Barrio de Lavapiés, de castizo a multiétnico.

0
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Lavapiés, un corazon que late.

Lavapiés un barrio con mucha vida.

Lavapiés un barrio con mucha vida.

Hace algunas décadas Lavapiés era sinónimo de casticismo. Este era un barrio de tradición castiza, un barrio galdosiano, donde sus vecinas bien podrían llamarse Fortunata, Rosalía o Amparo.

Lavapiés, un barrio castizo.

Lavapiés, un barrio castizo.

Ser un vecino nacido en este barrio madrileño daba derecho a alegar un plus de “madrileñismo”, un  puntito por encima de los demás. Soy madrileño ¡de Lavapiés eh! Diría el chulapo o la maja.

Plaza de Lavapiés. De Francisco Pradilla - La Ilustración Española y Americana Dominio público

Plaza de Lavapiés. De Francisco Pradilla – La Ilustración Española y Americana Dominio público

Aunque como sabemos los que vivimos en esta Villa la condición de madrileño no viene dada por el árbol genealógico, ni siquiera por el nacimiento, hay quien dice que basta con menos de una hora para ser madrileño.

El léxico popular de la Villa es rico y ocurrente pero no ha acuñado términos despectivos para el foráneo, como “maqueto” o “charnego”.

Lavapíes de ayer a hoy.

De aquel viejo Lavapiés aún quedan testimonios como las viejas Escuelas Pías hoy convertidas en la preciosa biblioteca de la UNED.

Las viejas escuelas pías, hoy biblioteca de la UNED.

Las viejas escuelas pías, hoy biblioteca de la UNED.

O las corralas, viviendas populares para los vecinos más humildes y que formaron parte de la fisionomía de los barrios madrileños durante los dos siglos anteriores. Hoy casi no quedan.

Corralas rahabilitadas

Corralas rahabilitadas

Actualmente, majas y chulapos han desparecido. Los nuevos habitantes son chinos, indios, africanos, magrebíes, pakistaníes y latinoamericanos que han transformado por completo el paisaje, el color y el ambiente de estas calles.

Un supermercado adaptado a las necesidades de los habitantes del barrio.

Un supermercado adaptado a las necesidades de los habitantes del barrio.

Pero por alguna razón Lavapiés hoy como ayer sigue siendo un polo de atracción del Madrid más alternativo, más popular, un Madrid “No oficial”.

Lavapiés es muchas cosas.

Lavapiés es gastronomía.

Viajar con los sabores. Lavapiés.

Viajar con los sabores. Lavapiés.

Lavapiés junto con toda la diversidad cultural que proporcionan sus inmigrantes de todos los puntos del orbe es una Babel que concentra infinidad de restaurantes de los cinco continentes, junto con un buen puñado de bares y tabernas españolas  (fundamentalmente en la calle Argumosa).

Estos últimos celebran en Otoño Tapapies una ruta multicultural de la tapa y la música que el próximo mes de Octubre celebrara sexta edición.

El inicio de la calle Lavapiés partiendo desde la plaza homónima es literalmente una Little India en pleno Madrid, los pequeños restaurante con fotos del Taj Mahal se suceden uno junto al otros con menús del día y degustación.

La calle Lavapiés antes de comer.

La calle Lavapiés antes de comer.

La misma calle a la hora de comer.

La misma calle a la hora de comer.

Samosas de Lavapiés

Samosas de Lavapiés

Lavapiés es cultura.

Un barrio lleno de iniciativas vecinales.

Un barrio lleno de iniciativas vecinales.

Esto es una plaza  o La Tabacalera  son lugares de encuentro de movimientos asociativos ciudadanos que conviven junto con centros culturales de referencia en la ciudad como es el caso de La Casa Encendida, también es un lugar para librerías de esas que invitan a entrar o a detenerse en sus vitrinas donde se exponen títulos  sugerentes y sobretodo diferentes a los de las librerías al uso, que solo exhiben best sellers y porquerías del estilo.

Lavapiés es teatro…y cine.

Junto con el afamado Centro Dramático Nacional en pleno centro de Lavapiés, las calles de Lavapiés alojan 14 salas de teatro que representan más de 1000 obras anuales para todos los gustos y edades, además de talleres de teatro.

Y por si todo esto fuera poco tiene una muestra de cine que se celebra a finales de Junio y ya va por su edición numero trece.

Lavapiés es un crisol.

Pasear por Lavapiés es pasear por el mundo, un pequeño viaje, un periplo por culturas muy diferentes y todas ellas juntas, un ejemplo de convivencia espontanea y tolerancia.

Africa

Africa

Asia

Asia

Lavapiés es vida.

Pero Lavapiés es sobretodo un barrio con vida, con mucha vida.

lavapiesq
lavapiess
y con mucho sentimiento…

lavapiese

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

Deja tu comentario