se trata del bocata de caballa.

De Eminönü a Beyoglü. Las barcazas Kitsch que sirven bocatas de caballa

Las barcazas de decoración Kitsch que sirven bocatas de caballa

 A la izquierda del inicio del puente en Eminönü, se pueden ver unas mesitas al borde del muelle, cubiertas con toldos y bastante animadas. Si encontramos sitio podemos proceder a acercarnos al borde del muelle y pedir nuestro bocata de caballa con vinagre.

 Allí veremos como junto al muelle se balancea la barcaza de aspecto barroco-kitsch y que recuerda a los camiones que decoran asi sus cabinas en Pakistan, zonas del Punjab y Cachemira. Pedimos los bocadillos deseados (5 LT) y nos sentamos. Pronto se acercarán los vendedores de bebida, los suministradoes de toallitas, y nos proporcionaran un bote con vinagre para aliñar la pitanza.

 Que te guste más o menos, puede depender de la suerte que tengas con el número de espinas incluidas, y el calibre de la caballa, pero en general esta bueno.

 Al margen del aspecto gastronómico, no podemos olvidar lo pintoresco de la experiencia, para mi del todo recomendable y perfecta para tomar un respiro a una ciudad que te deja sin aliento.

De Eminönü a Beyoglü. Atardecer en Eminönü

Atardecer en Eminönü

 Una ciudad que sigue respirando al atardecer, con un cielo azul metálico que envuelve las cúpulas y minaretes de Eminönü, pronto iluminados, como la Torre galata, dominando todo Beyoglü.

 Mientras los estambulitas se van recogiendo a sus hogares, sigo cavilando que es lo que hace a esta ciudad tan cautivadora.

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

2 comentarios

  1. Esplendido repaso a uno de los tramos mas característicos de Estambul. Al respecto del Puente de Galata solo decir como curiosidad que aunque no lo parezca es un puente levadizo, yo una vez me lo encontré levantado y no veas la gracia que me hizo y la de vuelta que tuve que dar.

    Justo al lado donde se inicia el elevador de Tünel se encuentra escondido el acceso a la sinagoga sefardita Zülfaris, sede actual del museo judío de Estambul. En la zona de Galata hay 5 sinagogas y el resto de una. 3 sefarditas (Neve Salom, Zülfaris y la Italiana) y 2 asquenazís (Tofre Begadim y otra conocida como la Sinagoga Asquenazi), de hecho se puede decir que es el barrio con mayor numero de templos judíos de hechos en las cercanías de Tünel se encuentra tambien el Rabinato de Turquía, otro monumento a ver en la zona es la Mezquita de los Arabes, llamada asi porque era una antigua iglesia convertida en mezquita y donoda a los moriscos españoles que emigraron a Estambul. Por lo tanto decir que se puede decir que el area de Galata es el barrio mas hispano de Estambul

    • La verdad es que sabia que toda la zona de Galata tenia numerosos templos judios y también de iglesias cristianas como la armenia pero en un maratón de tres días me era imposible abarcar este aspecto. En cuanto a las minorias, las anduve buscando más en la zona de Fener y Balat, pues para el turista ocasional, la zona de Galata tiene atractivos de otra naturaleza.