Un paseo por el centro de Atenas.

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Atenas una ciudad manejable caminando.

Atenas a pesar de tener un monumento de fama mundial como la Acrópolis y otros muy destacables como las ágoras, sin contar algunos magníficos museos, no es una ciudad difícil de abarcar.

En dos días se ve lo principal sin mucho esfuerzo, en tres, puedes prodigarte por sus museos y con cuatro ya es necesario buscar en la letra pequeña de las guías turísticas.

Como quien escribe estuvo cuatro días este es un buen plan para pasear si ya has visto lo fundamental.

El punto de partida es la céntrica plaza de Omonia, (Cruce de la línea Roja y Verde de Metro) por ser zona donde hay muchos hoteles de clase turista. Si el visitante llega aquí en domingo podrá disfrutar del mercado de la pulgas, algo así como el “rastro” de Atenas, eso sí, genuinamente local.

Plaza Omonia

Plaza de Omonia, inicio del paseo ateniense

Las calles más comerciales de Atenas.

Desde esta plaza parten dirección este dos de las calles más animadas y comerciales de todo Atenas, las arterias principales de la vida ateniense al margen del turismo. Stadiou y Panepistimiou, grandes comercios, cafeterías, bancos, etc.

Tomamos la de nombre más complicado Panepistimiou y un agradable paseo de  700 u 800 metros por esta vía principal y apreciaremos la llamada “Trilogía Neoclásica” de Atenas. Biblioteca Nacional, Universidad y Academia de Atenas.

La Trilogia Neoclásica

En Grecia siguiendo las modas historicistas del siglo XIX, estas tenían que ser inspiradas por los tiempos Clásicos. Sin embargo los arquitectos fueron vikingos, los daneses Christian Hansen (Universidad) y Theophil Hansen (Biblioteca y Academia)

La Biblioteca se construyó entre 1888 y 1902 en mármol pentélico y columnas dóricas con una solemne escalera. La sala de lectura de la Biblioteca Nacional es de acceso público pero no está permitido hacer fotos.

Biblioteca Nacional

Biblioteca Nacional

En el centro de los tres edificios esta la Universidad, compendio de clasicismo y armonía. En los jardines del mismo hay varias estatuas de insignes personajes de la historia griega como el patriota Rigas Feraios, el humanista intelectual Adamantios Korais, o el primer presidente de la Grecia Independiente, Ioannis Kapodistrias. Lo que no entiendo es porque ocupa un lugar prominente la estatua de un hijo de la Gran Bretaña, como es el primer ministro británico Gladstone, por muy enamorado de Homero que fuera.

Universidad de Atenas

Este edifico da nombre oficioso a la calle en la que circulamos pues Panepistimiou significa universidad. La calle en realidad se llama Eleftheriou Venizelou pero todo el mundo la conoce con el primer nombre y así aparece en muchos mapas e indicaciones.

El tercer edificio es quizás el más bonito, y aunque no es posible acceder de forma libre tiene fama de ser muy interesante en su interior con una profusa decoración de referencias clásicas.

Academia de Atenas

Academia de Atenas. Foto:Ricardo André Frantz

Es un templo neoclásico siguiendo los cánones jónicos. Actualmente sede de la más prestigiosa institución científica de Grecia. En su exterior un guiño al saber de la humanidad representado en Platón y Aristóteles, y sobre los tejados Atenea, diosa de la sabiduría, y Apolo protector de la artes.

Aristoteles y Apolo
Platón y Atenea

Plaza Syntagma, el crisol de Atenas.

Solo 850 metros separan la trilogía neoclásica a la archiconocida plaza Syntagma. Plaza dominada por el parlamento, edificio de 1842 residencia del primer rey de Grecia.

Plaza Syntagma

Aquí se desarrolla frente a la tumba del soldado desconocido  un cambio de guardia que ya forma parte de cualquier itinerario turístico. Los Evzoni realizan su parsimonioso ritual de cambio de guardia a todas las horas en punto, y los domingos a las 10 de la mañana se efectúa un cambio más elaborado.

