21 bloggers de viaje te dicen porqué viajar a la India

26
Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

21 razones para viajar a la India.

¿No estas convencido de viajar a la India? 

Este post va dirigido a todas esas personas que piensan, “me gustaría ir a la India pero…”.

Efectivamente de manera automática parece que a nuestra mente acuden imágenes de pobreza, suciedad, miseria, e incluso hasta mal olor. Tal vez todos conocerán alguna mala experiencia de un amigo o conocido. Y si ahondan en el tema, bien sea por la blogosfera, o por las experiencias de otras personas, sin duda llegaran a un lugar común.  A la India, la amas o la odias.

Yo la amo.

Rickshaw, vaca, niños y mochilero. Jaisalmer.

Rickshaw, vaca, niños y mochilero. Jaisalmer.

La India siempre represento mi sueño viajero, quizás mitificada, por cine, literatura, y documentales, pero ocupaba el indiscutible puesto número 1 en mi lista de deseos viajeros. Cuando realice mi primer viaje de un mes y medio, las primeras 48 horas fueron duras. Pero mi predisposición positiva, y mi curiosidad por conocer este país, que es casi un cosmos por su variedad cultural, gastronómica, monumental y social, prevaleció sobre cualquier inconveniente.  Al final la adaptación era completa y me sentía muy cómodo.

Esto me recuerda un detalle curioso, las peores opiniones sobre la India, a menudo las escucho de personas que viajaron con un presupuesto holgado, con buenos hoteles y transportes, mientras que las más positivas proceden del típico mochilero. Deduzco que el permanente cambio entre el impoluto y aséptico ambiente de los grandes hoteles, frente a la realidad de la calle india impide que estos viajeros completen un proceso de aclimatación al país.

A continuación 21 grandes bloggers de viaje te dan 21 grandes razones para viajar a un país sencillamente espectacular.

Una puntualización.

He preferido que cada blogger decida lo que más le guste aun a riesgo de repetirse. Como finalmente ha sucedido. Así hay tres que han optado por Varanasi, y dos por los colores de la India.

Es curioso que a la hora de recomendar la India, muchos opten por la ciudad más dura y complicada del país, Varanasi. Lo cual reafirma la teoría de que a la India “la amas o la odias”.  En un principio pensé añadir mi propia sugerencia  a la de estos 21 blogs, pero iban a ser muchos Varanasis… De todas maneras, el aspecto más mencionado es la hospitalidad.

1 – Los Colores de la India

Cristina Monsalvo – Kris por el Mundo

Los colores de la India.

Foto: Krisporelmundo.

“Me fascinan los colores de India, esos azules, rosas o verdes que lucen las mujeres en sus saris y los hombres en sus turbantes mientras cruzan el desierto del Thar o pasean por las ciudades de Rajastán. Me quedo embelesada cuando en algún mercado indio me encuentro ante un puesto en el que multitud de cuencos muestran esos polvos que sirven para teñir la ropa y que se lanzan durante la fiesta del Holi. No doy crédito cuando miro esos templos de Tamil Nadu cuyos gopurams son un estallido de figuras y de color. Disfruto cuando me rodea el intenso verde de los backwaters de Kerala. Y es que uno no se da cuenta de que vive en un mundo casi monocromático hasta que no llega a India y descubre que allí el color está por todas partes alimentando la vista mire uno a donde mire”

2- La cara que se te queda.

Lucia y Ruben – Algoquerecordar.com

Son muchos los motivos que hacen que para nosotros sea un país al que volver una y otra vez: que existen cientos de Indias dentro de India, su diversidad cultural y de paisajes, su gente, sus sabores, la intensidad de emociones a las que te somete… India reta constantemente, hace mucho pensar y eso opinamos que es bueno.

Sin embargo, si tenemos que centrarnos solo en único motivo para convencer a alguien de que al menos una vez en la vida le haga una visita, lo tenemos claro. Para nosotros no hay mayor motivo que el de ver “la cara que se te queda”. Aquí te lo explicamos: #lacaraquesetequeda

3- Viviendo con una familia india.

Sabela Montero – Viajando – Imágenes y sensaciones

Una de las razones por las que siempre digo que es necesario conocer India es por su gente. Cuando me fui sola a la India hace unos años, nunca imaginé que estaría tan acompañada! Es imposible sentirte sola ya que es bien seguro que en cuanto tengan una oportunidad de charlar y conocerte, cualquier indio o india se acercará a ti.

Sabela con una familia india.

