Cuevas de Ellora, una maravilla de la antigua India

8
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Cueva de Ellora. Templos esculpidos en la roca.

A unos 350 km al noreste de Mumbai, se encuentra la ciudad de Aurangabad. Esta ciudad recibe un gran número de visitantes gracias a su cercanía con dos conjuntos monumentales absolutamente espectaculares. Las Cuevas de Ellora (31 km) y las Cuevas de Ajanta, (96 km).

Las premuras del viaje me impidieron ver las más lejanas de Ajanta, famosas por sus frescos, más que por sus relieves esculpidos, como el caso de Ellora.

Con dos viajes a la India y unas cuatro docenas de monumentos arquitectónicos de cierto relieve visitados (incluido Taj Mahal). Si tengo que elegir uno, me quedo con las Cuevas de Ellora y concretamente con el templo de Kailasa, un auténtico portento.

Cuevas de Ellora. Visita obligada

Cuevas de Ellora. Visita obligada

Las Cuevas de Ellora no son arquitectura, son escultura, una obra extraordinaria, y todo ello rodeado de un precioso verde tropical con cascadas entre las cuevas. En esta zona de la India visitar la Cuevas de Ellora plantea dos alternativas. Si o si.

Llegar a Aurangabad desde Mumbai.

Aurangabad es lo que en términos indios llamaríamos una ciudad medio-pequeña, su nombre es en honor al varias veces referido en otros post, Aurangzeb. El último gran rey mongol de la India, una de las figuras más controvertidas de la historia de este país.

Aurangabad tiene aeropuerto con vuelos diarios a Mumbai y Delhi, entre los 100 y 200 dólares respectivamente.

Para los más precarios las opciones son el autobús y el tren.

Camino de Aurangabad

Camino de Aurangabad

En tren: Desde Mumbai hay diariamente un tren diurno, y otro nocturno, de 8 y 9 horas respectivamente de duración, con precios de 10€ a 5 € según clase. Si estas en Delhi la cosa es más complicada, tendrás que llegar a Jalgaon, 160 km al norte de Aurangabad y allí tomar un autobús.

En autobús. Desde Mumbai, hay que tomar los autobuses en Dr. Anadrao Nair Rd, cerca de la estación de trenes de Mumbai Central. Los autobuses de “lujo” con cama, vienen saliendo por unos 4€, y se cascan diez horas para los 350 km de trayecto, pero bueno al final terminas durmiéndote.

En Aurangabad las opciones para abandonar la ciudad son la estación central y los autobuses de la MSRTC. Son preferibles las compañías privadas que se concentran en la esquina de Dr Rajendra Prasad Marg con Court Rd.

Alojamiento.

La condición de Aurangabad como base para visitar las Cuevas de Ellora y Ajanta multiplica su oferta de alojamientos para mochileros. El que esto escribe optó por el YHA Hotel, una copia india de los YMCA, o de los albergues juveniles en España. El hotel no es barato y sencillo, sino lo siguiente, así que con eso digo todo. Habitaciones muy básicas, limpias (dentro de un orden tampoco hay que pasarse), servicios comunes y very friendly. En teoría deberías tener el carnet de albergues indios. A nosotros nadie nos pidió nada.

Llegar a las Cuevas de Ellora desde Aurangabad.

Hay autobuses urbanos que salen cada media hora para Ellora, por 20 Rs te dejan en las cuevas tras 45 minutos de trayecto. Para ir a la Cuevas de Ajanta, el paso previo es Jalgaon. Hay autobuses cada hora, que emplean 4 horas en llegar.

El taxi nos conduce a Ellora

El taxi nos conduce a Ellora

Sin embargo, hay opciones más cómodas teniendo en cuenta los precios indios. Hablo siempre de Ellora a 31 km, para Ajanta (96 km) carezco de experiencia.

