Éfeso parada de crucero en Kusadasi

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Éfeso el gran puerto romano de Asia Menor.

Éfeso es la razón por la que los cruceros paran en el puerto turco de Kusadasi. Una razón de peso sin duda.

Al crucerista se le oferta la posibilidad de combinar las ruinas de Éfeso con la visita a la Casa de María. Por lo que yo averigüe a través de internet y otros viajeros, esta última visita es bastante simple y carente de interés salvo para los muy píos. Como no es mi caso, y en un viaje en crucero el tiempo es un factor clave decidí prescindir de esta escala.

23-efeso

Éfeso unas ruinas dignas de admirarse

El tiempo también es relevante si decides desplazarte por medios públicos, pues el autobús siempre invertirá mayor tiempo en ir y volver. De manera que salvo economías en franca bancarrota, lo mejor es contratar un taxi.

Esto es posible por Internet, en nuestro caso nos pusimos en contacto con Yucel,  y le avisamos del día y hora de atraque de nuestro barco además de concertar un precio de 50€ por llevarnos a Éfeso, esperar en torno a tres horas y recogernos para regresar. Todo gestionado mediante un par de emails.

Un punto importante para la excursión es que el taxista te deje en la puerta sur o alta de las ruinas. Esto supone una indudable ventaja, por varias razones. Los autocares de turistas de cruceros u otros siempre se detienen e inician la visita en la puerta Norte o baja, por tanto se forman colas y aglomeraciones, y lo que es peor, avanzas durante la visita junto con ellos. De esta forma tú vas en dirección contraria y ves con poca gente la parte alta, mientras que cuando llegas a la Norte o baja los grupos ya están camino de la parte alta o sur. Tu taxista te esperara en la puerta Norte a la hora que hayas concertado con él.

Por último no olvidar gorra y agua abundante (comprar en los puestos antes de entrar, en el interior no hay tal posibilidad)  si visitas Éfeso en meses estivales.

calor en Éfeso

Horario y precios*

Abril a Octubre 8:00 a 19:00.

Noviembre a Marzo 8:00 a 17: 00

Casas de la terraza.

Abril a Octubre 8:00 a 18:30.

Noviembre a Marzo 8:00 a 16: 30

Ruinas de Éfeso: 10,5€ (40 liras turcas)

Casa de la terraza: 5,5€ (20 Liras turcas)
*Si Éfeso es tu única parada en Turquía, puedes prescindir de cambiar liras turcas pues en las taquillas se admite tarjeta de crédito y el taxista y los comercios del puerto suelen aceptar euros. O bien (como es mi caso) hacer un cálculo bastante afinado de cuanto necesitaras en liras (Entradas, taxi, agua, y algún pequeño imprevisto) y adquirir estas antes del viaje.

Ruinas arqueológicas de Éfeso

Un poco de Historia.

Hititas, Micenicos y Lidios.

Éfeso fue un importante puerto comercial hasta aproximadamente el siglo V en que los procesos de sedimentación alejaron la ciudad de la costa y el puerto fue abandonado.

Las excavaciones arqueológicas han mostrado restos hititas y micénicos en este lugar, aunque la fundación se atribuye a poblaciones jonias, si hacemos caso a la historia. Si nos inclinamos por la mitología entonces al fundación es obra de las amazonas, o bien de Coreso, un local que llevo a cabo la fundación junto con el hijo del Dios Rio Caístro llamado Éfeso.

Éfeso pasaría a manos del famoso rey lidio Creso en el siglo VI a.C. y luego a finales del mismo a los persas.

De las Guerras Médicas a la Guerra del Peloponeso.

En el 499 a.C. una expedición jonia desembarco aquí  y marcho contra Sardes pero los persas reaccionaron y derrotaron a los griegos en la batalla naval de Lade que puso fin a la revuelta jonia, pero es casi un prólogo de las guerras médicas.