Foto: Viajando – Imagenes y sensaciones.

Yo tuve una experiencia maravillosa en general pero hubo una que fue espectacular. Sucedió en el tren a Jaisalmer, al oeste de India. Justo a mi lado iba una familia muy numerosa, hermanos, cuñadas, padres, suegros, hijos, nietos… todos viajando hacia el mismo destino que yo. Una de las chicas, guapísima por cierto, se me acercó y me empezó a hacer preguntas ya que no entendían como podía estar viajando sola. Y fue ella la que hizo de traductora todo el camino mientras cada miembro de su familia tenía preguntas diversas que hacerme. Eso sí, todos coincidían que no podían entender que viajara sola y más, estando casada.

Me hicieron sentir como un miembro más de la familia y compartieron conmigo su comida (con la que creí morirme de lo picante que estaba mientras ellos se partían de risa), sus mantas y su alegría. La suegra era muy divertida y estaba empeñada que probase el betel. La verdad es que no me gustó nada! No me imaginaba que dos años más tarde iba a volver a su casa para pasar unos días y convivir con toda la familia momentos muy íntimos, como fue el nacimiento de un bebé y todo el ritual que le envuelve, la preparación de una boda y la partida de toda la gran familia (cerca de doscientas personas, sí, doscientas…) que se iban de peregrinación a los templos de Jaisalmer.

Fue, sin lugar a dudas, una de las experiencias más importante de mis viajes.

4- La India es pasion.

Raúl – Que bonito es viajar

Festividad de Ganesh Chaturthi en Udaipur

Lo que  más me impactó en mi viaje a la India es la pasión de sus gentes. Esta pasión queda patente en cualquier aspecto de la vida pero donde más me impactó fue en sus celebraciones religiosas, asistir a baños purificadores en el Rio Ganges,hacer ofrendas en el Templo de las Ratas y por supuesto, celebrar sus fiestas religiosas. Pude vivir la festividad de Ganesh Chaturthi en Udaipur, una experiencia emocionante, calles abarrotadas, colorido, ruido, olores, y sobre todo, pasión.

Esa pasión de sus gentes convirtió mi viaje a la India el EL VIAJE.

5- Gwalior.

Vanessa y Roger – Viajeros Callejeros

24 tirthankaras del jainismo en el ascenso al fuerte de Gwalior

La mayoría de viajeros llegan, como nosotros, hasta Gwalior para poder ver su increíble fortaleza, que ocupa un lugar estratégico en la zona alta de la colina. Lo que no podíamos esperar, ya que no habíamos escuchado ni leído nada sobre ellas, era la sorpresa que nos esperaba en el ascenso: las maravillosas figuras desnudas de los 24 grandes Tirthankars o grandes maestros jainíes. Desde ese momento este lugar se convirtió en otro de los grandes motivos para llegar hasta aquí.

6-Los Sadhus.

Miguel Angel Muñoz Romero – Como en casa en cualquier lugar

Sadhus de la India

“A mí personalmente algo que me gustó mucho de India, fueron sus gentes. Es una coletilla muy recurrida cuando se viaja lo sé, pero en India es otra liga.

Cuando descubrí los Sadhus y su filosofía, no dude en buscarlos por diferentes lugares y siempre me sorprendió su amabilidad.

Si tienes pensado viajar a India, siéntate un rato a charlar con algún Sadhu y después le haces la foto je, je, je. ”

7- Un ashram en la India.

Annick – Diabarama

Antes de plantearse un viaje como éste, deberíamos tener claras cuáles son nuestras razones para ir a la India. Muchos se embarcan en la aventura pensando porque es un destino de moda, para ver elefantes o porque creen que van a salir realizados cuales Siddhartas Gautamas, y a lo mejor se ahorran el pasaje de vuelta porque regresan flotando en la posición del loto. Y no es así.

Vivekananda Kendra, en Kanyakumari, Tamil Nadu.

Foto: Diabarama

Si nuestras razones para ir a la India son o tienen parte de espiritual, aunque sea por puro voyeurismo, conviene conocer la parte real y dejarnos de convencionalismos sobre el hinduismo.

India es un país como otro cualquiera. Hay zonas que son más religiosas (como si vas en Semana Santa a Andalucía) y otras que lo son menos. Hay gente practicante y gente que no lo es. Y algunos chascarrillos que se han quedado como tradiciones, igual que poner el nacimiento en Navidad, aunque no pises una iglesia en todo el año.

