Barrios de Atenas, de lo turístico a lo local.

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Barrios de Atenas. Entre ruina y ruina.

 Atenas cuenta con unos cuantos barrios que suponen para el turista, el remate a una jornada de ruinas arqueológicas y museos, o al menos un intermedio entre ambos.

plaka

Plaka turismo land

Naturalmente son barrios dedicados al turismo aunque en diversa graduación. Así Plaka es turistada total sin por ello carecer de encanto. Anafiotika es como un barrio dentro de Plaka, aúna el tipismo turístico con ciertos rincones algo más tranquilos. Monastiraki es un punto de encuentro entre lo estrictamente turístico y el auténtico latir de la ciudad real. Un cruce entre ambos mundos.

Por último Psirri, es de momento el menos turístico, pero ya le han colocado sus correspondientes etiquetas, Soho de Atenas, barrio hipster, vanguardia y galerias, nuevo diseño urbano con Street art, y lalala, lalala.

psirri

Psirri, un barrio recuperado

Plaka.

En las mismas faldas de la Acrópolis, un entramado de callejuelas bastante intrincado concentra un gran número de tabernas y tiendas de suvenires. Tanto unas como otras, cuentan con guardianes encargados de capturar turistas e introducirlos en sus grutas bien sea esgrimiendo sus “menus” o sus encantos cual Calipso enredando a Ulises.

Los suvenires, como en todo el mundo. Magnéticos, camisetas y un gran ejercicio kitsch de adaptación de los mitos griegos al salón de casa.

suvenires de Plaka

Suvenires de Plaka

Los restaurantes suelen ser muy concurridos y en honor a la verdad, Plaka es un buen lugar para comer. La cocina griega es excelente, las raciones abundantes, y el ambiente con sonido de fondo de mandolinas hace que la experiencia sea sumamente agradable y bastante asumible desde el punto de vista económico.

Y como debe ser, todo ello acompañado de una fría cerveza Alpha, o Mythos, que como siempre se sirve en vaso de medio litro.

Restaurantes de Plaka

Restaurantes de Plaka

En medio de este foro de turistas, hay incluso algunos monumentos como la iglesia Agia Ekaterina junto a los restos de unos baños romanos, o la conocida Linterna de Lisicrates.

Este monumento es nada más y nada menos que del 335 a.C. y era una especie de templete conmemorativo. En este caso de un corego (ciudadano ilustre que costeaba la contratación de coros para los certámenes líricos y dramáticos realizados durante la festividades Panateneas).

Linterna de Lisicrates

Linterna de Lisicratestexto

El corego en cuestión es Lisícrates.

Las columnas corintias que se adosan al cilindro son de las primeras de este tipo que se conocen. La pieza es de mármol y esta rematada por un arquitrabe tripartito y un friso con escenas del rito dionisiaco. El tejado también de mármol esta rematado por un motivo vegetal esculpido en piedra. Aquí se colocaba un trípode de bronce con el premio obtenido por el coro de Lisícrates.

Linterna de Lisicrates en Plaka

2400 años iluminando las cenas atenienses.

Anafiótika

Bordeando la colina de la Acrópolis en el sentido contrario a las ajugas del reloj, viniendo Plaka llegaremos a Anafiotika, que es como un barrio dentro de Plaka. Este tiene dos partes, una, la más encaramada a la colina de la Acrópolis, imita a la pequeña isla de las Cicladas, Anafi, de ahí el nombre del barrio. Fueron vecinos provenientes de esta isla quienes dieron forma al barrio.

Anafiótika

Calle de Anafiótika

Calles de Anafiótika

Rincon de Anafiótika

Rincones de Anafiótika

Las islas Cicladas transplantadas a Atenas

Con unas calles estrechísimas, que te transportan al ambiente de las islas, destacan las ventanas azules, sus numerosas flores y las paredes encaladas. Desde esta zona se puede tener una buena vista de Atenas. Y todo ello en un ambiente relajado.

vista de Atenas

Atenas desde lo alto de Anafiotika

En la zona baja no hay tanta relajación. Aquí se encuentra la llamada “Plaka Stairs”, una empinada calle con escalinatas repletas de tabernas.