16-celso

Tras la guerra del Peloponeso Éfeso perteneció muy a su pesar a la liga de Delos, pero cuando en sus compases finales la estrella ateniense se apagaba, desistieron de pagar tributos a Atenas y desertaron de la Liga. Los atenienses intentaron hacer una expedición de castigo que resultó un fracaso al ser derrotada por una coalición de persas y sicilianos.

En el 408 a.C. el líder espartano Lisandro llego a Éfeso y venció el último intento de los atenienses por controlar este puerto. Poco después será la legendaria batalla de Egospótamos que daría la puntilla final a los atenienses.

10-efeso

La historia por las paredes

A pesar de la victoria espartana Éfeso paso a ser dominio persa poco después y no sería hasta el 334 a.C. cuando Alejandro liberó la ciudad y ordenó que los tributos que pagaban a los persas se depositaran en el colosal Templo de Artemisa de Éfeso (una de las 7 maravillas antiguas).

Del Helenismo a Roma.

Da inicio así lo que conocemos como el helenismo, bien sea bajo dominio de seleúcidas o ptolemaicos, que al caso da igual, pues es el mismo sistema cultural y de valores.

Durante esta época se reconstruyó la ciudad en su actual emplazamiento.

Los seleúcidas  aun contando como asesor militar al desterrado Aníbal que vivía en Éfeso, sucumbieron a los romanos en el 190 a.C. Dando paso al periodo de mayor esplendor y riqueza de la ciudad.

En el 133 a.C. se convrtió en capital de la provincia de Asia. Durante la guerra contra Mitriades Rey del Ponto, Éfeso se puso contra Roma y asesino a todos los ciudadanos romanos residentes en la ciudad. Sila, vengaría esta afrenta sin piedad, eliminando cualquier rastro de autonomía de los efesios. La gran riqueza comercial de Éfeso fue apropiada por Roma que la explotó exclusivamente en su favor.

Algunas decadas despues en el puerto de Éfeso se concentró la infortunada flota de Marco Antonio y Cleopatra que se hundiría en Accio ante Octavio Augusto.

efeso-32

A partir de entonces Éfeso entro en un largo y próspero periodo de pax romana que junto con su importancia comercial proporciono a la ciudad su indiscutible monumentalidad.

Con Nerón se construyó el nuevo puerto,  y su mayor apogeo llegaría con los llamados emperadores buenos (Nerva, Trajano, Antonino Pio, Adriano, Marco Aurelio) De esta época son la mayoría de sus monumentos actuales.

Cristianismo, decadencia final y redescubrimiento arqueológico.

Con el tiempo Éfeso que fue lugar de residencia de Pablo de Tarso y Juan de Patmos se convirtió en una importante ciudad cristiana y en el 431 tuvo lugar el Concilio de Éfeso contra el nestorianismo, considerado el III concilio ecuménico del cristianismo. En el 438 tuvo lugar un segundo concilio contra el monofisismo que es conocido como latrocinio de Éfeso pues el papa Leon I lo declaró nulo.

El saqueo de los godos en el 462 d.C. saca a Éfeso de la primera división de la historia. Varios terremotos, inundaciones, y saqueos árabes liquidan la ciudad.

Por fin en 1863 el arqueólogo John Turtle Wood inició las excavaciones que dieron sus frutos en 1869. Las excavaciones austriacas prosiguieron el resto del siglo XIX, proporcionado el consiguiente expolio que hoy luce en Viena gracias a la pasividad de las autoridades otomanas de la época.

11-efeso

Las excavaciones sacan a la luz la red de alcantarillado

La visita a Efeso. Patrimonio de la Humanidad.

De la parte alta (sur) a la baja (norte), al revés que la mayoría.

Cuando entramos por la puerta sur lo primero que apreciamos son unas ruinas muy reducidas del Ágora y los baños de Vario. Quizás por ello los ojos se nos van inmediatamente al Odeón.

Se trata de un pequeño teatro,otra ventaja de empezar por la puerta sur es que no hemos visto el gran teatro de Éfeso asi que este, nos sorprende más que si hubieramos visto el colosal edificio que se encuentra en el norte.