Si en mitad de la calle te encuentras un señor meditando y pintado de colores, y le haces una foto, abre los ojos y te lo permite… eso no es un sadhu. Quienes realmente profesan la religión suelen alejarse de la vida mundana.

Lo mejor que puedes hacer para acercarte a la religión hinduista, es ir a un ashram. Es un lugar asociado a un templo en el que siempre acogen al viajero, venga de donde venga. La acomodación es modesta y suele ser muy barata, pero allí siempre puedes preguntar a cualquiera al respecto de la religión. Ellos te hablarán de lo que es auténtico… y de lo que es maia. Mi recomendación es el de Vivekananda Kendra, en Kanyakumari, Tamil Nadu.

8- Chand Baori.

Ana y Arancha – Vipavi

Chand Baori es un famoso aljibe escalonado, situado en la pequeña localidad de Abhaneri, a unos 95 Km. de Jaipur.

Aljibe escalonado de Chand Baori

Se cree que fue construido en el año 800 d. C. por el rey Chand de la dinastía Chahamana, y es considerado uno de los mayores y más profundos de la India.
Contiene 3500 escalones en 13 niveles con una profundidad de 20 metros. Actualmente ya no se utiliza para almacenar agua, sino como lugar de reunión y de oración.

9-India cuna del Jainismo.

Jordi Martinez – Mil Viatges

Templo jaínista de Ranakpur

Foto: Mil Viatges

En la India podemos encontrar maravillosos templos de la mayoría de las grandes religiones del mundo. Sin embargo, son especialmente evocadores los templos janistas que encontramos en el norte del país y que pasan por ser auténticas filigranas de la arquitectura mundial. Los artesanos encargados de la construcción de los templos jainistas cobraban su salario en función de la cantidad de polvo de mármol que eran capaces de extraer de las columnas. Con ello, se construyeron algunas de las más extraordinarias joyas de la arquitectura mundial, como los templos de Ranakpur o Monte Abu, dos de las, visitas imprescindibles del norte de la India.

10- India del Sur – Madurai (Tamil Nadu)

Alicia  Ortego – Los viajes de Ali 

Madurai. Templo de Sri Meenakshi

Viajar al sur de India es viajar a otra India. En mi caso supuso un país más amable, de gentes cariñosas, sonrisas abiertas y lleno de atractivos como los impresionantes templos del estado de Tamil Nadu, cuyo máximo exponente está en Madurai, Patrimonio de la Humanidad. No es raro encontrarte con fiestas, bodas, ofrendas, ambientes completamente medievales entre sus oscuros pasillos y ante sus fachadas pintadas de colores, como debieron ser los templos mayas y egipcios. Para mí, una zona de este subcontinente que nunca olvidaré.

11- El tigre de Bengala.

Sara y Jaac. Saltaconmigo.

11saltaconmigo

La idea de una India abarrotada de gente, con caos de coches y tuk-tuks, desaparece cuando entras en sus parques naturales y la selva te rodea. Eso fue lo que nos pasó a nosotros cuando entramos en el parque nacional de Ranthambore subidos en un jeep sin techo en busca del tigre de Bengala. ¿Sin techo? Sí, son tan pocas las posibilidades de ver uno de estos felinos que no parecen preocuparse mucho por que ataquen al coche.

De todas formas, cuando un enorme tigre de Bengala pasó caminando junto a nosotros, agradecimos que no hubiera ni techo ni ventanilla que nos impidiera disfrutar de esa maravilla de la Naturaleza en movimiento. Sí, fuimos muy afortunados y la India nos regaló la visión de un tigre en la selva.

 12 Benarés – Varanasi.

José Miguel Redondo (Sele) – El rincón de Sele

Tengo que reconocer que fue en Benarés donde encontré la explicación perfecta a lo que supone viajar a India. En realidad lo que aprendí es que India no tiene explicación. Simplemente hay que dejarse llevar por ese juego de colores que destaca sobre todas las cosas, exprimir los cincos sentidos (y descubrir el sexto) y asumir que uno se encuentra en un país sensorialmente duro de asimilar pero en el que no dejan de suceder cosas a dos palmos de tus narices. Alguien me preguntó una vez que si en India hay aventura. Y le respondí que en India encuentras la aventura en cuanto salgas de la puerta del hotel. Porque hasta lo más surrealista que te imagines puede suceder.

Varanasi o Benarés

Foto: El rincón de Sele.