Las agencias locales de turismo ofrecen taxis que te llevan a las cuevas, esperan mientras las visitas y te traen de vuelta por unas 2000 Rs, (27€). Pues bien, naranjas de la China, lo ideal es contactar con cualquier rickshaw. El que te llevo de la estación de autobuses, al hotel, etc y decirle que quieres ir a las Cuevas de Ellora (sino te lo ha preguntado él antes). Sorpresa, resulta que un amigo del cuñado de su hermana conoce a un taxista que te lleva por 12 €. Así que has tenido suerte dando precisamente con ese rickshaw.

Repito que no tengo experiencia para ir a Ajanta, pero el procedimiento es el mismo, y siempre será más barato el amigo del cuñado que una agencia.

Las Cuevas de Ellora.

Patrimonio de la Humanidad desde 1983, año de inicio de la famosa lista de la UNESCO. La entrada al conjunto sale por unos 4€.

El espectaculara enclave de las Cuevas de Ellora

El espectaculara enclave de las Cuevas de Ellora

En un bello enclave natural y a lo largo de una pared de unos dos kilómetros se ubican 34 impresionantes cuevas talladas en la roca. Doce son budistas de los siglos VII y VIII d.C, diecisiete hinduistas del VII al IX d.C. y cinco jainíes del IX y X d.C. Esta secuencia cronológica retrata el resurgir del hinduismo con la dinastia Chalukya, y el consiguiente declive budista, más el auge del jainismo, gracias a un periodo de tolerancia religiosa. La coexistencia de estas tres confesiones en el mismo espacio es un símbolo de tiempos más tolerantes que los posteriores al siglo X.

El templo de Kailasa.

Una de las obras más imponentes que he podido ver en mi vida, como ya indique en el blog de mi amiga Cristina Ida y Vuelta.

Un inmenso templo cincelado en la roca.

Un inmenso templo cincelado en la roca.

El Templo de los Dioses es una de las más grandes esculturas monolíticas del mundo, en ella trabajaron 7000 obreros durante 150 años (si las fuentes no exageran). Es una autentica proeza, no arquitectónica, pues aquí no se colocan piedras, ni se levantan estructuras, se talla la montaña. Esta esculpida en un solo bloque de basalto, sobre el que se han abierto tres hendiduras.

El templo tiene tres pisos y numerosas galerias.

El templo tiene tres pisos y numerosas galerias.

La obra se encargó por Krishna I miembro de la dinastía Rashtrakuta en el 760 d.C. Este Rey pretende recrear en la tierra la morada de Shiva en el Himalaya, Kailasa (Kailash). La superficie que ocupa es el doble de la del Partenón griego, al cual supera en altura.

A su derroche monumental suma la extraordinaria filigrana escultórica. A lo largo de sus paredes se describen escenas del Ramayana y el Mahabharata. Entre estas escenas, el desafio del demonio Ravana que intenta destruir el monte Kailasa, y Shiva sin despeinarse lo detiene con un dedo meñique del pie.

Relieves en el interior del templo de Kailasa.

Relieves en el interior del templo de Kailasa.

Las otras cuevas.

Tras Kailasa hay otras 33 cuevas, algunas realmente espectaculares y otras más sencillas. Es cierto que ver el templo de Kailasa en primer lugar neutraliza la capacidad de sorpresa en las otras cuevas, pero aun así muchas son sorprendentes, sin olvidar el precioso entorno en donde se encuentran.

Visitar las Cuevas de Ellora permite un agradable paseo en un bello entorno.

Visitar las Cuevas de Ellora permite un agradable paseo en un bello entorno.

Me limito a señalar las más populares y celebradas de cada una de las religiones presentes.

Budistas

En cuanto a las doce cuevas budistas la más visitada es la numero 10. De las doce cuevas once son monasterios (viharas) y una templo (chaitya), la numero 10. Precisamente esta es la más conocida, llamada Viswakarna (del carpintero) por las nervaduras del techo que imitan vigas de madera. Al fondo de la galería hay un Buda Maestro de grandes dimensiones. Es uno de los chaitya de más calidad en toda la India. Hacerse la foto sentado en el Buda es un clásico.