Odeon
Odeon interior

Sin embargo no es un teatro sino un lugar de reunión, el Bouleterion para las reuniones de la Boulé o curia ciudadana. Esta la formaban las elites de la ciudad. El parlamento con acceso público se reunía en el teatro. También servía como lugar de conciertos.

Se construyó en  el siglo II por un matrimonio rico de la ciudad. Con una capacidad para 1500 espectadores, contaba con dos pisos, numerosos adornos, estatuas y estaba completamente techado.
Junto al Odeón quedan restos del Pritaneo, iniciado en periodo helenístico y culminado por Augusto. El Pritaneo es la sede del gobierno de la ciudad. El ayuntamiento vamos.

Restos del Pritaneo

Según descendemos por la avenida de los Curetes, una ancha calle a la izquierda nos muestra los restos del Templo de Domiciano, primer templo dedicado a un emperador en Éfeso. Esto suponía un gran honor para una ciudad. Domiciano un emperador poco querido fue asesinado por su criado, y los efesios se apresuraron a borrar todas las inscripciones con su nombre, pero dedicaron el templo a Vespasiano para no perder el privilegio de “neokoros” (ciudadanos con templo imperial).

Tenía ocho columnas en dos lados y trece en los otros.

Templo de Domiciano

Monumento de Memio.

Situado frente al Templo de Domiciano, se construyó en tiempos de Augusto en honor de Memio, nieto de Sila.

Sila es un indiscutible héroe para los efesios (los efesios romanos se entiende, para lo otros no). Cuando Mitriades Rey del Ponto derrotó a los romanos y se produjo una autentica carnicería de itálicos, Sila fue el romano que vengo la afrenta y sello la romanidad de Éfeso.

Monumento a Memio

Este monumento en que aparecen las figuras de abuelo y nieto conmemora aquellos hechos.

Puerta de Heracles

Puerta de Heracles

Un poco más adelante una puerta señala el final (principio para nosotros) de la calle Curetes. La puerta se llama así por las representaciones del héroe que tiene esculpidas y que recuerdan al semidios con la piel del Leon de Nemea, si bien solo se conserva una parte de la puerta. La puerta impedía el paso de vehículos a la calle Curetes que por tanto sería peatonal.

Lista de los curetes

Avenida de los Curetes con la Biblioteca de Celso al fondo.

Curetes significa semi dios, y en Éfeso se usa para referirse a los sacerdotes. La calle Curetes era por decirlo de algún modo, la calle de los ricos, aquí vivían lo potentados de Éfeso, por eso sus suelos eran de mármol.

La Fuente de Trajano.

Muy destacable según avanzamos es la fuente de Trajano, construida en el 104 d.C. Esta tenía una gran piscina de 20 x 10 con numerosas estatuas de Sátiros, Dioses y miembros de la familia del emperador.

Fuente de Trajano.

Algo más adelante se encuentra el Templo de Adriano, uno de los mejor conservados. Se trata de un templo póstumo hecho después de su gobierno.

Su estilo es corintio y tenía una estatua de la victoria en la entrada. Su profusa decoración escultórica puede admirarse en el museo de Éfeso.

Templo de adriano

Antes de llegar a la estrella indiscutible de estas ruinas encontramos dos espacios, uno a la derecha, bastante enmarañado, y que alberga los baños llamados scholastica.  Bien conservados y bastante extensos. Por esta área se encuentran también las letrinas y baños públicos. Y algo más escondido por detrás de los baños, los restos del lupanar.

Baños públicos

Lo más interesante es una estructura sobre los baños, que hace las veces de terraza mirador para contemplar y fotografiar la magnífica biblioteca de Celso.

Celso

Biblioteca de Celso desde los baños

Al otro lado, la izquierda se encuentra las casas de la colina, que requieren un ticket de entrada diferente al general. A estas me referiré al final del post.

La Biblioteca de Celso.

¿Qué le dijo un bromista a Celso?, “eres todo fachada” (me lo acabo de inventar).