Un paseo en canoa por Benarés con las primeras luces del alba te muestra a miles de personas saliendo a agradecer un nuevo día a sus dioses, a sadhus en plena meditación, saris poniéndose a secar después de lavarse en las nada transparentes aguas del Ganges… y probablemente veas incluso muertos siendo quemados antes de regresar en cenizas al río más sagrado del hinduismo.

13- Arquitectura de la India.

Monica – Libreta viajera

Patwon ki Haveli de Jaisalmer

Foto: Libreta viajera.

“Si algo nos dejó asombrados durante nuestro viaje por el norte de India, es la arquitectura del país.

La arquitectura civil es impresionante y sus fuertes y palacios tienen personalidad propia, como los de Jodhpur, Udaipur, Jaipur, Amber o Kumbhalgarh. Mención especial merecen las havelis de Jaisalmer que con su delicadeza son un soberbio ejemplo del virtuosismo de los artesanos de Jaisalmer, totalmente diferentes a las de Mandawa, ricamente decoradas con exhuberantes frescos.

Pero la arquitectura funeraria también merece detenerse para ser admirada, empezando por sus mausoleos. La Tumba de Humayum fue el primero que vimos pero a lo largo del viaje muchos más nos maravillarían, como el de Akbar o la tumba de Himad-ud-Daula, conocido como Baby Taj, ambos cerca de Agra. Y por supuesto el Taj mahal, cuya belleza permanece inalterable y deja mudos a todos los viajeros que han pasado por allí. Los cenotafios de Jaisalmer o los de Gaitor, por nombrar algunos, son bellos ejemplos de construcciones funerarias, con una decoración que abruma al visitante.”

14- Benarés – Varanasi.

Maria Grau – Tu Hobbie tu viaje 

Ghats de Varanasi

Foto: Tu Hobbie tu viaje

Recomiendo un destino como la India porque lo que vives allí difícilmente lo vivirás en otro sitio del planeta. Una de las ciudades imprescindibles de ver, Varanasi que además es de las visitas más complicados de tu viaje al país. Aquí podrás experimentar la perfecta  convivencia entre la vida y la muerte, veras o vivirás imágenes impactantes que se quedarán en tu retina, navegarás en total paz por el río más sagrado del país (Ganges) o serás testigo de cómo se vive y siente la religiosidad en este país. Todas estas vivencias más que suficientes para dedicarle la visita que se merece.

15- Colores de La India.

Esther Guglietta – Viajando por Asia 

15viajandoporasia

He visitado dos veces la India, aunque resulte duro, hay una cantidad de cosas por las que merece la pena visitarla. A mí me fascinó sus colores, podías ver alguien trabajando en el campo y por muy lejos que estuviese sabías que era una mujer por el color de su sari, eran como lunares de colores esparcidos en la naturaleza, parece que desprenden propia luz y todo acompañado por esos grandes ojos negros llenos de vida.

16- Viajar a la India para superarse a uno mismo como viajero.

Lola – Overseas (Fuera de tus fronteras)

Taj Mahal

No voy a contar lo bonito que es la India, porque eso ya lo sabes…mi razón para recomendar viajar a la India es para superarte a ti mismo como viajero. Hacer este viaje en solitario y por libre pone a prueba hasta los más experimentados viajeros. En este país es muy complicado viajar por tu cuenta: llegar a los sitios, lidiar con los locales, soportar la suciedad y el clima, superar el choque cultural…este viaje es todo un reto y lo recomiendo como un desafío de superación personal.

17  Parque Nacional de Kanha, India.

Antonio Ruiz – Naturaleza y Viajes

 17naturalezayviajes-kanha

Uno de los pocos lugares del mundo con los que sueño regresar es Kanha. Aunque es aquí la observación de tigres en libertad el principal atractivo del parque, fue su paisaje lo que realmente me cautivó. Las brumas y densas nieblas que envuelven el bosque durante la mañana le otorgan un aspecto mágico. No es de extrañar que en 1894 Kanha fuese la inspiración de Kipling para su conocida novela de “El libro de la selva”. En este lugar, cientos de criaturas viven en un permanente estado de alerta ante la posibilidad de ser víctima de una de las criaturas más feroces del planeta, el tigre (Panthera tigris).

18- Varanasi Benarés.

Pepa Lozano – Viajes y vivencias

Son muchos los motivos por los que deberías visitar India, un país duro pero en el que la gente te sonríe, en el que las mujeres son increíblemente elegantes y en el que el color de los saris y las flores de las ofrendas lo llenan todo. Se dice que a India la amas o la odias y yo desde que la pisé, empecé a amarla, me sentí bien y me quedé con ganas de más. Es un país impactante tanto para lo bueno como para lo malo, pero sin duda apasionante.