Cambio de guardia en Atenas

Otro elemento significativo es el Hotel Grand Bretagne, el más prestigioso de la ciudad desde 1874, aunque el inmueble data de 1842.

Hotel Grand Bretagne

El Jardín Nacional.

Si cruzamos la plaza en dirección sur pronto apreciaremos a nuestra izquierda los grandes jardines del antiguo Jardín Real, ahora Jardín Nacional. Realizado ent4e 1838 y 1840 con más de 500 tipos de plantas y numerosos animales como tortugas pavos reales, etc A lo largo del parque hay ruinas griegas dispersas. El parque es un buen lugar de paso hacia el estadio Panatenaico escenario de los primeros juegos olímpicos modernos de 1896.

Jardín Nacional

Sin embargo yo prefiro diriguirme a un lugar mucho más interesante.

El templo de Zeus.

Templo de Zeus

Uno de los mayores templos clásicos del mundo, con dimensiones superiores a la Acrópolis, fue construido en plena época helenística, posiblemente por un tal Cossutius hacia el 175-165 a.C. a instancias de Antioco IV de Siria y rematado por el Cesar filoheleno Adriano en el siglo II d.C.

Templo de Zeus

Una descripción somera de este soberbio templo helenístico, vendría siendo la siguiente; es un templo díptero, (rodeado por dos filas de columnas), si bien en sus lados menores son tres filas. Las columnas son de 17 metros y solo 13 se mantienen en pie de las 116 que lo rodearon.

Templo de Zeus

planta del Templo de Zeus

El pronaos tenía cuatro columnas en antis (precediendo a la entrada), en las naos (interiores) había 22 columnas que rodeaban un pequeño templete donde se ubicaría la imagen de Zeus y finalmente un adyton (espacio reservado a sacerdotes) que precede al opistodomos (parte trasera) que repite las cuatro columnas in antis. El templo sigue el orden corintio, gracias a las columnas que podemos ver, pero desconocemos cual fue su decoración en los frontones o el friso, incluso si el tejado era a dos aguas.

El templo buscaba descaradamente el colosalismo, algo muy propio del helenismo, cuando ya se ansia más el prestigio y asombrar a los hombres en lugar de acercarse a ellos. Teatralidad frente a armonía, monumentalidad frente a equilibrio, exuberancia frente a serenidad.

Templo de Zeus

Teatralidad helenística frente a armonia clásica; otros tiempos

No muy lejos de allí saliendo del recinto se encuentra la puerta de Adriano. Esta se construyó en el 131 d.C. para honrar al emperador amante de Grecia, y que al fin y al cabo fue el que ordeno concluir el templo de Zeus. Esta puerta era una de las entradas de Atenas. La puerta tiene dos interesantes inscripciones, en un lado, concretamente el que mira a la Acrópolis reza “«Esta es Atenas, la ciudad de Teseo», y en el lado contrario que mira hacia la parte ampliada de la ciudad en tiempos de Adriano dice «Esta es la ciudad de Adriano y no de Teseo»

Arco de Adriano

Catedral de Atenas e Iglesia de Kapnikárea

Como ya hemos visitado Plaka, Acrópolis etc, nos dirigimos a otros lugares, en este caso la Catedral Ortodoxa de Atenas. Para ello tomamos al noroeste del templo de Zeus la calle Sotiros en el barrio de Plaka que tras 800 metros nos llevara a las plaza Mitropoleos. Alli se encuentra la catedral ateniense, un templo neohistoricista  de escaso interés en su exterior y algo más en el interior por la profusión de frescos de “estilo bizantino”. Aquí contrajeron matrimonio Juan Carlos I y Sofía de Grecia.

Catedral de Atenas

Más interesante es la pequeña iglesia bizantina de Panagía Gorgoépikoos, que a pesar de su pequeño tamaño fue la antigua catedral de Atenas. Se construyó en el siglo XII con restos de todo tipo de ruinas, clásicas, romanas, paleocristianas y bizantinas. Tiene planta de cruz griega con cúpula y nártex, es decir el llamado bizantino ateniense. Recibe también el nombre de San Eleuterio (Agios Eleutherios).