Gayo Julio Aquila Polemeano hijo de Tiberio Julio Celso Polemeano, Proconsul de Asia Romana construyo en honor de su padre esta fabulosa y efectista biblioteca para contener más de 12000 pergaminos. Estos se almacenaban en nichos para protegerlos. Contaba con una única sala que podemos visitar. Por eso pienso que es una biblioteca adosada a una gran fachada. Sus nichos eran de doble muro para proteger del calor a los pergaminos y entre ellos había pequeños pasadizos de entrada.

Cuando los godos pasaron por aquí en el 262 d.C. solo quedo la fachada, una fachada que juega con el tamaño de las columnas según ascendemos de piso y es ligeramente convexa para parecer más grande de lo que era.

Hemos de suponer que siguiendo las costumbres clásicas los libros se dividirían en aquellos escritos en latín y los de lengua griega. La sala de lectura son las escaleras de acceso a la biblioteca y la plaza. La lectura era costumbre realizarla en voz alta.

Fachada de la biblioteca de Celso
Mas grande de lo que es

Detalle de la Biblioteca de Celso

Junto a la plaza de la biblioteca se encuentra la solemne Puerta de Mazaeus y Mitrídates, dos esclavos liberados por Augusto que construyeron esta puerta en su honor.

Puerta de Mazaeus y Mitrídates

Traspasando dicha puerta se encuentran las extensas ruinas del Ágora comercial. Como es lógico este ágora ha de estar cerca del mar, por eso se sitúa junto a la vía del puerto.

Agora comercial

Via del Puerto

La via que conduce al Puerto, junto al Ágora comercial

El Teatro de Éfeso

Por fin un poco más adelante la otra gran atracción de la ruinas de Éfeso, el inmenso teatro. Un teatro originariamente helenístico pero que con la ampliación de los romanos llego hasta su aforo de 25.000 personas, que aún conserva.

El diámetro de la cavea es de 151 metros y su fila superior se encuentra treinta metros por encima de la orquesta. En total 66 filas con 2 diazomas (Pasillo concéntrico al coro que separa las gradas inferior y superior en un teatro griego) y tres secciones horizontales.

Al contrario que la grada que casi nos ha llegado intacta, la skene muestra poco de los tres pisos que tuvó y que se alzaban 18 metros sobre el escenario, aunque los cimientos son respetables. Muy apreciable es el entramado de pasillos y habitaciones de la parte inferior de la skene.

Al no existir un anfiteatro, el teatro de Éfeso además de sus funciones dramáticas y las de reunión del pueblo también acogió combates de gladiadores y espectáculos.

Teatro romano de Éfeso
El mayor Teatro de Asia

Una inmensa cavea

una gran skene

El entramado que sostenia la skene

A escena

Volvamos ahora hacia atrás para hacer la visita dentro de la visita.

Las casas de las terrazas o casas de las colinas.

Justo frente al Templo de Adriano,  se encuentran estas viviendas de los ciudadanos más adinerados de la ciudad.

Estas casas fueron excavadas a partir de 1960, y sus frescos y mosaicos dieron lugar a este espacio adaptado para la visita mediante pasarelas que van ascendiendo por encima de los diferentes niveles de la colina.

Esta suerte de barrio sigue un plan urbanístico en damero. La parte baja consta de 6 residencias, siendo la casa más antigua del siglo I a.C.

Lo más destacable es sin duda los frescos y los mosaicos pero también es digno de admirar el sistema de calefacción y conducciones, algunos de ellos con técnicas de construcción que se siguen empleando hoy en dia.

Casas de la colina

Una bajante de aguas pluviales camuflada con la decoración.

Sin olvidar lo interesante que resulta apreciar el cuadriculado diseño romano de dos alturas, sin ventanas y todo en torno a un patio abierto con peristilo

Casas de las terrazas.
Mosaicos y pinturas en las Casas de las Terrazas
Mosaicos en las Casas de las Terrazas
Un patio con peristilo en las Casas de las Terrazas

Habitaciones en las Casas de las Terrazas
Casas de la colina
Venus y Neptuno en las Casas de las Terrazas

Columnas de mármol en las Casas de las Terrazas

Un excelente colofón para unas ruinas soberbias.

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Deja tu comentario