18caliope

Son muchos los aspectos y lugares que me cautivaron pero me quedo con Varanasi, la ciudad de los contrastes extremos. Es la ciudad de la vida y la muerte, a la vez vibrante, caótica y ruidosa, llena de gente que va y viene por todas partes, mientras que en los márgenes del Ganges, el mundo de la muerte es el protagonista. El río, es al mismo tiempo el espacio más sagrado y el más contaminado; impresiona ver a la marea de gente acudir a sumergirse en sus marrones aguas para purificarse y ofrecer a los dioses flores, velas e incienso. Todo un espectáculo imposible de ver en otra parte del mundo, una ciudad única que por si sola ya merece una visita a la India, pero hay más, mucho más.

19- Amritsar, la ciudad de los Sijs.

Virginia y Fran – 365 Sábados viajando

Cuando visitas India por primera vez hay muchos momentos en los que el shock cultural es tremendo, aunque por supuesto no insalvable. En este caso hablamos de las diferentes religiones que cohabitan en el país y nos centramos en los Sijs, dado que visitamos uno de los mayores estandartes de esta religión, como es el Templo dorado de Amritsar.

Templo de oro de Amritsar

Foto: 365 Sábados viajando

El atuendo de los Sijs llama la atención del viajero sobretodo por el turbante (a menudo de vistosos colores) y la larga barba característicos de los adeptos a esta religión; pero, por encima de todo, es entender la filosofía Sij lo que hará que al visitar este gran templo de oro sientas muchas más ganas de sentarte frente al lago mirando esa gran esfera dorada y esperar a que algún Sij se acerque a ti para explicarte por qué un día decidieron, a finales del S. XV, crear esta religión, y tal vez te asombres cuando te explique que fue por no estar de acuerdo con el sistema de las castas y poder reunir, de ese modo, en ella lo mejor del hinduismo y el islamismo, convirtiéndose así en la región (el Punjab) más abierta y moderna de India.

20-¿Por qué deberías conocer la India?

Javier castaño – El Hombre que viaja

Hospitalidad India

Foto: El hombre que viaja

Tuve la suerte de que uno de mis guías en la India nos invitase a cenar a su casa. Su padre nos atendió con una educación exquisita y, junto a un viejo album de fotos, nos mostró la historia de su familia. Ante mi atenta mirada desfilaron tres generaciones indias. Pude sentir, aunque fuera por unos minutos, cómo estaba ante un gran país que combinaba antiquísimas tradiciones con fulgurantes cambios y, en cualquier caso, sentían un profundo respeto y admiración por todo. Por lo antiguo y por lo nuevo. Por las fotografías en blanco y negro y por las instantáneas en color. La India es como una gran dama ante la que, en un principio, sientes reverencia y temor y, al final, acabas sintiendo una infinita veneración.

21 Aprender a vestir un sari en la India.

Isabel y Xavier – Diario de a Bordo

Tuve la suerte de viajar a India con dos de mis mejores amigas y una de las mejores experiencias que tuvimos durante el viaje fue aprender a ponernos el sari, el traje tradicional del país. Lo primero de todo fue comprar la tela. Para ello fuimos a una tienda especializada, fuera del circuito turístico, donde nos mostraron decenas de telas de todo tipo de colores. Cuando logramos escoger una, tocó ir a buscar un sastre. Este nos confeccionó la blusa a medida y también un petittcoat, una especie de enagua que sujeta los casi siete metros de tela que forman la falda.

La experiencia la completamos en casa de Mahendra,  nuestro conductor en la India. Nos invitó a cenar con su familia en Jaisalmer y después su esposa nos enseñó a vestir el sari. Fue uno de los días más bonitos del viaje a la India. Si queréis saber cómo poneros un sari, ¡no os perdáis el vídeo que filmamos!

 


Y para terminar.

«En la India, encontré una raza de mortales que viven en la Tierra, pero no se adhieren a la misma. Habitan las ciudades, pero no se fija a ellas. Todo lo que posee, pero nada es poseído».

