Bamberg, la mejor visita en Baviera.

3
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Bamberg, ciudad monumental, y cervecera.

Bamberg es una de las ciudades más bellas de la católica Baviera, y por ende de toda Alemania. Lo suficientemente atractiva como para brindar todo lo que un turista pide de un destino eminentemente monumental. Y a la vez lo suficientemente natural y acogedora como para no parecer un decorado, construido con el fin de hacer un juguetito para turistas, como la no muy lejana  Rotheburg ob der Tauber.

Bamberg. Un casco antiguo patrimonio de la Humanidad

Bamberg. Un casco antiguo patrimonio de la Humanidad

Bamberg en la Historia.

Bamberg aparece en la historia gracias a la familia Babenberg que gobernó Austria hasta 1246. Como toda Baviera, la localidad es un fuerte bastión católico en un país eminentemente luterano.

Los benedictinos se instalaron aquí antes del año 1000, y Enrique II de Alemania creo la diócesis, junto con la catedral y una abadía. Desde ese momento Bamberg creció y se convirtió en una de las ciudades más prosperas e importantes del Sacro Imperio Romano Germano.

Su declive llego en los siglos XVI y XVII con el surgimiento del luteranismo, dada la fidelidad que la ciudad mostro a Roma. En el transito del siglo XVII al XVIII la ciudad recupero su esplendor y se construyen algunos de sus más famosos monumentos.

Gracias a esta recuperación, hasta 1802, Bamberg fue la ciudad más importante de Franconia occidental, ese año la región fue anexionada por Baviera, y en 1807 adquierió el rango de Archidiócesis.

Hoy Bamberg es una ciudad de menos de 70.000 habitantes que ofrece un buen puñado de atractivos. Gracias a estos, la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1993 por la UNESCO.

Que ver en Bamberg

La Catedral de San Pedro y San Jorge.

Bamberg. La Catedral con dos ábsides

Bamberg. La Catedral con dos ábsides

El edifico original es del 1004 al 1012, pero en el 1081 ardió la mayor parte, la reconstrucción se llevó a cabo por San Otto de Bamberg y se consagro en el 1111, alacanzando su aspecto definitivo en el siglo XIII en un estilo de transición del románico al gótico. Su característica más llamativa es sin lugar a dudas la presencia de dos ábsides. El ábside este, románico y el oeste, gótico. Cada ábside esta flanqueado por dos campanarios.

La entrada es por el ábside este,(el románico)  y una vez en el interior se avanza hacia el oeste casi al mismo tiempo que el románico va dando paso al gótico en todos los elementos.

La puerta románico de la catedral de Bamberg

La puerta románico de la catedral de Bamberg

En la catedral de Bamberg se encuentran las tumbas de algunos emperadores alemanes, y la del papa Clemente II único Papa no enterrado en Francia o Italia, pero sobretodo este el Bamberger Reiter. Una de las esculturas más famosas del arte medieval universal. Primera escultura que recupera el retrato ecuestre a tamaño natural desde la época del Imperio Romano.

Este elegante caballero con corona y manto se encuentra en una ménsula resguardada por un doselete que simula una ciudad.

Bamberger Reiter

Bamberger Reiter. C. C. Share Alike 3.0. Autor Tilman

En la plaza de la catedral se encuentran otros dos esplendidos edificios.

La Nueva Residencia (Neue Residenz).

La nueva residencia en Bamberg.

La nueva residencia en Bamberg.

Un edifico enorme con varias alas, fue la residencia de los obispos-príncipes de Bamberg desde el siglo XVII, hoy alberga la biblioteca del estado y la galería de arte de Bamberg. Su parte más antigua es de 1602, y la más moderna del periodo 1697-1703. Desde 1803 paso a ser residencia Real de los soberanos de Baviera.

En 1815 desde una de sus ventanas se suicidó el Mariscal de Napoleón, Louis Alexandre Berthier, ¿asesinado?, ¿remordimientos por traicionar a Napoleón?, ¿Para evitar que usaran su figura en contra de Napoleón?. La respuesta cayó también por la ventana.

Pero la fecha del saltito es justo cuando Napoleón desembarca a su regreso de la isla de Elba e inicia el Imperio de los 100 días. Una placa recuerda el suceso.