Plaka Stairs

Plaka Stairs

El barrio cuenta hasta con su monumento de interés, en este caso la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, del siglo XVII. Esta ejerce como embajada “metochion” del Santo Sepulcro. El templo esta encima de otro consagrado a Afrodita.

metochion

santo Sepulcro

Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalen

Monastiraki

Una de las zonas más animadas de Atenas, gracias a que no solo hay vida turística, sino también de la real, la que confiere personalidad a las ciudades.

monastikari

El monasterio que da nombre al barrio.

Debe su nombre al pequeño monasterio bizantino que preside la plaza principal, junto al mismo el gran espacio arqueológico que constituye el solar de la Biblioteca de Adriano, y dominando la plaza dos mezquitas. La Tsistaraki, sede del Museo de Cerámica Kyriazópoulos, y la  Fethiyé, muy visible y referente habitual del barrio de Monastiraki

mezquita de monastikari

Mezquita y Biblioteca de Adriano.

Las calles de Monastiraki se llenan de restaurantes y tiendas de suvenires como en Plaka, pero aquí no dominan todo el espacio, los puestos ambulantes, mercadillos, venta de gyros, pan pyta y tabernas con sabor genuinamente local invaden los dominios del turismo, y si abandonamos las calles más transitadas, su proliferación va en aumento. El viajero que guste de “perderse” puede callejear y tal vez en algún momento se percate de que ha entrado en la ciudad real.

calles de monastikari

Pierdete por Monastiraki

Un paseo agradable en Monastiraki es la concurrida calle Adriano, está circula dejando a un lado las vías de metro y un sinfin de tabernas al otro lado, para finalmente llegar hasta la parada de Thissio (Teseo) frente a un apacible parque desde el que se divisa el Hefestión en primer plano y la Acrópolis al fondo.

calle Adriano en Monastiraki

La calle Adriano

Bajo la atenta mirada del mas legendario de los reyes de Atenas, Teseo. Todo el área de Thissio es uno de los lugares más acogedores de Atenas.

Teseo

Teseo en el momento de calzarse las sandalias que le convertian en mayor de edad.

Psirri, el último en llegar.

A la nómina de barrios típicos de Atenas en los últimos años se ha sumado un nuevo lugar, Psirri. Un barrio antes deprimido y ahora recuperado. Dentro de lo que parece una corriente en todas las grandes ciudades europeas, y no tan grandes.

psirri cool

Psirri, antiguo y moderno.

Por ahora permanece poco frecuentada por el turista. Su renacer se ha producido gracias a su animada vida nocturna, el toque bohemio, la música en directo, la instalación de comercios alternativos con accesorios guays para la gente cool, y prendas de última tendencia.  Su antiguo aire industrial se ha reconvertido a lienzo de street art.

Street art en psirri

Street Art en Psirri

Psirri se encuentra muy cerca de Monastiraki. Si cruzamos la principal arteria de Monastiraki, la calle Ermou, a la altura de la plaza Monastirakiou,  y a continuación tomamos la calle Miaouli, esta nos conducirá derechitos al centro de Psirri.

Psirri un viejo barrio

Locales chuli-guays de Psirri.

Un último apunte para niños.

Por último una recomendación para aquellos que viajen con niños (y los que no), en la calle Karaiskaki, se encuentra el Little Kook Cake Shop, un café para degustar postres y dulces cuya exuberante decoración recrea todo el mundo de los cuentos infantiles. Los niños lo flipan.

Little Kook Cake Shop-1

Little Kook Cake Shop-2

Little Kook Cake Shop-3

Little Kook Cake Shop-5

Little Kook Cake Shop-5

Little Kook Cake Shop

 

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Deja tu comentario