Apolonio de Tiana (Viajó a la India en el siglo I)

…si no vas a la India, nunca sabras si la amas o la odias…

Si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Sobre el autor

Salvador Gutiérrez Sánchez, Licenciado en Derecho, y aun preguntándose por qué. Como ya soy mayorcito ahora estoy a punto de graduarme en Geografía e Historia. Adoro viajar desde antes de tener uso de la razón, pues esta la adquirí hace poco. En este blog cuento mis viajes, mis experiencias, y especialmente los testimonios culturales y artísticos de los lugares por donde paso. Creo que un lugar se vive y se entiende mejor si conoces lo que antes sucedió. No pretendo entrar en grandes erudiciones, que o bien no poseo, o no son objeto de este blog. Solo quiero hablar de viajar, viajar y viajar, y de cuando en cuando con un puntito de acidez, e ironía.

26 comentarios

  1. Enhorabuena por el post. Nosotros acabamos de regresar de nuestro tercer viaje por India más otro a Sri Lanka y otro a Nepal, así que te puedes imaginar que adoramos India. Y no será el último, India es tan grande…
    Un abrazo

  2. La primera vez que me quité el traje de monja y el punjabi me hicieron un sari azul y me lo pusieron como en el vídeo de Diario de a Bordo (si no, imposible enroscarte en los 7 metros de tela tú sola). Y al día siguiente, toda gallarda, me lo volvi a poner, y la gente por la calle me paraba para decirme que me lo había puesto mal. Hasta los hombres se ofrecían a llamar a sus mujeres para ponérmelo bien!! A día de hoy no sé en qué lo notaron… llevaría los pliegues muy anchos? ni idea. Jolín con el trozo de tela…

  3. Pues si lo dicen los expertos, habrá que hacerles caso! Genial post 🙂 Desde los 18 años que apadriné una niña india tengo muchas ganas de ir a verla y conocer el país. Han pasado ya 7 y el otro día me llegó una carta diciéndome que se casaba! Tiene que ser un lugar que marca y desde luego no te deja indiferente. Un saludo.

    • Hola Alba, muchas gracias por pasar por aquí. Veo que tu niña apadrinada se ha casado joven, como allí suele estilarse. Espero que este post te anime a ir a visitarla, es un viaje que no se olvida jamás.

  4. Que buen post colaborativo!! ¡me encantó tantas miradas y vivencias juntas de este país!
    Confieso que me hubiera gustado formar parte de él. He escrito un post sobre mis “Vivencias de India – Sensaciones” porque, como a casi todo viajero le pasa, esa experiencia vivida en este bello país necesita transmitirle al otro que la conozca, que dude de ir, que lo haga! que se anime!!!!
    Y como digo al final de mi Relato Viajero: “India no te será indiferente. ¡India cambiará tu manera de ver las cosas!
    y te garantizo que ¡no la olvidarás nunca … ella siempre estará en tu corazón!
    Salvador Gracias por tu post.
    Saludos Viajeros.
    Lilián Viajera

  5. Estupendo post y un compendio de muchas razones!

    India es uno de los pocos países donde podría volver cada año y con el cual cierro los ojos y me imagino estar ahí!

    Un placer realmente

  6. En nuestro caso, un viaje por el norte fue más que suficiente para poder sentir el impacto de este país tan apasionante. Si volviéramos sería para intentar ver al esquivo tigre.
    Gracias por contar con nuestra opinión.
    Un abrazo,

  7. Qué de lugares y sensaciones se comparten en este post. Aún asi, hasta que uno no vive la India no comprenderá de verdad lo que todos los que hemos participado en el post intentamos trasmitir.
    Un abrazo y gracias por contar conmigo.

  8. Wow, hay muchas más razones de las que pensábamos, qué bonito post, qué bonita recopilación y qué ganas de volver a India! Cuántas cosas y experiencias nos quedaron por ver y vivir!
    Muchas gracias por contar con nosotros y enhorabuena por la gran recopilación de razones y de viajeros, un honor estar aquí 🙂
    Saludos viajeros!

  9. Genial post! si alguien tenía dudas de viajar o no a la India, has recopilado las mejores razones para visitar este intenso y maravilloso país!
    Un gran abrazo!

  10. Desde luego, las razones para visitar y regresar a la India son infinitas. Muchas gracias por darme la oportunidad de participar en el post y por darnos tan buenas ideas. Amristar o los Parques Nacionales en busca del tigres son dos objetivos que tengo en mente desde hace ya algún tiempo.
    Un abrazo!

  11. Razones poderosas para volver a la India, no pasa por tu vida sin dejar huella, te dejo completamente enganchado. Estupenda recopilacion Salva, enhorabuena! Gracias por contar con nosotros. Un abrazo.

Deja tu comentario