El Palacio sirvió como residencia de la pareja real griega, formada por Otón I y Amalia de Oldemburgo, al fin y al cabo el rey griego depuesto en 1862 era príncipe de Baviera, también existe una placa en alemán y griego que recuerda este hecho.

En tiempos más recientes este palacio fue escenario de la promulgación de la primera constitución democrática de Baviera en 1919.

Alte Hofhaltung.

En la misma plaza esta la entrada al Alte Hofhaltung, antigua corte y residencia de los obispos de Bamberg, rodeado por un muro, su entrada al patio da la sensación de ser como una inmensa posada medieval, o casi diría una gigantesca cervecería. Un lugar muy sugerente que te traslada a un decorado medieval.

El Ayuntamiento. Altes Rathaus.

Posiblemente el icono más representativo de Bamberg.

Cuenta la historia, que el príncipe obispo de Bamberg se negó a conceder a los burgueses de la ciudad una parcelita para hacer el ayuntamiento. Los burgueses respondieron construyendo una pequeña isla artificial en medio del rio Regnitz.

El ayuntamiento dividía la zona burguesa y de mercado de la villa episcopal.

El Ayuntamiento de Bamberg

El Ayuntamiento de Bamberg

La primera piedra es de 1387, y de esta época es su torre, pero luego recibió numerosos añadidos barrocos y pinturas rococó.

Una piernecita de un querubin se sale de los frecos del Altes Rathaus

Una piernecita de un querubin se sale de los frecos del Altes Rathaus

La pequeña Venecia y la abadía de San Miguel.

La pequeña Venecia de Bamberg

La pequeña Venecia de Bamberg

Otras visitas importantes son la llamada pequeña Venecia, un bonito barrio de pescadores en pleno centro de la ciudad, cuyos canales se cuelan por las calles de la ciudad. Es uno de los paseos más agradables del lugar.

Canales en Bamberg

Canales en Bamberg

Algo más alejada se encuentra la abadía benedictina de San Miguel.

Pero en Bamberg existe otra atracción, que tal vez despierte en algunos más atención que las hasta ahora mencionadas.

La cerveza en Bamberg.

En un país que tiene la cerveza como uno de sus símbolos, y en el cual existen más micro-cerveceras que en ningun otro país (compañías pequeñas o familiares que producen su propia cerveza) Bamberg tiene el mayor porcentaje de cervecerías por habitante de toda Alemania. Cuenta con numerosos festejos relacionados con la cultura cervecera, como apertura de los primeros barriles de temporada, etc. Explorar sus fabulosas cervecerías y probar una ilimitada variedad de zumos de cebada es todo un placer. (Con cuidadin).

Una de las fabulosas cervecerías de Bamberg

Una de las fabulosas cervecerías de Bamberg

Hasta el siglo XIX, la cerveza, como no, era un privilegio en manos de las abadías y monasterios. La cervezas autóctonas con más tradición son la Bockbier, cerveza gruesa que en los meses más fríos funcionaba como sustituto de la alimentación. Y la cerveza ahumada que se cree que su origen es un incendio en el que el humo altero el sabor de la malta empleada.

La oficina de turismo de Bamberg (Geyerswörthstraße 3, 96047 Bamberg, ) ofrece un buen número de servicios relacionados con la cerveza. Visita a micro cervecerías para ver su elaboración, master class con algún maestro cervecero, y naturalmente tour guiados por las mejores cervecerías a degustar sus propias cosechas.

Restaurantes de Bamberg

Restaurantes de Bamberg

Aunque a nivel gastronómico Alemania no es Francia, ni España, la cocina de Bamberg es de lo mejor del país, los restaurantes son muy típicos, es decir estilo taberna con grandes y gruesas mesas de madera donde varias personas se pueden sentar a lo largo y degustar los codillos o el  Schäufele de Franconia, que es un plato tradicional hecho con el omoplato del cerdo.

bamberg
Bamberg es de largo uno de los mejores lugares para visitar en toda Baviera.

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

3 comentarios

  1. Pingback: Ciudades que merecen al menos una visita en la vida - eresmarketing

  2. MIGUEL MARTÍNEZ SAMITIER el

    echo de menos ver unas cuantas jarras sobre la mesa… y también el interior de la catedral. un saludico ,.

Deja tu comentario