Buda Maestro de la cueva número 10

Buda Maestro de la cueva número 10

Hinduistas

Si el budismo transmite serenidad, reposo y calma, el hinduismo despliega toda la energía y el dramatismo de los libros sagrados indios. La cueva 29 llamada Dumar Lena se considera un precedente de lo que luego será Kailasa.

En este relieve, el demonio Ravana intenta remover el monte Kailasa, sobre él las figuras principales de Shiva y Parvati se muestran serenas.

En este relieve, el demonio Ravana intenta remover el monte Kailasa, sobre él las figuras principales de Shiva y Parvati se muestran serenas.

Otro de los relieves de la cueva Dhumar Lena

Otro de los relieves de la cueva Dumar Lena

Jainíes

No son tan grandes como las principales del hinduismo, pero hacen honor a la filigrana y minuciosidad que caracterizan los templos de esta religión. Destaca la cueva 32 o Indra Sabba (Salón de reuniones de Indra) Parece un Kailasa en tamaño más reducido.

El patio de acceso a la cueva 32 recuerda al de Kailasa en pequeño.

El patio de acceso a la cueva 32 recuerda al de Kailasa en pequeño.

Monumental y austero en la primera planta y profusamente esculpido y decorado en la planta superior. Allí hay una estatua de Mahavira, último thirhankara y fundador del jainismo.

Interior de la cueva 32

Interior de la cueva 32

Mahavira, último thirhankara y fundador del jainismo

Mahavira, último thirhankara y fundador del jainismo

Una última visita que vale la pena.

Si has visto Ellora, incluso Ajanta y aun te sobra tiempo en Aurangabad, mi sugerencia es visitar el “pequeño Taj Mahal”, o “Taj Mahal del pobre” (abre todos los días desde el alba a las 22 horas. 3 €)

No hay que dejarse influenciar por el Taj Mahal, el Bibi Ka Maqbara es un magnifico monumento.

No hay que dejarse influenciar por el Taj Mahal, el Bibi Ka Maqbara es un magnifico monumento.

Construcción inspirada en la sublime obra de Agra, y construida en 1679. Sirvió para dar sepultura a Rabia-ud-Daurani mujer de Aurangzeb. Sus comparaciones con el Taj Mahal son algo injustas, pues este mausoleo considerado independientemente, es una excelente obra de bella factura. Merece la pena observarlo de noche cuando es iluminado.

Detalles del Bibi Ka Maqbara.

Detalles del Bibi Ka Maqbara.

Y claro se ve con mucha tranquilidad, no como su hermano mayor.

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

8 comentarios

    • Gracias, ya digo que es de lo mejorcito que he visto en la India, quizás un poco alejado de las rutas más concurridas. Pero creo que es uno de los imprescindibles de la India
      saludos
      Gracias por pasar por aqui.
      Salvador

  1. Maravilloso lugar, Salvador. Sin duda una belleza no demasiado conocida (creo yo), frente al Taj Mahal que tiene mucha más fama. Sin embargo creo que merece un viaje y no perdérsela en caso de viajar a India.

    Gracias por la mención.

    Un abrazo y hasta la próxima reunión blogueril.

    Cristina.

    • Gracias. Si Cristina la verdad es que esta menos publicitado que el Taj Mahal y peor comunicado, ademas de que el Norte de la India recibe mucho más turismo que el Sur, pero esto también forma parte de su atractivo.
      Salvador

  2. Lo que pienso de Ellora lo puedo resumir muy fácilmente: para mí su visita es más imprescindible en la India que el Taj Mahal. Me impresiona mucho más está macroescultura que cualquier otro monumento de la India. El día que vaya no me lo pierdo seguro. Ajanta creo que también merece la pena hacer el esfuerzo, aunque todo en un día es un poco paliza.

    • Para mi es el monumento numero uno de la India por encima del taj Mahal, y eso que el Taj Mahal, es una pasada. Ajanta y Ellora en el mismo día es imposible, no se puede. Debes ir a Aurangabad minimo dos días, uno para cada monumento.

Deja tu comentario