Antigua Catedral de Agios Eleutherios

Muy cerca de la plaza de la Catedral, a un par de calles paralelas se encuentra la Calle Ermou, una transitada vía peatonal de carácter comercial y que une la Plaza Syntagma con el barrio de Monastiraki. En esta calle junto a las pequeñas capillas del consumo que forman las tiendas de las grandes cadenas, se encuentra incrustada una pequeña y maravillosa iglesia bizantina.

Kapnikárea

Kapnikárea incrustada en la ciudad

La Iglesia de Kapnikárea dedicada a la Presentación de la Virgen es de finales del siglo XIII, sigue el modelo de iglesia ateniense, planta cruciforme con cuatro columnas romanas sustentando la cúpula.

Su curiosa situación en medio de la calle se debe a la intervención de Luis de Baviera, emparentado con la familia Real griega y que evito su demolición en 1834. La fundación de la Iglesia se atribuye a la emperatriz Irene (emperatriz del 797 al 802).

Esta iglesia fue sometida a restauración en los años cincuenta del siglo pasado, dicha intervención la realizo la Universidad de Atenas que desde entonces es propietaria de la iglesia.

Sus frescos son fruto de aquella restauración y su autor es Fótis Kóntoglou, reputado pintor del siglo XX griego.

Kapnikárea
Kapnikárea
Kapnikárea
Kapnikárea
Kapnikárea
Kapnikárea
Kapnikárea

Kapnikárea

Kapnikárea una joya del arte bizantino

Desde esta iglesia podemos callejear hacia el norte, y en pocas calles encontraremos, o bien una ancha calle, Athinas, o bien el propio trasiego de camionetas y personas con bolsas de la compra que delatan la presencia de un gran mercado.  Solo hay que seguir el rastro del trasiego.

El Mercado Central de Atenas.

Mercado Central de Atenas

El  Kentriki  Agora o Mercado Central de Atenas es todo un universo alimenticio. Se divide en una gran nave de dimensiones respetables que a su vez se subdivide en dos partes, una para productos cárnicos y otra como lonja de pescado. Enfrente se encuentra una gran plaza con otro edificio más diáfano y abierto al exterior, este se ocupa de frutas verduras y otros alimentos.

mercado
Fruteria

Los puestos de carne y verduras llegan al centenar por cada especialidad, y los de pescado y marisco más de ciento cincuenta.

La parte de carnicería sorprende al visitarla por primera vez, una inmensa aglomeración de cuerpos de corderos, aves y otros animales que tiñen el ambiente de color rojo sanguinolento, un espacio que podría atentar seriamente a las más íntimas creencias de un vegano.

Carnicería
Carnicería
Carnicería

La parte del pescado es quizás más familiar para un español, sobre todo si ha visitado grandes lonjas en Galicia, u otros puntos de la costa española.

Mercado central de Atenas: Pescadería
Mercado central de Atenas: Pescadería
Mercado central de Atenas: Pescadería
Mercado central de Atenas: Pescadería

Otros productos destacables son desde luego los yogures y el queso feta, y las abundantes variedades de aceituna. Y para los que les gusten las experiencia 100% locales, el mercado cuenta con pequeñas tabernillas y mini restaurantes donde puede degustarse un auténtico menú local 0% turístico.

quesos griegos

tabernas del mercado

Dentro del Mercado de Atenas es posible comer en sus puestecillos

Desde el centro del mercado en la calle Evripidou se inicia la calle de las especias y poco más arriba la plaza Kodzia, la más importante de Atenas hasta la urbanización de la zona de Syntagma en la segunda mitad del siglo XIX. Un poco más al norte prosiguen los puestos de pequeñas y pintorescas tiendas.

embutidos de Grecia

En los aledaños del mercado abundan tiendas de embutidos griegos

Sin darnos cuenta desembocamos en la Plaza de Omonia, donde iniciamos este paseo por el centro de Atenas.

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Deja tu comentario